Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

“Jesús nos ha dejado como dos sacramentos de su presencia: uno sacramental, al interior de la comunidad: la Eucaristía; y el otro existencial, en el barrio y en el pueblo, en la chabola del suburbio, en los marginados, en los enfermos del sida, en los ancianos abandonados, en los hambrientos, en los drogadictos, en los inmigrantes… “(“La Iglesia y los pobres” nº 22, Documento de la Conferencia Episcopal Española, año 1994). Esto es lo que celebramos en este día del Corpus, por eso salimos a la calle, y es la jornada de Cáritas, que nos recuerda: “¿Qué haces con tu hermano? Ama y vive la Justicia”.

La Eucaristía es una cena comunitaria, sólo podemos comprenderla si la enfocamos desde el ángulo de la Pascua, el Paso definitivo hacia el amor. Es el rito que sintetiza todo el pensamiento de Cristo acerca de la vida humana. No un espectáculo para mirar ni un rito para oír… Es, antes que nada, una mesa a la que somos invitados por el mismo Jesús, para compartir su cuerpo entregado: “esto es mi cuerpo”, “ésta es mi sangre”. Ya la primera Pascua fue comida, comida de primavera, del despertar de la nueva vida. Comer es participar juntos de la misma empresa, de idénticos sentimientos, comiendo el mismo pan de la existencia compartida. Es unirse al Cristo que se da por los hermanos, comprometiéndonos en ese gesto a ser otros Cristos, otros panes que alimentan al hermano necesitado.

No es un gesto romántico; es mucho más que recibir a Jesús en el corazón. Es comprometerse a vivir con sus sentimientos, poniendo toda nuestra existencia al servicio de la comunidad. No podemos comulgar con cualquier Jesús, sino con este Jesús del Evangelio. Ya es hora que terminemos con la misa espectáculo, la misa obligación, la misa tradición, la misa de caras largas y silenciosas. Misas sin saludos, sin comunicación, sin alegría, sin gestos espontáneos, sin participación sincera.

La celebración eucarística, fiesta memorable, es el mejor índice de nuestro espíritu comunitario. Por eso mismo es un desafío y una exigencia: no podemos celebrar lo que no vivimos durante la semana; no podemos compartir nada si no nos conocemos, ni hay interés por reunirse para hacer algo juntos, si pasamos indiferentes ante los problemas de la pequeña y de la gran comunidad humana. Comamos juntos nuestra existencia, asumamos juntos esta historia, bebamos en la fuente de nuestra vida cristiana. He aquí el sentido de la Eucaristía.

Más allá de las custodias, los palios, las peinetas y las limosnas que hoy se dan para Cáritas, en demasiadas ocasiones nosotros preferimos la amistad de los ricos y los poderosos a la de los pobres. Ayudamos, pero sin que cambie nuestro modo de vida, nos quedamos como estábamos, preferimos adorar al Cristo de la Eucaristía, sin tener en cuenta al que está presente en los pobres. Pero, sin el cuidado de los más pequeños, de los necesitados, la Eucaristía puede convertirse en un acto, que no tiene presente lo que Jesús quiso celebrar.

Quizá no exista en el cristianismo un gesto tan maltrecho y rutinario como la Misa. Es triste que hayamos reducido a eso lo que Jesús consideró como el gesto más comprometido y revolucionario de todo su mensaje, al que invito a hombres sumamente preocupados por su destino. Y aquellos hombres, todos ellos trabajadores de diversas profesiones, supieron finalmente comprender que la Eucaristía no es más que el rito simbólico, de una realidad nueva que ya estaba en marcha: la comunidad universal de los hombres de todas las razas, sentados a la misma mesa de la libertad, tratados con el mismo respeto y dignidad, conscientes todos de un compromiso histórico irrenunciable.

