Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

Quien ha subido al Aneto, Monte Perdido, Gredos, Naranjo, Urbión… o cualquier monte y cumbre cercana a su pueblo o ciudad, se ha sentido más cerca del cielo, alejado de las prisas y preocupaciones que a veces tanto nos abruman. Dios parece manifestarse en lo alto: dice a Abrahán: “Ofrécemelo en sacrificio, sobre uno de los montes que yo te indicaré”, piénsese también en Moisés y el Sinaí, en Elías y el Horeb, en el Tabor  y el Calvario, por poner algunos ejemplos de montes bíblicos que aparecen ligados a los personajes de estas lecturas. Subir la montaña significa para el hombre superarse a sí mismo, trascenderse, elevarse más allá de la vida cotidiana.

En la primera lectura Dios habla a Abrahán y lo pone a prueba, le exige sacrificar a su hijo: “Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac”. El Dios de la promesa, de la descendencia, de la alianza, aparece como el Dios de la muerte. Pero Abrahán se decide a recorrer el camino, es un hombre de fe, este es el momento crítico de toda fe, que se encuentra con el silencio terrible de Dios. Es la tarde de  Viernes Santo: como dice la segunda lectura “El no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entrego a la muerte por nosotros”. La fe es subir al pico más alto de la montaña para hacer allí el sacrificio total de uno mismo, es camino de renuncia y de muerte. Es la necesidad de dar muerte a algo querido, para dar vida y trascenderse a lo nuevo, (esto es la Cuaresma que termina en la Resurrección).La novedad es la vivencia del Evangelio.

En el Evangelio de hoy, Jesús con sus amigos más cercanos, Pedro, Santiago y Juan, sube a la montaña, a él Tabor. Tienen allí una experiencia maravillosa de encuentro con Dios: “Se transfiguro delante de ellos. Sus vestidos de volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube”. No es extraño que Pedro este asustado, subir hasta Dios y ver esto, es morir a nuestros proyectos, morir a uno mismo, a tantos planes y esquemas. Allí está Dios: “¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías, no sabía lo que decía”, Pedro expresa lo que todos pensamos. Vamos a quedarnos siempre así tan cerca de Dios y de nosotros mismos, en una vida sin oscuridades; es la tentación de huir del mundo, refugiándose en la oración o en la vida afectiva de la comunidad, ¡vamos a quedarnos mirando al cielo!

“Este es mi Hijo amado; escuchadlo”, difícil. Al bajar de la montaña: “Jesús les mandó: no contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos. Esto se les quedo grabado, y discutían qué querría decir aquello de resucitar de entre los muertos”. Escuchar a su Hijo, es caminar hacía Jerusalén, cargar con su cruz, perder la vida, renunciar a uno mismo, vivir la mística cristiana que nos lleva a la entrega permanente y total de la propia vida. Por eso discutían y discutimos, para subir a la vida hay que pasar por la muerte. La fe se convierte en una confianza en Dios, que por caminos muchas veces de silencio, llenos de dolor, de lágrimas, de misterios, de esfuerzo, sed, ayuno, abstinencia, oración, limosna; nos conduce a la cumbre más alta de la vida, allí donde el hombre y Dios se funden en un mismo gesto de amor.

Subir la montaña de la Cuaresma es admitir y valorar críticamente nuestra vida que necesita conversión y cambio. Pero al mismo tiempo esta historia de la transfiguración en lo alto de la montaña nos anima a estar despiertos para ver las horas y momentos en que se nos abre el cielo, sale el sol, o nos iluminan las estrellas. El que ha subido al monte puede recordar agradecido muchas experiencias, que se nos dan en nuestra vida como un regalo del cielo. Se impone la belleza, mirar desde allí los valles, contemplar y después saber que hay que desandar el camino hacia la vida cotidiana. Habrá que subir con frecuencia para estar con Él, escucharle y renovar las fuerzas para nuestro camino. Subir y bajar, ese es el camino.

