Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

Solemos decir: “que no hay peor sordo que el que no quiere oír”, “que hablando y escuchando se entiende la gente”. En nuestra sociedad la incomunicación es uno de los problemas más graves. Es lo que le pasaba al sordo y mudo, o al menos tartamudo, de este relato. Es capaz de ver la gente, las cosas; pero el mundo le es totalmente silencioso, y el mismo es silencioso para los demás. Su mundo es un mundo incomunicado y cerrado. Es lo que nos pasa a nosotros en este sistema, que provoca una especie de sordera y mudez, que consiste en aceptar un modelo de hombre, un sistema de valores, un estilo de vida, una idolatría del dinero propugnada por el capitalismo, que imposibilitan escuchar y comprender otra manera de ser.

A los que se preparan para el Bautismo se les llama “catecúmenos”, palabra que significa: “los que escuchan”, o sea, los que tienen los oídos abiertos. Se les permitirá en el futuro escuchar la Palabra de Dios y hacer profesión de su fe, soltándoseles la lengua para proclamar el padrenuestro y el credo. En el mismo ritual existe el “Effetá” (ábrete), aunque en ocasiones se omite el gesto. Toda la preparación del catecúmeno iba encaminada a liberar al hombre, abriendo su oído y soltando su lengua, reviviendo lo que nos narra hoy Marcos. Dos pasos son pues importantes para certificar el Bautismo y vivir el Evangelio:

Uno, acabar con la sordera: “Y al momento se le abrieron los oídos”. Aprendiendo a escuchar, que no es lo mismo que oír. Debemos escuchar la Palabra de Dios, a las personas, o como nos dice Santiago en la segunda lectura, a los pobres:”Llegan dos hombres a la reunión litúrgica. Uno va bien vestido y hasta con anillos en los dedos; el otro es un pobre andrajoso. Veis al bien vestido y le decís: Por favor, siéntate aquí en el puesto reservado. Al pobre, en cambio: Estate ahí de pie o siéntate en el suelo”. El que escucha, se deja invadir en su interior por la palabra del otro, reflexiona sobre el clamor de las personas y los pueblos oprimidos, ora la palabra tratando de encontrar el punto de vista de Dios, que hace que una palabra sea divina. Se convierte en catecúmeno, en discípulo, aprendiendo a mirar todo, no desde la autosuficiencia o la suspicacia, sino siendo una persona abierta, dialogando, valorando y criticando este sistema que muchas veces nos hace idiotas (gentes de una sola idea). Todos necesitamos ser curados de la sordera, de “hacer oídos sordos”, ante lo que nos rodea.

Dos, ser libres para hablar: “Se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad”. En un mundo lleno de parlanchines, de tertulianos que saben de todo, donde no se escucha, es difícil hablar. Pero más allá de nuestros orgullos, del temor o de la cobardía, de la pereza o el egoísmo, no podemos callar. No podemos guardar silencio ante el dolor de los explotados, de los que sufren hambre, de los parados, de los inmigrantes… y no proclamar la Buena Noticia. Esa es la misión que recibimos el día de nuestro Bautismo y que actualizamos en la Eucaristía. Pero no debemos conformarnos, con abrir la boca para decir buenas palabras, sino que tenemos que abrir también el corazón, para acreditar con los hechos y las obras lo que decimos. La libertad interior nos debe capacitar en la sociedad y en la Iglesia, para expresar con humildad, pero con fuerza, nuestro punto de vista. La humildad hace que en la Iglesia y en el mundo, digamos lo que somos, lo que pensamos, lo que sentimos; sin presentar nuestras palabras como las mejores o como la única a ser tenida en cuenta. En la Iglesia y en la sociedad se necesita escuchar mensajes más humanizadores, no sólo mercadear con las palabras. De esto sabe bastante el actual Papa.

La fe nos abre a la Palabra y el amor de Dios. Y esta experiencia es irresistible. Un creyente no puede vivir como si no pasara nada. Porque creemos no podemos callar. Tenemos que hablar. “Él les mandó que no se lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos”. Eso, lo dicho, es preciso acabar con la incomunicación.