Vamos a terminar con una cita de San Juan Crisóstomo: “Si queréis honrar al cuerpo de Cristo, no lo despreciéis cuando está desnudo; no honráis al Cristo Eucarístico con ornamentos de seda al ignorar a aquel otro Cristo que fuera de los muros de la Iglesia padece frío y desnudez”. Honremos la Eucaristía y salgamos a la calle, pero sabiendo que significa lo que celebramos, no vaya a ser que un gesto comprometido y casi subversivo lo convirtamos en un culto vacio de sentido. Con poca cosa, pan y vino, queremos hacer presente que es posible una nueva humanidad, que es posible el Reino, la mesa común, y eso es lo que decimos aquí dentro y después expresaremos fuera y cada día en el trabajo, la familia, el estudio, en las asociaciones, el compromiso político, el voluntariado y en la vida.

Comentarios
Daniel Pelaez Daniel Pelaez
el 4/6/15
Buen Dia, Cuanta razon hay en estas palabras, la misa se ha vuelto rutinaria y es momento de hacer un alto en el camino y darnos cuenta que es un problema de fondo e involucra a feligreses y celebrantes ya que hay sacerdotes que celebran la misa por rutina y no por lo que verdadermanete significa y de igual forma somos muchos feligreses que caemos en la rutina no correspondemos a la eucaristia y nos cuesta participar de ella; pienso yo que el problema radica en que algunos sacerdotes no preparan la homilia y es alli donde en la misa se ven caras largas y personas dormidas el Santo Padre destaca la importancia de utilizar siempre un lenguaje positivo que indique cómo podemos hacer mejor las cosas y, en cualquier caso, ‘no quedarse en la queja, el lamento, la crítica o el remordimiento » ver comentario
Me gusta 0
m,argarito m,argarito
el 4/6/15
Asi es como nosotros nos ha costado entender que la comunión es verdadero alimento para fortalecer nuestro espíritu porque cada vez que hay una celebración eucarística lo hacemos por rutina ytiene que ser que realmente sientamos esa necesidad de estar en gracia con Dios para entender lo que estamos pasando en este mundo.
Me gusta 0
Chemary Chemary
el 5/6/15
La eucaristía no es la homilía, como la llave de arranque del motor no es el vehículo, pero de lla depende que el vehículo camine. Por eso, una buena homilía es importante para que toda la Eucaristía nos ayude a caminar en cristiano. Si no comulgamos la Palabra de Dios, difícilmente comulgaremos el Cuerpo de Cristo, Pan de vida que nos ayuda a vivir el amor. Sólo quien se identifica con Cristo amá como nos amó Él y quien ama como Él, como Él se deja comer tiempo, cualidades, etc para vigorizar la vida cristiana de otros.
Me gusta 0
Martha Martha
el 5/6/15
Domingo 7 de Junio/15 - En el Evangelio de hoy, nos
habla de la Cena de Jesus con sus discipulos, donde EL
se identifica como el "Pan de Vida", dandose como co-
mida a la Humanidad, pero con la advertencia de que
si aceptamos su invitacion a la mesa comunitaria y lo
recibimos a EL, es estar comprometidos con su proyec-
to de salvacion, es dejar la seguridad de lo conocido y
arriesgarse a caminar y construer la nueva sociedad,