Comentarios
Martha Martha
el 27/2/15
Segundo domingo de Cuaresma. Evangelio de San Marcos 9,2-10 y las lecturas Gen 22,1-2. 9-13.15-18 y
la carta de Pablo a los Romanos 8,31-34.
Segun la explicacion hecha por el P.JCRioja, Jesus lla -
ma a tres de sus discipulos, Pedro, Santiago y Juan y
llevandolos a lo alto de un cerro, se transformo delante
de ellos, sus vestiduras se pusieron resplandecientes
como la luz y se aparecieron Elias y Moises (Profeta y
Ley). Los discipulos se encontraban aterrados, despues
vieron solo a Jesus que les hablo asi: no digan nada de
lo que han visto, hasta que no resucite de entre los
muertos; siguieron sin comprender. Transfiguracion,
muerte, resurreccion parece que da a entender que
cumplir con los planes de Dios, no es un camino de
rosas, es sacrificios ,sufrimientos, afrentas, tra » ver comentario
Me gusta 1
blanca. blanca.
el 28/2/15
Ser cristiano es ya un motivo para ser feliz. La fuerza que da superar dificultades, enfermedad, muerte, desgracias, nos hace más íntegros y valientes. La vida no es un camino de rosas, la diferencia está en cómo se viva. Dios está con nosotros. Aunque después de esta vida no hubiese un más allá yo me siento agradecida por todo lo que he recibido,plmqucho más de lo que he dado. Merece la pena.
Me gusta 0
María José María José
el 28/2/15
Subir a la cima y creernos más cerca de Dios es humano, pero en su infinito amor se quedo con nosotros en el sagrario, donde cada día podemos adorarlo,y sentirnos como sí estuviéramos en esa tienda que hoy nos narra el Evangelio, yo todos los días le doy las gracias por quedarse con nosotros, y hay días que me gustaría quedarme allí a vivir, cerca de El, frecuentemos nuestra visita al sagrario.
Me gusta 0
Dario sneider Dario sneider
el 1/3/15
Que este tiempo de cuaresma que nos regala Dios, valoremos el hecho de estar vivos y de poder reflexionar acerca de como esta nuestra vida en cuanto a nuestro crecimiento espiritual a través de la oración,la penitencia y el ayuno,a si como nos enseño nuestro Señor Jesucristo.
Me gusta 0
Dario sneider Dario sneider
el 1/3/15
Que este tiempo de cuaresma que nos regala Dios, valoremos el hecho de estar vivos y de poder reflexionar acerca de como esta nuestra vida en cuanto a nuestro crecimiento espiritual a través de la oración,la penitencia y el ayuno,a si como nos enseño nuestro Señor Jesucristo.
Me gusta 0
Miguel angel Miguel angel
el 1/3/15
Conversando, dialogando, en compañía de. Siempre nuestro señor dialoga, se deja acompanar. Cuanto nos cuesta a nosotros seguir este testimonio
Me gusta 0
David  pinto David pinto
el 1/3/15
Subir a la montaña, es reconocer nuestra debilidad, nuestra realidad de vida, y aceptar la presencia transformadora del Señor y la llamada a la escucha de su palabra.
Me gusta 0
David  iguarán David iguarán
el 1/3/15
Subir a la montaña, es reconocer nuestra debilidad, nuestra realidad de vida, y aceptar la presencia transformadora del Señor y la llamada a la escucha de su palabra.
Me gusta 0
Sem Navarro Sem Navarro
el 1/3/15
Por favor, que versión usan para la 2da lectura ? "El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros,..." PERDONO ? eso cambia todo el sentido del verso. Casi todas las traducciones dicen "ESCATIMO" para dar a entender que no se guarda nada, que derrochó amor por todos nosotros, lo que concuerda y no rompe el sentido ni el hilo de lo que se viene anunciando.
Me gusta 0
Consuelo Consuelo
el 1/3/15
A que niño no le gustaria estar siempre de la mano de Su padre? por eso nos quisieramos quedar siempre agarrados de TU mano Santisimo Jesucristo,por que nunca nos dejarias solos pero asi como se enseña Al niño a caminar.... asi tambien nos enseñas a nosotros mediante tu palabra el Bien y mal... solo te pedimos guianos Para que el enemigo no nos aceche,entra en nuestro Corazon y Danos esa LUZ de Fe Amor y Esperanza de saber seguir tu camino, hay momentos muy duros ,dificiles que cualquier sacrificio parece envano .es ahi donde donde DIOS nos dice confia ,confia en mi, con Christo de GUIA no hay camino oscuro que no podamos encontrar la Luz ,EL es la Luz esa lampara de Luz brilliant que nunca nos debe faltar Gracias por tu misercordia Santisimo Padre Jehovah!!! Amen.
Me gusta 0
rafael rafael
el 1/3/15
Jesús quería infundir en sus apóstoles una gran fortaleza de ánimo y de una constancia que les permitirían coger su cruz sin temor, a pesar de su aspereza. También quería que no se avergonzaran de sus suplicios, que no consideraran como una vergüenza la paciencia con la que aceptaría su pasión tan cruel, sin perder nada de la gloria de su poder. Jesús “tomó a Pedro, Santiago y Juan y los llevó a una montaña alta y se transfiguró delante de ellos.” (cf Mt 17,2ss) Aunque habían comprendido que la majestad divina estaba en él, ignoraban todavía el poder que quedaba velada por el cuerpo...

