Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

En este penúltimo domingo del año litúrgico se nos habla con un  lenguaje distinto que solemos llamar apocalíptico o escatológico. Se refiere a acontecimientos futuros, con unas palabras que nos suenan extrañas: “En aquellos días, después de una gran tribulación, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los ejércitos celestes temblarán”. Es difícil su interpretación.

Ampliando las miras, podríamos decir que el Evangelio de hoy no pretende asustar a nadie y quizás tampoco es el anuncio de no sé qué acontecimientos cósmicos, que preparan la segunda venida de Jesús al mundo. Podría interpretarse, como que la llegada de Jesús inexorablemente a la vida de cada uno y de todos los hombres, debe cambiar nuestras vidas y producir en ellas un cataclismo. Por eso debemos estar alerta y contra todo lo que parece, es un evangelio de alegría, esperanza: “Verán venir al Hijo del Hombre”.

El centro de todo está en la llegada del Hijo del Hombre, es verdad que los primeros cristianos esperaban una segunda venida inminente. Pero el Hijo del Hombre que anunciaron los profetas, entre ellos Daniel, ya había llegado en Cristo-Jesús. Esta reflexión se completará el próximo domingo, último del año litúrgico, con la fiesta de Cristo Rey del Universo. El cambio que ha traído Jesús es total, él hace un mundo nuevo con soles, luna y estrellas nuevas, nuestra vida cambia, así como la historia, la sociedad, la comunidad. Su presencia destruye nuestro mundo de pecado y de egoísmo, nuestras maneras de pensar, de sentir y de obrar. No dejará piedra sobre piedra, él es el sol que nace de lo alto y nos alumbrará para siempre.

“Aprended lo que os enseña la higuera: cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, sabéis que la primavera está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta”. Cada día que experimentamos la lucha interior para aceptar el Evangelio, para cambiar nuestra manera de pensar y de vivir, para seguir al Maestro, sepamos que él está a la puerta. Al sentir en nuestra propia carne la lucha por hacer nacer al Hijo del Hombre, tengamos la esperanza de que el fin del hombre viejo está cerca. “El día y la hora nadie lo sabe, sólo el Padre”.

El encuentro con el Cristo del evangelio es obra del Padre, no hay día ni hora (aunque cada uno recuerda el momento inicial, como los apóstoles: “eran las cinco de la tarde”, esos encuentros deben seguir a lo largo de la vida). Un día nos cruzamos con la voluntad del Dios y desde el Espíritu sabemos que nuestras ramas están tiernas y de vez en cuando aparecen algunas yemas, pequeños frutos que nos hablan de la cercanía del Reino y de nuestra lucha para acoger o hacer nacer en nuestra vida el “Hombre Nuevo”.

Jesús llega y ha llegado con su palabra transformadora, y no podemos permanecer dormidos, ciegos, sordos y mudos. Este es el tiempo, en que los cristianos tenemos la oportunidad de restaurar el mundo, de construir la historia, de instaurar el nuevo orden que nos trae el Hijo del Hombre. Ese futuro mejor para todos hay que trabajarlo todos los días, todos los años, toda la vida y, no sólo con la cabeza y con las manos, hay que poner también el corazón. Hay que hacerlo con otros, nos necesitamos para avanzar; para superar las dificultades grandes y pequeñas; para darnos ánimos cuando surja la tentación de pararnos; y para celebrar y festejar los logros de sentirnos vivos en el camino hacia el futuro.

Eso es la Iglesia, hoy que celebramos el Día de la Iglesia Diocesana, en ella caminamos en la esperanza de una nueva primavera que supere el pesimismo, el “aquí no hay nada que hacer”, o las visiones negativas sobre el mundo. Sabemos que hay hambres, guerras, pobres, odios, desigualdad…, no somos ingenuos, dice Daniel en la primera lectura: “Son tiempos difíciles”.  Pero como Iglesia Diocesana, tenemos que estar cercanos a aquellos que están esperando un tiempo nuevo, recordando que tenemos capacidad para buscar salidas a todas las dificultades. Seamos lo que debemos ser, lugar de encuentro de todos con el Hijo del Hombre, para la construcción de un mundo y un universo nuevo.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Martha
Martha