donde el hombre reconozca al otro como hermano, donde el Poder sea sinonimo de Servicio.-
Podemos decir que hoy la Iglesia celebra la Fiesta del
Cuerpo y Sangre de Jesus, signos de su presencia en
la Eucaristia; miremos este Rito seria y profundamen-
te y pongamoslo de esta forma en nuestra mente y
Corazon. Jesus nos invita a su Cena a que comamos
su Cue » ver comentario
Me gusta 0
Adriana Aguero Adriana Aguero
el 5/6/15
Es de gran ayuda los comentarios Bendiciones. q siempre tngan las fuerza dl Espiritu Samto
Me gusta 0
Yudy sanchez Yudy sanchez
el 6/6/15
la eucaristía debe ser el centro y culmen de nuestra vida,el verdadero cristiano es aquel que desde que entra al templo debe comprender que viene a vivir una gran fiesta donde Jesús nos prepara este banquete suculento de su palabra y no solo eso sino que se nos da como verdadero alimento espiritual,por eso cuando vivimos realmente la eucaristía no habrá razón para sentirnos tristes o abrumados por nuestros problemas pues ya hay uno hermanos que vino a restaurarnos por esto te invito a que en cada santa misa te dispongas antes de participar y veras como sales renovado a dar a conocer a Jesucristo resucitado en tu vida.
Me gusta 0
victoriasnchez victoriasnchez
el 6/6/15
Celebramos hoy la solemnidad del Cuerpo de Cristo.
Debemos pensar,en este día,que Cristo se quedó en
la Eucaristía por muchas razones:La primera para
alimentar nuestra vida cristiana.Vida que recibimos en
el Bautismo y que como toda vida necesita alimentarse para seguir existiendo.
No podemos vivir sin comer.No hay clase de vida que
pueda conservarse si no se alimenta.
La segunda para parecernos mas a El.
Y la tercera para ser fuertes ante los peligros del mundo.
Todos sabemos que si perdemos el apetito y dejamos
de comer morimos.
Esto,pasado al orden espiritual ; si no comemos el Cuerpo de Cristo y no bebemos su Sangre nuestra
alma muere.
Porque El nos da las energías espirituales que
necesitamos para triunfar contra los enemigos de
nuestra alma.
Si queremos crecer e » ver comentario
Me gusta 0
Bernardo arbela Bernardo arbela
el 6/6/15
Creer en Jesucristo y aceptar que El es el Mesias El Salvador el Hijo Unico de Dios. Per es creer tambien que El se nos da como pan y vino, como comida y una comida que es indispensaable para tener vida eterna. Jesucristo es pues el pan que da vida eterne. El que come su cuerpo y bebe su sangre no morira, tiene vida eterna.
Me gusta 0
Nadia almeida Nadia almeida
el 7/6/15
La liturgia de hoy se centra particularmente en el misterio de la sangre del sacrificio como signo de la alianza entre dios y nosotros la sangre es vida ;y la que cristo derramo en la cruz significa vida eterna para cuantos creemos .paralelamente; recordamos a Moisés; que rociaba al pueblo con la sangre de víctimas inmoladas en honor del señor.A aquella sangre que Moisés aspergio al pueblo de dios prefiguraba el sacrifio de Jesús en la cruz.Hermanos el señor nos amo tanto que quiso quedarse en el pan y
El vino demosle gracias x tanto amor ; que nos haga dignos
De recibirlo .bendiciones y buen domingo hermanos".