PD: Se acaban las vacaciones para mucha gente, algunos se reincorporan a la Parroquia, los pequeños dentro de poco al colegio. Puede ser un momento oportuno para plantear el participar de forma más activa en la vida de la comunidad. En estos días también en muchos sitios se celebran las fiestas patronales en torno a la Virgen (día 8 u otros), se puede tener en cuenta para dar gracias a Dios. 

Comentarios

Deja tu mensaje:

Martha
Martha

el 3/9/15
Evangelio para el domingo 6 de Septiembre/15- Mar-
cos 7, 31-37- Hoy nos narra el evangelista como Jesus
impulsado porque su Ministerio se escuchara en toda
la extension de la tierra, se dirigio a la otra orilla del
Lago de Galilea, pasando primero por Tiro y Sidon y
luego atravesando el Lago. Marcos en su peculiar es-
tilo nos dice que al desembarcar Jesus en pleno te -
rritorio pagano, la Decapolis, como su nombre lo in-
dica eran diez ciudades o pueblos no judios, consti-
tuyendo una Federacion Comercial Helenista, situa-
das a orillas del lado este del Lago, segun J.P.Isbouts,
en uno de sus libros. Al desembarcar Jesus ensegui-
da le trajeron un hombre sordomudo, pues EL ya tenia
mucha fama por sus curaciones. Al instante quedo cu-
rado para asombro de todos y mas grand » ver comentario
Me gusta 0
osmary
osmary

el 4/9/15
el evangelio del domingo 6 de septiembre marcos 7, 31-37 nos dice que nosotros nos quedamos sordos por algo que nos manda siempre nos quedamos sordos y no deberia de ser nosotros como hijos de dios siempre debemos oir estar siempre atento
Me gusta 1
victoriasnchez
victoriasnchez

el 4/9/15
El evangelio de este Domingo XXIII del Tiempo Ordinario el evangelista Marcos nos presenta a Jesús en la curación de un hombre que era sordo y mudo.
Y le dijo:no se lo digas a nadie.Pero él,cuanto mas se lo decia mas lo divulgaba.
Dejémonos tocar por Jesús.Que ponga los dedos en
nuestros oidos para que oigamos prefectamente su
Palabra y seamos capaces de hablar y compartirla con
demás,entrando de esta manera en el camino de la fe.
Pero..tal vez,a veces,no sea para nosotros nada fácil
porque tantos ruidos extraños,el jaleo y el ajetreo de
las prisas nos hacen imposible captar la onda de Dios.
Somos víctimas de una sordera espiritual,y Jesús se
queja diciendo:"El que tenga oidos para oir que oiga".
Cabe preguntarnos:¿realmente me dejo tocar y sanar
por Jesús?.¿Soy d » ver comentario
Me gusta 0
miren josune
miren josune

el 5/9/15
¡EFFETÁ! ¡ÁBRETE!

"Hay que saber escuchar, el cielo emite día y noche". Tagore.

Oír no es lo mismo que estar a la escucha del otro, como tampoco leer un correo, significa acoger su mensaje. La diferencia se nota, ¡vaya que si se nota!

Esa prisa por querer despachar y acabar cuanto antes un asunto, una conversación, ese mirar al reloj dejando entrever nuestra impaciencia.

Ser escuchado, bien lo sabemos, es algo que nos hace sentirnos reconocidos y aceptados, valorados y acogidos.

Escuchar al otro-@ supone abrir un espacio en mi corazón.
Espacio de acogida y verdadero encuentro. Es ahí donde la voluntad de Dios se hace ver.