el 12/11/15
Evangelio para el domingo 15 de Noviembre/15, Mar-
cos 13, 24-32 : En el evangelio de hoy, que gracias
al P.JCesar con su Homilia tan pura y transparente ,
hemos podido entender el lenguaje escatologico usa-
do para las cosas que precederan a la segunda venida
de Jesus a la Tierra.
San Marcos nos dice que Jesus nos quiere advertir de
la importancia de estar preparados, observando las
senales de los tiempos, muy significativos en lo que
quiere decirnos Dios ; nis dice que al igual que cono-
cemos la llegada del verano mirando los retonos de
las plantas, asi debemos estar atentos a los signos
de los tiempos, para conocer los cambios que suce-
den en nuestras vidas y en el mundo; no quiere que
pensemos que vamos a saber ,con esta observancia,
el dia y la hora de la llegada » ver comentario
Me gusta 0
melissa
melissa

el 13/11/15
Se ha cerca la venida del todo poderoso
Me gusta 0
Consuelo
Consuelo

el 13/11/15
Es momento de hacernos un examen completo y hacer los cambios en nuestra vida, solo asi sabemos que el Reino de Dios ha llegado.
Me gusta 0
victoriasnchez
victoriasnchez

el 14/11/15
El evangelio de este Domingo XXXIII del T.O. nos invita a la
esperanza y a la confianza en Dios.
A estar despiertos y atentos a los acontecimientos que vivimos
cada día.
Jesús,nos dice que vendrá como juez.Pero..confiemos en El.
Intentemos orientar nuestra vida hacia un encuentro feliz ,
gozoso y alegre con El.
"Protégeme, Dios mío,que me refugio en Tí./Me enseñas el
sendero de la vida./Me saciarás de gozo en tu presencia./ De
alegría perpetua a tu derecha."Salmo 15.
Ayúdanos a tenerte presente en cada momento de nuestra
vida y a saber descubrirte en todo lo que nos ocurra.
Lo importante es estar preparados para que cuando Tú vengas
Señor,seamos dignos de ser admitidos en tu Reino.

Me gusta 0
Alex Ashkym
Alex Ashkym

el 14/11/15
Hola, una vez más es clarisimo el mensaje, cada día que llega, es una nueva oportunidad para que todos nos acerquemos a Dios, para que aprendamos a agradecer y a ser bondadosos, cada sol brillante o luna hermosa nos están diciendo que aún hay tiempo, precioso tiempo para ser verdaderamente mejores, para ayudar a quien lo necesite, para compartir la palabra, para reconfortar a alguien, para darle una moneda o tal vez un billete, o tal vez una sonrisa o solo un abrazo, cada tarde o día de viento, de lluvia, de calor o frío nos indican que debemos seguir en la fe y en el trabajo real de ser justos , honestos, limpios de acción y de corazón, observadores de la grandeza del Señor y de lo que nos dice día a día. Como seres humanos, sabemos que todo tiene un ciclo, un tiempo de vida » ver comentario
Me gusta 0
Normma
Normma

el 15/11/15
Esta muy clara la explicacion para mi pues Jesus entra a transformarnos cuando nosotros le abrimos la puerta.
Espiritu Santo te pido que toques los corazones y los abras para recibir al REY amen.
Me gusta 0
Mariano
Mariano

el 14/11/15
Querido Julio Cesar: Como buen pòeta que eres, la vena literaria ha podido a la exegética. No eran las cinco de la tarde, como en el poema conocido de Garcia Lorca Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, sino la hora décima, es decir, si lo trascribimos literalmente. las cuatro de la tarde, según el cuarto evangelio. Un recuerdo fraterno.
Me gusta 0
Patricia
Patricia