Me gusta 0
Alicia Alicia
el 7/6/15
Muy importante lo que Celebramos hoy.
""Santísimos cuerpo y sangre de Cristo"". Maravillosas lecturas .
Moisés, después de haber hablado con Dios, Comento lo que de Dios quería y el pueblo contesto:«Haremos todo lo que dice el Señor.» desde ese entonces se ofreció Sangre como señal de limpieza y sacrificio al Señor por los pecados. Utilizaban animales, esto es como un anticipo al sacrificio verdadero que vendría mas adelante.
La segunda lectura, nos habla del sumo Sacerdote. Jesucristo quien haría el verdadero Sacrificio por nuestros pecados, ya no con sangre , de animales sino con su propia sangre, sellando así el nuevo pacto. Su muerte expiatoria, nos limpia del pecado, cuando procuramos andar por el camino de la santidad y la obediencia.
El evangelio nos di » ver comentario
Me gusta 0
Bertha Gonzalez Bertha Gonzalez
el 7/6/15
Cómo pagaré al Señor todo lo que ha hecho por mi? Está es una pregunta muy difícil de contestar, ya que podríamos decir muchas cosas y al final solo hacer lo que no cuesta mucho trabajo. Dios hizo lo más difícil, ofrecer a su único Hijo, para que nosotros tuviéramos vida nueva, aún en este momento en cada misa se ofrece el Cuerpo de Jesús en la sagrada Eucaristía y nosotros la consumimos con el deseo de conseguir que realmente se haga uno en nuestra vida y que con nuestro comportamiento y nuestro amor y caridad hacía el necesitado su luz brille en la oscuridad de este mundo. Necesitamos hecharle un vistazo a las bienaventuranzas para hacer lo que a Dios agrada y así darle la gloria tan merecida a la Sangre y Cuerpo de Jesús. Dios bendiga su día y su corazón.
Me gusta 0
Jorge Nildo Jorge Nildo
el 7/6/15
Me pegunto: Por qué salen los estudiantes de los colegios religiosos y no quieren saber de misas? Será que se han cansado, que es muy repetiitiva, que cada uno preserva su individualismo?
Pienso que es saludable que cada persona ejerza su libertad, vaya a misa porque realmente quiere ir.
Cuanto más corta sea la misa, mejor. Y a la salida, cada uno a su casita o a visitar las amistades. Eso es ser buen cristiano?
Me gusta 0
JESUS SEGOVIANO JESUS SEGOVIANO
el 7/6/15
TE AMO JESUS, NO EXISTE UNA PALABRA PARA DESIR TE QUIERO, PERO SI EXPRESO CON ACCIONES DE AMOR PARA CON MI PROJIMO TE ESTOY VERDADERAMENTE ABRAZANDO A TI, Y YO QUIERO SIEMPRE ABRAZARTE TODOS LOS DIAS DE MI VIDA PARA SEGUIR AMANDOTE EN TU REYNO TODA LA ETERNIDAD, GRACIAS JESUS POR FORTALECERME CON TU CUERPO Y SANGRE MUUUUUUAAAAAAAA. ERES MI DIOS Y ME GOSO HACER TU BOLUNTAD
Me gusta 0
Jorge edo Jorge edo
el 7/6/15
bendiciones Hermanos
Que todos debemos hacer algo, si todos sabemos lo que tenemos que hacer, tal vez nos falta mas conciencia y comprometerlos mas con Cristo, y Cristo Hermano, sobre todo amar, amar y perdonar.
un saludo con el amor de nuestro Dios
Me gusta 0
spalletta gusta spalletta gusta
el 7/6/15
Lo mas importante: LA EUCARISTIA, la comida de todos los dias.Lo sagrado de la comida
Pareciera que nos llenamos la panza, comemos a full, y para que? para arruinar el cuerpo.
Dios habla que el alimento es sagrado.
Por eso el AYUNO, es decir NO COMER. Si comemos que sea sagrada la comida, que nos sirva para vivir en el bien, si vivimos que sea para hacer sagrada la vida, para dedicarsela a Dios.Si no mejor no comer, ayunar.
Este principio rige mi vida.Si vivo gracias al alimento, que sea una vida dedicada al bien en mi pensamiento y en mis acciones, si no es asi, dejo de comer o limito las veces que como porque el cuerpo no sabe vivir en cambio mi corazon si. Marcos (14,12-16.22-26
Me gusta 0
mikel Haz mikel Haz
el 7/6/15
"Tanto tiempo que estoy con vosotros y aun no me conoceis"?...esas palabras se aplican perfectamente a esta celebración.
Me gusta 0
recc1718 recc1718
el 7/6/15
Hoy, sobre el altar hemos contemplado a nuestro Señor Jesucristo.
Hoy, hemos sido alimentados con el carbón de fuego, a la sombra del cual cantan los Querubines (Is 6,2s).
Hoy hemos oído la voz poderosa y suave que nos dice: Este cuerpo quema las espinas de los pecados, ilumina el alma de los hombres.
Este cuerpo ha sido tocado por la mujer que padecía flujos de sangre y ha sido curada de su enfermedad.
Este cuerpo, con sólo verlo, curó a la hija de la Cananea.
Este cuerpo, la pecadora, con todo el ardor de su alma se acercó a él y fue liberada del barro de sus pecados.
Este cuerpo, lo tocó Tomás y lo reconoció exclamando: «Mi Señor y mi Dios»
Este cuerpo, grande y muy alto, es el fundamento de nuestra salvación.