Quien tiene experiencia de amor,conoce el lenguaje que se expresa sin palabras: una mirada, una caricia, una sonrisa, una mano tendida... » ver comentario
Me gusta 0
P. Sergio
P. Sergio

el 5/9/15
hoy Jesús nos recuerda la sordera de la humanidad a nivel social y espiritual. lo cual nos angustia pereza tibieza. esto molesta a Jesús y dice lo vomito.
nuestra tarea es ser vivir cada instante no dejar para mañana. muchas bendiciones amen.
Me gusta 0
sofiacasteg
sofiacasteg

el 6/9/15
creo q nos habla claro debemos escucharlo y dejarlo entrar en la segunda nos menciona q no juzguemos..
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 6/9/15
Gracias Señor, por darnos esta palabra de hoy, domingo, tan significativa para nuestra vida. Dios quien lo ve todo no hace distingo entre personas, por su posición social, por su dinero, su manera de vestir, raza ni color, sino por lo que hay en su corazón. Es lo espiritual lo que importa. Hay que reflexionar sobre esto, porque incurrimos mucho en el error de juzgar por las apariencias, sin mirar más allá de lo que estamos viendo, pasa en todas partes, incluso en la iglesia.
«Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.» Ese es Jesús, el hombre perfecto, el que vino al mundo, para cumplir la voluntad del Padre. Tenía compasión por las necesidades de cada uno de los hijos de Dios, sus sufrimientos y aflicciones le conmovían, curo sus enfermedades, l » ver comentario
Me gusta 0
Jose del Carmen
Jose del Carmen

el 6/9/15
Saludos amigos/as, a los paisanos como a los discipulos y a los parroquianos de hoy, la idea de "tocar con el amor": la miseria, el dolor, la enfermedad, el pecado del otro, esa forma de amar de Jesus de mirar de tocar de hacer sentir, de un hombre siendo Dios, causa revuelo, otros se escandalizan, hay quien diria: ese seria El pero yo no "yo solo predico". Pero tocar la suciedad, abajarme yo?..tocar el pecado del otro/a? Mirar con ojos de Jesus...yo?... La propuesta de Jesus la fiel promesa Fiel siempre fiel no ha cambiado. Esta no cambia!!! No esta sujeta a ninguna pastoral o superpujio teologico.. esta nace de Jesus y regresa a Jesus. "Cuando lo hiziste por uno de ellos lo hiciste por mi". Una iglecia que se aleja de este amar locamente de Dios en Jesus..corre el riesgo de entristecece » ver comentario
Me gusta 0
Ramirez
Ramirez

el 6/9/15
Necesitamos decirle a Jesús que nos quite la sordera y la mudez que llevamos en la vida, para poder escucharlo y proclamarlo a viva voz como el Señor en quien se han cumplido todas promesas. Además, no permitamos contaminar el oído del bullicio pagano que empobrece la mente y el corazon; y cada vez que abramos los labios, sea para bendecir y alabar a Dios y dignificar al prógimo.
Me gusta 0
Ramirez
Ramirez

el 6/9/15
Necesitamos decirle a Jesús que nos quite la sordera y la mudez que llevamos en la vida, para poder escucharlo y proclamarlo a viva voz como el Señor en quien se han cumplido todas promesas. Además, no permitamos contaminar el oído del bullicio pagano que empobrece la mente y el corazon; y cada vez que abramos los labios, sea para bendecir y alabar a Dios y dignificar al prógimo.
Me gusta 0
Jurgen Calder
Jurgen Calder

el 6/9/15
Y la carne que tienta nos hacae sordos a los mandamientos y el miedo a disgustar a los poderosos nos hace mudos. Jesús, siempre está dispuesto a abrir tus oidos para que escuches la palabra, lo que corresponde es que tú estes dispuesto a recibirla. Lo propio, el espíritu de la verdad hará que denuncies las injusticias.
Me gusta 0
Procopio
Procopio

el 6/9/15
Le presentaron un sordo y le pidieron que le impusiera las manos.Señor,nos presentamos a ti y te pedimos que impongas tus manos sobre nosotros,para verte,para oírte,para sentirte y alabarte en todo lugar y momento.Danos luz para verte en los más necesitados.
Me gusta 0
chema88
chema88

el 6/9/15
El hombre sordo y tartamudo representa el dolor y la esperanza de una humanidad que necesita se redimida por Dios. Jesús no le habló porque no podía escuchar, sin embargo, los gestos que hizo fueron significativos para curarlo, fue más que un gesto curativo corporal, fue el efecto de la gracia, el sacramento de amor. Ojalá Dios nos permita quitar nuestros prejuicios y para acercarnos al doliente y tocar con la solidaridad, el amor y la justicia a quien sufre. Amén.
Me gusta 0
guadalupo Guerr
guadalupo Guerr