el 14/11/15
Si bien es cierto que el encuentro personal con Jesús transforma todo en nosotros, interior y exteriormente. No menos ciertas y reales son las palabras de Nuestro Señor, cuando advierte de la ocurrencia de eventos catastróficos como señal de su próxima venida.
Como ejemplo tenemos lo ocurrido en tiempos de Noé (Mateo 24:37-39 ) y en Sodoma y Gomorra (Lucas 17:28-30) , todos bebían, comían y se casaban.
Acaso la Biblia no es la Palabra de Dios?
Entonces por qué tratar de cambiar su significado con expicaciones que tratan solamente de buscar agradar al lector, pero que no reflejan la verdad del Mensaje de Dios, dado a través de su amado Hijo Nuestro Señor Jesucristo.
Por favor, hay que apegarse a la verdad, pues Jesús lo dijo, "Conoced la Verdad y la Verdad os hará libres" » ver comentario
Me gusta 0
Myriam
Myriam

el 14/11/15
El señor me dice que devo estar prepara da para el día de su venida y no conforma e con asistir a la iglesia nada más .
Me gusta 0
Miguel Angel
Miguel Angel

el 14/11/15
Venl ven SEÑOR no tardes ven ven que te esperamos los hombres no son hermanos y el mundo esta lleno de horror y guerras no tardes. DIOS EL UNICO JUEZ VERDADERO por el que pasaremos todos todos pasaremos por el juzgado de DIOS. Estemos preparados para cuando DIOS nos llame a cada uno solo DIOS sabe cuando nos llamara a la sentencia. VEN VEN SEÑOR NO TARDES Y ACOGEME EN TU REINO.
Me gusta 0
Jurgen Calder
Jurgen Calder

el 15/11/15
Pasaran los cielos y la tierra, pero mis palabras no pasarán. Llegará el día en que el sol ya no alumbre; pero la palabra de Jesús es la luz que nos iluminará por siempre y para siempre.
Me gusta 0
Claudio S.
Claudio S.

el 15/11/15
Nuestra manera de pensar, sentir y obrar está en proceso de cambio, la razón de vivir esta vida es vivir con la esperanza de compartir la gloria de nuestro salvador
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 15/11/15
Feliz día del señor¡¡¡ En Esta época del año, siempre hablamos de los últimos tiempos, es normal que recordemos que como hay un principio para las cosas también un final, pero para las cosas, porque la palabra de Dios es eterna y permanece para siempre. Lo dice Daniel son tiempos de angustia, nos sentimos impotentes ante lo que sucede, pero, nuestra esperanza siempre debe estar, puesta en nuestro salvador y libertador Jesucristo. Si estamos con el Señor nunca vacilaremos, como dice el salmo.
Dice san Pablo, Cristo ofreció, un único sacrificio, por los pecados, una sola ofrenda, La ofrenda única de Cristo en la cruz, representa la salvación perfecta, Cristo al dar su vida como sacrificio perfecto, abrió el camino a la presencia misma de Dios., por lo tanto los creyente » ver comentario
Me gusta 0
procopio
procopio

el 15/11/15
El Señor tenga piedad de todos nosotros y nos de fuerzas para seguirle y comprenderle .
Me gusta 0
Jorge A.
Jorge A.

el 15/11/15
Gracias Señor por Tu Palabra.
Si la realidad de esta tierra hace que estamos en proceso de oscurecer nuestras vidas si no también la naturaleza que Dios la entregó para cuidarla. Los acontecimientos dan señal, una iglesia que se desmorona lentamente, un Papa que anuncia guerra a gotas, que existan clérigos corruptos y pedófilos, que los gobernantes de esta tierra no estén unidos, que la paz se vea amenazada, que empresarios se aprovechen de los débiles y sus usuras, que se pierda el respeto entre las personas, etc. etc.
No nos debe extrañar que un día tengamos nubes negras y tapen el sol y deje de brillar, y el día se convierta en noche, sólo estamos destruyendo esta tierra y a nosotros mismos.
El ser humana es destructivo, es el animal de esta tierra que destruye por poder » ver comentario
Me gusta 0
José Luis
José Luis

el 15/11/15
Hermanos(as) es el tiempo de cambio en nuestro interior, ser mejores en todo, saber perdonar, ser justo, ser misericordioso, ser un nuevo ser entregado a Dios nuestro Señor. Estar preparados siempre como las vírgenes con el aceite necesario para la espera del novio, lo traducimos como la oración permanente para la venida de Cristo, estar meditando nuestra forma de ser y de actuar y realizar los cambios que Dios nos pide, esperemos con mucha alegría la llegada a nuestro corazón, que sea de carne y no de piedra, que la llama de su verdad arda en nuestro interior y nos de la luz para anunciar la buena nueva. Alegrémonos por su venida y oremos en todas las acciones que realicemos en nuestra vida diaria.


