Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

Hoy como ayer, la sociedad ha apartado a aquellas personas que puedan significar una amenaza o peligro para su seguridad o su orden. En el fondo de esta actitud defensiva está el miedo. El miedo a la delincuencia nos hace poner medidas de control y represión. El miedo a la inseguridad y al terrorismo interior o exterior, nos hace pedir más cárceles y cumplimiento integral de las penas. El miedo a los maltratadores nos hace pedir medidas de alejamiento y protección. El miedo a los manifestantes e indignados nos lleva a hacer leyes mordaza… Y del miedo, surge el rechazo de los mendigos, delincuentes, extranjeros, encarcelados, toxicómanos… A nivel religioso pasa lo mismo y se muestra no sólo en estos rechazos, sino también en el de los homosexuales, madres solteras, prostitutas, transexuales, divorciados, paganos, laicistas.

Los leprosos eran también personas apartadas de la sociedad, lo cuenta la primera lectura: “El que haya sido declarado enfermo de lepra, andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: ¡Impuro, impuro! Mientras le dure la lepra, seguirá impuro: vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento” Todos estos miedos y peligros son reales y puede haber razones lógicas en algunas de las medidas no deseadas pero necesarias: la lepra se consideraba que era contagiosa.

Pero el evangelio nos sitúa en otra perspectiva, el primer milagro es tocarlo: “Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó”. Para Dios no hay gente impura ni excluida, todos están llamados igualmente a formar parte de su comunidad, ya que ha caducado la antigua división entre puro e impuro. No tengamos miedo, como no lo tuvo Jesús, a poner nuestras manos sobre aquellos que hasta hoy nos han causado repugnancia y rechazo. Jesús ve la realidad  desde la óptica del que está al otro lado, desde el excluido, el que vive al margen, detrás de la frontera, de los barrotes o de los muros. La sociedad tiene sus razones para actuar como actúa, pero  el amor nos pide romper la lógica normal de nuestros miedos para incorporarlos a la convivencia, recuperar su dignidad y hacer que se sientan aceptados por los demás y, por tanto, por Dios.

El segundo milagro es curarlo de su enfermedad física y el tercero integrarlo en la comunidad. A pesar de la prohibición, el leproso se acercó a Jesús, se puso de rodillas a sus pies para pedir ayuda, y dijo con absoluta humildad: “Si quieres, puedes curarme”. Es la oración de un auténtico creyente: Si quieres… Jesús responde: “Quiero: queda limpio”, su palabra es eficaz y transformadora, hace lo que dice. Y lo reintegra a la comunidad: “Para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés”. Es esta, una intervención social modélica, pero sobre todo una intervención  de salvación.

Jesús le dice: “No se lo digas a nadie. Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones”, provocando lo que temía: de todas parte vendrán a buscar sus milagros, pero sin la fe de aquel hombre. Lo único importante es la de fe, el milagro es algo accidental en la vida cristiana. Cada uno de nosotros también puede tener cierta lepra interior que nos deforma y nos aparta de los hermanos, no somos “los puros”. Querer curarse es la condición para acercarnos a Jesucristo y a toda la comunidad, la oración es simple: Si quieres… puedes limpiarme.

No es el miedo sino el amor la fuerza positiva de la Historia, se nos invita a ser alternativa, a no rechazar a nadie, en definitiva a creer en Dios y abrir nuestras puertas y nuestras mentes a todos los marginados del tipo que sean. Termino con unos versos que pueden servir de inspiración: J. A. Goytisolo: “Había una vez un lobito bueno,/al que maltrataban todos los corderos./Había también un príncipe malo,/una bruja hermosa y un pirata honrado./Todas estas cosas había una vez,/cuando yo soñaba un mundo al revés” y otros de Gloria Fuertes: “Qué inutilidad es ser/cualquier profesión discreta/no quiero ser florecilla quitameriendas,/quiero ser quitadolores,/Santa Ladrona de Penas,/ser misionera en el barrio/ser monja en las tabernas/ser dura con las beatas/ser una aspirina inmensa/que quien me cate se cure/rodando por los problemas./Hacer circo en los conflictos,/limpiar llagas en las celdas,/proteger a los amantes imposibles,/mentir a la poesía secreta,/restañar las alegrías/y echar lejía donde el odio alberga./Si consigo este trabajo,/soy mucho más que poeta.”


Comentarios

Deja tu mensaje:

Antonio jesús
Antonio jesús

el 12/2/15
Me gusta muchisimo
Me gusta 0
Ana Paula
Ana Paula

el 13/2/15
Creo que hay una diferencia importante que no la recalcan cuando nos dicen que nos acerquemos a los excluidos, y es que en el evangelio el leproso se acercó a Jesús porque ya no quería tener la enfermedad, muchos de los excluidos de hoy no quieren dejar eso mismo que los aleja del resto de la sociedad. Como se puede tener lástima de un delincuente que mata sin razón a inocentes y lo vuelve hacer? más bien deberíamos ayudar a los inocentes y las familias destruidas día tras día. Y ayudar con la oración para que se conviertan las personas que no quieren convivir armónicamente.
Me gusta 0
Martin
Martin

el 13/2/15
El evangelio nos dicen que todos tenemos la posibilidad de salvarnos, pero tenemos que acercarnos a Cristo , tenemos que pedirle que nos cure;
claro esta, que el que esta en pecado no creo que este pensando hacerlo...ellos tendrán su castigo ...esto no quiere decir que no se puedan salvar,...pero depende de lo que mencione al inicio.
Me gusta 0
Martha
Martha

el 13/2/15
Evangelio para el domingo 15 de Febrero/2015, Mar-
cos1, 40-45. Seguimos todavia con la jornada de Ca-
farnaun, en la misma vemos a Jesus predicando, sa-
nando y orando, todos quieren verlo, oir su predica-
cion y quedar admirados cuando ven las curaciones
que hacia a enfermos, todo mediante la oracion y la
voluntad de su Padre con quien tenia una relacion de
amor infinita. Tocaba a los enfermos de lepra y que-
daban limpios, en aquella epoca en que estos enfer-
mos eran marginados, se prohibia hablarles, tenian
que vivir fuera de las casas, bien lejos de los pueblos
completamente solos, Jesus se exponia a todas las
leyes de los Judios , tocandolos y siendo amigo de
ellos, pero no le importaba, los dejaba limpios de la
lepra, con solo decir "Si, