Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

Jeremías nos dice en la primera lectura: “Haré con la casa de Israel y la casa de Judá una alianza nueva. No como la que hice con vuestros padres. Ellos, aunque yo era su Señor, quebrantaron mi alianza. Sino que así será la alianza que haré con ellos…” y marca al menos tres características de esa nueva alianza. “Meteré  mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones”, la primera alianza estaba escrita en tablas de piedra, mientras que la segunda está grabada en los corazones. “Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”, la nueva alianza nos transforma en pueblo, la base es la gente, la comunidad. “Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: Reconoce al Señor. Porque todos me conocerán, desde el pequeño al grande, cuando perdone sus crímenes, y no recuerde sus pecados”, conocer al Señor es reconocerle como el Dios de la misericordia, del amor, del perdón y de la vida. La nueva alianza que nos propone Dios a través de Jeremías, es la muerte del Hijo, entregado a la tierra como un grano de trigo, de su muerte nacerá la vida. La nueva alianza es Jesucristo.

El texto del Evangelio de hoy nos sitúa en las puertas de la Semana Santa y nos presenta primeramente una actitud que tenemos que tener antes las fiestas que se nos avecinan; esa actitud es la búsqueda. “Quisiéramos ver a Jesús”, el ser humano es un ser que busca: belleza, felicidad, amor, sentido, esperanza, respuestas, plenitud, verdad. Y en esa búsqueda queremos una referencia que nos sirva de orientación, que aclare nuestra oscuridad, que motive nuestro esfuerzo, que nos haga crecer. Hay muchas ofertas de respuesta. La de Jesús es la cruz: “Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre”, lo suyo es ser grano de trigo, no amarse a sí mismo, ser servidor. No se asemeja mucho a lo que quieren oír las gentes, por eso hablamos del misterio Pascual. Quien sólo piensa en sí mismo está equivocado, quien piensa la vida como una realidad que afecta a todos y en la que estamos embarcados de modo comunitario, está en lo cierto. Quien se encierra en sí mismo y se sirve de los demás se frustrará, quien piensa en los demás y busca el modo de ayudarles, ese encontrará lo que buscaba. Es una respuesta paradójica no basada en la fuerza del poder, sino en la fuerza del amor y en la debilidad de la muerte: “si muere, da mucho fruto”. Aquí la muerte no es la negación de la vida.

Todo el amor que Jesús recibe del Padre, nos lo entrega, esto hace posible la salvación; se ha roto la separación entre Dios y el hombre, se crea una nueva alianza. En Jesús se realiza el proyecto de Dios que significa la plenitud humana. La gloria de Dios ya tiene un nuevo templo donde estar: el amor y la vida; el nuevo templo es el Hombre. El Hombre-nuevo, el perfecto hombre hecho a imagen y semejanza de Dios, es la respuesta a los que buscamos, el camino de todos los que buscan la vida. No es fácil: “Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si para esto he venido, para esta hora. Padre glorifica tu nombre” (recuerda Getsemaní). Jesús vence la tentación y reafirma su fidelidad a la misión recibida, su entrega al Padre manifiesta que su gloria y su destino es que el hombre viva, que llegará a su mayor expresión en la cruz y la resurrección. Como diría Monseñor Romero, ahora que se le va a beatificar  y que el próximo martes 24 celebramos el 35 aniversario de su asesinato: “La gloria de Dios es que el pobre viva”.

Celebrar la Semana Santa, hacer la alianza con Dios, estar en búsqueda, renacer a la vida nueva, es el fruto de nuestra propia muerte, de una renuncia total a un modo de existencia basado en el egoísmo (amar la propia vida) para comenzar a andar por el camino de la entrega total (perder la vida). Como Jesús, también nosotros a menudo tendremos la tentación de decirle a Dios: “¡Líbrame de esta hora!”. Pero también como él tendremos que afirmar de inmediato: si para esto he caminado toda mi vida, he buscado, para esto he nacido: para que el amor resplandezca en mi vida. Esto es lo que celebramos comunitariamente todos los días en la Eucaristía.  

Comentarios
José J.Zabala José J.Zabala
el 20/3/15
Quisiera saber más sobre Monseñor Romero
Me gusta 0
Martha Martha
el 21/3/15
Ya en las postrimerias de la Cuaresma, el Evangelista
Juan nos revela cuales deben ser nuestras actitudes
ante lo que tenemos en puerta "Semana Santa". Mu-
chos buscan a Jesus, han oido sus prodigios y quieren
verlo, saber que hay una esperanza para ellos, confian
en su palabra. Jesus comprendia que habia llegado su
hora, que debia obediencia a su Padre, aunque tenia
el poder de decirle "tu puedes apartar ese sufrimiento
de mi ", no queria hacerlo, quiso ser grano de trigo,
que no cae en tierra y queda infecundo y muere; noso
tros somos el fruto de ese grano de trigo muerto. Ha
habido en este mundo muchas personas que, como
Cristo, han muerto por la Fe y han dado grandes tes-
timonios de ello, exactamente como el grano de trigo
muerto, han dado muchos frutos cuyos testimonio » ver comentario
Me gusta 0
victoriasnchez victoriasnchez
el 21/3/15
"Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo pero si muere,da muchp fruto."
Jesús,con estas palabras,desea que la fecundidad de su misión no dependa de la transmisión de unas verdades, ni de unas normas morales,sino de la práctica de un Amor que se entrega sin reservas y sin condiciones.
Sus palabras son claras,no podemos dar vida sino intentamos dar la propia. La Vida surge del Amor y brota en la medida en que nos entregamos. Nuestro peor enemigo es la muerte.Y la única forma de presentarle batalla es amando con fuerza,alegría y coraje la Vida.
Intentemos entregarla cada día,venciendo a la muerte,si
dejamos atrás nuestros caprichos,para ponernos al servicio de los que reclaman nuestro tiempo,comprensión,escucha,afecto... Abriendo a todos las puertas d » ver comentario
Me gusta 0
CONCHA CONCHA
el 21/3/15
Sin palabras, para estos textos tan hermosos, donde se habla de muerte y están tan llenos de vida. Gracias Señor, que seria de nosotros sin tu PALABRA, ponla en mi corazón, para que pueda custodiarla como el mas grande de los tesoros. Saludos, a todos mis hermanos, en Cristo Jesus.
Me gusta 0
Margarita Margarita
el 22/3/15
Nada qué agregar. Mucho qué meditar. Dios los bendiga a todos por sus hermosos comentarios.
Me gusta 0
Pacofernan Pacofernan
el 22/3/15
Hermano Jorge A, yo también sigo a Jesús.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 22/3/15
La experiencia de no solo pedir el perdón del Señor sino de aceptarlo, sabiendo que EL olvida y borra para siempre nuestras culpas, nuestras iniquidades y así nos hace partícipe del amor que brota de sus entrañas sin distinción de razas, color o lengua. El Señor nos mira a los ojos y nos dice “tus pecados son perdonados” y se ha dispuesto a hacerlo personalmente, así lo ha querido hacer, a querido ser esa su voluntad! “Perdonar y olvidar!” dejar el rencor, el odio visceral, y hacerlo “cara a cara”. El evangelista nos resalta la propuesta que “El hijo del carpintero de Nazaret” lanza: Jn12- “El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará”. Diría que aquí el tema, mas allá, de q » ver comentario
Me gusta 0
trinidad trinidad
el 22/3/15
La Vida es un regalo de DIOS y hay que valorarla ,nutrirla con Su palabra ,porque ya DIOS dio la Vida por nosotros,por salvarnos EL no quiere que hay muerte Ni enfermedades,hay sue aferrarnos a nuestro Señor Jesucristo con la verdad con Amor Al projimo ,nuestros Dias en la Tierra solo DIOS lo sabe ,pero tempo que permanescamos en Ella ,tratemos de agradar a DIOS con nuestra conducta ,Amor y practicando Su palabra Amar a DIOS por encima de todas Las cosas y Amar a tu projimo Como A TI mismo...permanence en nuestros Corazones te Amamos Padre Santisimo Jehovah!!! Amen.
Me gusta 0
Alicia Alicia
el 22/3/15
La palabra del evangelio de hoy, es una de las mas significativas del evangelio de Jesús. a primera vista habla de muerte, pero no, es muerte,sino vida lo que Jesús nos quiere enseñar, con esta palabra. El grano de trigo representa a Jesús, quien muere para darnos con su muerte la vida. y también el grano de trigo somos nosotros, quienes tenemos , que morir y . ¿A QUE?. Hay tantas cosas que tienen que morir, en nosotros los cristianos para resucitar con cristo, porque decimos que le amamos, pero nos cuesta mucho renunciar , a lo que nos hace llevar una vida cómoda y sin esfuerzos. En CristoJesus se crucifico la carne, Cristo triunfo sobre la muerte. estas palabras todos las sabemos. Pero apliquemos esto a nuestra manera de vivir. y miremos , que tiene que morir en mi pa » ver comentario
Me gusta 0
carmen carmen
el 22/3/15
Gracias por estas palabras tan hermosa, nos hace comprender lo que Dios quiere de nosotros, nos aferramos a lo terreno y El es la Vida el Amor, que sigamos su ejemplo y lo sigamos a pesar de los tropiezos las penas y angustias que tenemos en cada uno de nosotros que Dios nos bendiga
Me gusta 0
Jorge A. Jorge A.
el 22/3/15
Gracias Señor por Tu Palabra.
Señor Jesús Tu que hiciste todo por nosotros para que entendiéramos la nueva alianza y eterna. Incluso entregarte a la muerte dolorosa y con sufrimiento físico. Qué hemos hecho nosotros por ti?? y qué hemos hecho nosotros por nuestro prójimo?? Aquí no hay pueblo elegido cada uno se elige y sigue el camino que cada uno estima conveniente. Dios hace su voluntad para seguir quien lo toma y lo deja, verá cuales son los placeres de la vida de una u otra forma. Yo quiero seguir a Jesús.
Me gusta 0
jorge eduardo jorge eduardo
el 22/3/15
He visto que en otras iglesias, no católicas, después del culto las personas se quedan a compartir, se enteran el uno del otro, y, en algunos casos se ayudan.
En la iglesia católica, durante la misa, intercambiamos el saludo de paz con quienes estan a nuestro alcance; pero, después salimos de la misa y no nos dirigimos ni la mirada. Cómo podemos decir que somos comunidad, que somos pueblo de Dios?
La nueva alianza nos une a todos los cristianos en la presencia de Jesús.
Me gusta 0
esther esther
el 22/3/15
Queridos hermanos Jesús con el sufrimiento y obediencia ayudó a su Padre a cumplir el PLAN que estaba designado para EL,representado en trigo muere para darnos vida, con su ejemplo nos dice que debemos morir en nosotros mismos,esa muerte no es fisica sino espiritual,una muerte que deje todo lo malo que hay en Mi para resucitar con Cristo a una vida nueva ,una nueva Alianza con EL y no germine una semilla sino abundantes frutos de conversión ,cumpliendo así el mandamiento de AMAR AL PROJIMO COMO A TI MISMO .