el 6/9/15
Jesús dice al mudó abrete, el papa dice que la Iglesia católica se habra, problema desde lo que puedo ver, si veo, algunos sacerdotes para abajo, los que están en contacto con el pueblo. Muchos mal, mal, mal y sin supervicion ni renovación, te cierran la boca los oídos y luego dicen no hay servidores, pues ustedes los corren, se están haciendo puros grupos de compadres, amiguetes y parientes, bendito Dios la Iglesia es católica, universal abierta, de todos no privada .de Dios qué el llama Amén.
Me gusta 0
guadalupo Guerr
guadalupo Guerr

el 6/9/15
Jesús dice al mudó abrete, el papa dice que la Iglesia católica se habra, problema desde lo que puedo ver, si veo, algunos sacerdotes para abajo, los que están en contacto con el pueblo. Muchos mal, mal, mal y sin supervicion ni renovación, te cierran la boca los oídos y luego dicen no hay servidores, pues ustedes los corren, se están haciendo puros grupos de compadres, amiguetes y parientes, bendito Dios la Iglesia es católica, universal abierta, de todos no privada .de Dios qué el llama Amén.
Me gusta 0
Jose Luis
Jose Luis

el 6/9/15
Buenos días hermanos(as) en Cristo, Jesus; el día de hoy Dios Hijo nos invita a escuchar y hablar, ha dejar la sordera espiritual, ya que preferimos escuchar palabras necias y no llenas de sabiduría, que nos conducen a ver por el prójimo, o todavía estamos viendo al mejor vestido y nos olvidamos del andrajoso; los dos son hijos de Dios y tienen su propia dignidad, pero para nosotros vale mas el bien vestido, lo tratamos mas dignamente, y al otro violamos su dignidad, nada vale, ante una sociedad materialista y no llena de misericordia, pues para Dios lo dos valen lo mismo, pues son hijos de Dios y hermanos de Cristo, reflexionemos en esto y pidámosle a Dios nuestro Padre y Señor, que nos de un corazón de carne y no de piedra, para ver a nuestros hermanos(as) en Cristo Jesus. Entra » ver comentario
Me gusta 0
marcoturbay
marcoturbay

el 6/9/15
Señor Dios nuestro ayúdanos a superar la tartamudez de nuestra fe, que intermitentemente y con dificultad comunica a ti lo que siente o a los otros, en consecuencia, lo que haces en cada uno. Ayúdanos a superar la sordera de quienes nos dicen día a día qué debemos hacer para ser testimonios tuyos en cada escenario en donde nos desenvolvemos.
Me gusta 0
Augusto Serna A
Augusto Serna A

el 6/9/15
El Señor les de la paz.
Jesús no solo hizo milagros en su paso presuroso y tortuoso por la tierra, en la misión salvifica del Padre, si no que los sigue haciendo todos los días. Hoy especialmente cúan necesitados estamos tu y yo de que el Señor, abra nuestros oidos para escuchar su palabra, para bajarle tanto volumen a las cosas del mundo, al ruido que ensordece y no permite escuchar la voz de Dios. No hay peor sordo que aquel que no quiere oir, reza el adagio popular. eso nos sucede cuando como perros mudos callamos ante los atropellos de aquellos pobres sufrientes, como nos dice la segunda lectura: "¿A caso no ha elegido Dios a los pobres del mundo para hacerlos ricos en la y herderos del Reino...?"
Me gusta 0
chema88
chema88

el 6/9/15
El hombre sordo y tartamudo representa el dolor y la esperanza de una humanidad que necesita se redimida por Dios. Jesús no le habló porque no podía escuchar, sin embargo, los gestos que hizo fueron significativos para curarlo, fue más que un gesto curativo corporal, fue el efecto de la gracia, el sacramento de amor. Ojalá Dios nos permita quitar nuestros prejuicios y para acercarnos al doliente y tocar con la solidaridad, el amor y la justicia a quien sufre. Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.