Antaño, el que es el Verbo y la Vida nos de » ver comentario
Me gusta 0
Angela Arteaga Angela Arteaga
el 7/6/15
hoy celebramos aquel día en que Jesús les dijo a sus discípulos este es mi cuerpo, al tomar el pan y esta es mi sangre, al tomar el vino.. Hagan esto en memoria mía... Dios nuestro ayúdanos a vivir como ese día vivieron los discípulos y sentir esa alegría inmensa que seguramente ellos sintieron... Te encomendamos este día, bendicenos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, que así sea. ????????????????
Me gusta 0
Ruy Edmar Ruy Edmar
el 7/6/15
Sabemos que todavía hay culturas que optan por el sacrificio de animales para dar de beber a la madre tierra, para que los frutos sean abundantes, para neutralizar algun tipo de maleficio, etc.
En el caso de la industria de la construcción, se da el extremo de emborrachar a algun indigente y enterrarlo donde se va a levantar el edificio. !Basta ya!
El Senor ofreció su cuerpo y su sangre transformados en pan y vino para acabar con estos sacrificios. !Miseicordia quiero, no sacrificios!
Me gusta 0
jose gzl jose gzl
el 7/6/15
Lo mas hermoso en cada dia q nos encontramos con jesus selebrando la ucaristia y la presiosa sangre meda alevria conpartir q en las mentes se ponga que la sselebrasion eucaristi a no se triste q sea la fiesta porque nos encontramos en el amor con Dios como comunidad la sonrisas y saludos de amor como un solo rebaño
Me gusta 0
Alicia Alicia
el 7/6/15
Jorge Nildo, yo también me pregunto lo mismo, y algunos personas también. Pero no hay porque preocuparse, En la Biblia se compara la palabra de Dios con una semilla, entonces lo importante, es que en los jovenes , ya esta sembrada la semilla, de la Palabra, tambien dice la biblia que todo tiene su tiempo a ellos , les llegara el tiempo en que comprenderan y por si solos, asistiran a las celebraciones eucaristicas sin que nadie le es diga. Claro esta que si hay que , insistir en su formacion en la palabra desde muy niños, es mas desde antes de nacer lo podemos hacer, es nuestro deber llevarlos por el camino de la Verdad. Nosotros enseñamos Dios hace su Parte. Saludosss...
Me gusta 0
gelin alvarad gelin alvarad
el 7/6/15
Gracias padre x tu misericordia a nosotros x k siendo pecadores aun nos imbitas a lamesa sagrada y a compartir de tu cuerpo y tu sangre! Te alabo mi señor jesus,,,,,,,,
Me gusta 0
Olga E. Olga E.
el 7/6/15
Hoy, día en que celebramos EL CUERPO DE CRISTO, por circunstancias de la vida, me ha correspondido escuchar dos homilías sobre este tema, màs el comentario del padre Julio César. Me siento muy feliz al comprobar que las tres personas, se nota a la legua, han realizado una preparación digna del tema. Todas me han llegado al alma. Sólo me voy a referir al del Padre Rioja, porque la intruducción que hizo, tomada de ese documento de la Conferencia Episcopal Española "LA ÌGLESIA Y LOS POBRES" donde habla del Sacramento Eucarístico y el Vivencial, como legado de la presencia de Cristo, me ha parecido simplemente extraordinaria y actual. Cristo està presente en la fracción del pan. Ese pan y ese vino que por medio de consagración se convierte en el Cuerpo y Sangre de Cristo que » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.