Me gusta 0
Ruy Edmar Ruy Edmar
el 22/3/15
Crecer en la fe, ese es el propósito. Hermanarnos en Cristo Jesús, nuestro Senor, ese es el ideal. Amar al prójimo, con generosidad, con desprendimiento hasta de la propia vida.
Me gusta 0
magali guzman magali guzman
el 22/3/15
José J. Zabala si quieres saber más sobre Monseñor Romero busca por el nombre en este mismo sitio o en google. Pero trata de que sean sitios católicos porque en otros sitios no tratan a los santos y mártires con el mismo respeto y no profundizan en su historia como debe ser. Cuando hayas aprendido más sobre él profundizarás en la vida de un verdadero hombre de Dios y en un verdadero servidor de los más pobres y desamparados.
Me gusta 0
Mary Gat Mary Gat
el 23/3/15
que bonita la segunda lectura! Jesus le pedía al padre y no se libró de la cruz. Es igual que nosotros cuando pedimos y pedimos a Dios. Parece que los planes de Dios son otros, a veces distintos a los nuestros.
Como dice mi abuela: 'Señor, yo sé muy bien lo que quiero, pero solo Tú sabes lo que necesito'
Habla un poco de la obediencia a la que se refiere la segunda lectura. Adaptacion o aceptacion de la situacion y voluntad de Dios. Es bonito saber que -al igual que Cristo con su pasión 'libremente aceptada' el Señor hace de nuestro fracaso una historia de Salvación
Me gusta 0
juliana     ;) juliana ;)
el 22/3/15
yo aprendi:
que hay personas que se aferran alo material y hay es que aferrarse al señor porque el es la verdad y la vida y nunca hay que dejar que luchar
Me gusta 0
Silvia Silvia
el 24/3/15
En este pasaje del evangelio de San Juan Jesús anuncia que su misión en la tierra ha culminado y que está pronta su muerte física, pero que la conversión del hombre mucho dependerá de la renuncia que haga a los placeres mundanos y que siga las enseñanzas que nos dejo cristo y fortalezcamos cada día nuestra fe, mediante la oración, la lectura de la Biblia, el amor al prójimo como así mismo y no seamos egoistas y evangelicemos para ayudar a nuestros hermanos que están alejados de la fe, para darles una vida nueva para un mundo mejor. Lo más importante es la conversión que debemos hacer de nosotros mismos para ser un ejemplo a seguir en nuestro entorno y comunidad, reflexionando y siendo mejores personas cada día.
Además, indica que pronto va ha ser echado el príncipe » ver comentario
Me gusta 0
subaru subaru
el 17/4/15
dios es amor en todos los sentidos
ya que nos dio a su hijo unigénito para
salvarnos
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.