El Señor manifiesta su gloria delante de testigos que había escogido, y sobre su cuerpo, parecido al nuestro, se extiende un resplandor tal “que su rostro parecía bri » ver comentario
Me gusta 0
P wilman P wilman
el 1/3/15
Dios nos llama a subir al monte confiando siempre que nunca bajaremos de el sin traer artas bendiciones para los que están a nuestro alrededor. Quien obedece la palabra de Dios nunca les faltaran las bendiciones de lo alto.
Me gusta 0
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 1/3/15
Hoy más que nunca te necesito Señor Jesucristo para caminar en tu presencia por éste tan lindo "País de la Vida vida eterna y abundante que sólo Tú nos puedes dar...para vivir hay que pasar por la muerte.
Me gusta 0
becky Desrosier becky Desrosier
el 1/3/15
creo que Jesús nos está haciendo un llamado o un recordatorio para que no seamos esos católicos de banqueta resadores domingueros , sino que vivamos ese encuentro diario con él con nosotros mismo y con los demás, que no nos quedemos solo ahí, sólo para nosotros No Jesús hay que compartirlo ese es el Evangelio a eso estamos llamados a evangelizar es que los demás vean en nosotros a Jesús y nosotros en los demás a él
Me gusta 0
Betty Díaz Betty Díaz
el 1/3/15
La observación de nuestro hermano Sem Navarro, es de primera lectura algo que a todos nos parece cierto, cómo entender el perdón para quien no tiene pecado, el inocente no necesita que se le perdone nada. Pero, las palabras en cualquier idioma deben interpretarse en base a un amplio campo de significados, que se conjugan además con el contexto en el que se habla. "Perdonar" en un sentido es remitir una falta a alguien, es el más común sentido en el que empleamos la palabra "perdonar una deuda" "perdonar un requisito", pero también es eximir de una obligación, aquí se patentiza la misión implacable de Jesús , dar su vida por nosotros por el perdón de nuestros pecados, se vuelve al mismo tiempo una voluntaria y obligada en » ver comentario
Me gusta 0
Gladis Barrient Gladis Barrient
el 1/3/15
OH Santísimo Padre Redentor: Tu conoces nuestras mas profundas intenciones y nuestro corazon, te pido que nos des sabiduria y direccion para hacer siempre lo que es justo y correcto ante tus ojos, y muestranos cuando insconscientemente estamos dejandolnos llevar por nuestra propia conviccion equivocada. amen
Me gusta 0
Bayron Bayron
el 1/3/15
Lo acontecido hoy en las lecturas sagradas nos yevan aun momento de reflexión
al preguntarme en esta cuaresma ..,.,
como vivo el Amor, que es para mi el Amor,en fin ,pues la invitación de las lecturas de hoy es a descubrir el
significado de este verbo .......
Me gusta 0
Bayron Bayron
el 1/3/15
Lo acontecido hoy en las lecturas sagradas nos yevan aun momento de reflexión
al preguntarme en esta cuaresma ..,.,
como vivo el Amor, que es para mi el Amor,en fin ,pues la invitación de las lecturas de hoy es a descubrir el
significado de este verbo .......
Me gusta 0
victoriasnchez victoriasnchez
el 2/3/15
En este II Domingo de Cuaresma el evangelista Marcos nos
presenta a Pedro,Santiago y a Juán junto a Jesús, que cambió
de apariencia quedando sus ropas brillantes y blancas.Y a
Elías y a Moisés que hablaban con El.
Pedro dijo a Jesús: escuchó una voz.Este es mi Hijo amado.Escuchadle>.
También a nosotros nos pasa muchas veces lo que a Pedro.
Caemos en la tentación de acostumbrarnos a los consuelos de Dios cuando todo nos va bien.Sin darnos cuenta que la fe es
un don de Dios,pero también una tarea nuestra.
El Señor nos concede días de felicidad para que caminemos en la lucha por la vida.
El sabe que a veces necesitamos un descanso.
La transfiguración de Jesús nos presenta una lección muy
importante para nosotros.
Porque es u » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.