Me gusta 0
alfredo
alfredo

el 15/11/15
En un juicio, si el juez es misericordioso y justo, reluce la verdad. ¿Cuál es la verdad honda y profunda de la humanidad? Qué somos hermanos en Cristo. La llegada de Jesús a nuestra vida es una luz misericordiosa y justa que nos coloca en esta verdad honda y plena: "Somos hermanos". Pero esta verdad hermosa y auténtica tiene sus implicaciones en nuestra vida, supone un reacomodo de todo nuestro uiverso de relaciones; especialmente si hemos vivido para nosotros mismos, en la lógica del mundo. La conversión, a la luz del justo y misericordioso Jesús, supone una nueva mirada sobre los demás, sobre la realidad, un cielo nuevo y tierra nueva. Sí, todo proceso de conversión es doloroso, y genra movimientos y cambios, por eso el signo del retoño, es un nacer de nuevo en Cristo, es vi » ver comentario
Me gusta 0
Eduardo Jr.
Eduardo Jr.

el 15/11/15
Mensaje de esperanza, el evangelio de hoy y el comentario de Julio Cesar nos confirman la presencia del Senor en nuestras vidas, más allá del tiempo, del sol y de las estrellas.
Me gusta 0
Rogelio Ferince
Rogelio Ferince

el 15/11/15
La palabra del Senor es eterna, el cielo y la tierra pasarán; pero, mis palabras no pasarán.
En mi corta vida, ya son varios los anuncios de que se va acabar el mundo. El fin del mundo imagino que se refiere a la vida en la tierra, la vida del hoimbre en el planeta azul que orbita alrededor del sol. A veces pienso que el mismo hombre está haciendo todo para que La Tierra ya no sea habitable. La vida en el Espíritu está garantizada por Jesús, nuestro Salvador.
Me gusta 0
Rogelio Ferince
Rogelio Ferince

el 15/11/15
La palabra del Senor es eterna, el cielo y la tierra pasarán; pero, mis palabras no pasarán.
En mi corta vida, ya son varios los anuncios de que se va acabar el mundo. El fin del mundo imagino que se refiere a la vida en la tierra, la vida del hoimbre en el planeta azul que orbita alrededor del sol. A veces pienso que el mismo hombre está haciendo todo para que La Tierra ya no sea habitable. La vida en el Espíritu está garantizada por Jesús, nuestro Salvador.
Me gusta 0
shanty gasco
shanty gasco

el 15/11/15
bueno como toda belleza que soy yo y nadie más este evangelio nos habla de:
Jesús llega y ha llegado con su palabra transformadora, y no podemos permanecer dormidos, ciegos, sordos y mudos. Este es el tiempo, en que los cristianos tenemos la oportunidad de restaurar el mundo, de construir la historia, de instaurar el nuevo orden que nos trae el Hijo del Hombre. Ese futuro mejor para todos hay que trabajarlo todos los días, todos los años, toda la vida y, no sólo con la cabeza y con las manos, hay que poner también el corazón. Hay que hacerlo con otros, nos necesitamos para avanzar; para superar las dificultades grandes y pequeñas; para darnos ánimos cuando surja la tentación de pararnos; y para celebrar y festejar los logros de sentirnos vivos en el camino hacia el futuro.
Me gusta 0
jorge martin vi
jorge martin vi

el 17/11/15
ES MUY TRISTE,LO QUE SOCIOPOLITICAMENTE,NOS ESTA SUCEDIENDO EN MEXICO. Y LE PREGUNTO AL LAS ORGANIZACIONES RELIGIOOSAS.¿A QUE BIENE EL PAPA?.SI NO LES QUIERE HABLAR FUERTE Y CLARO A ESTE "GOBIERNO" TRANSFORMADO EN UNA DICTADURA MILITAR.LAS SIMULACIONES SOLO NOS ATARSAN MAS EN EL CAMINO A LA VERDAD.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.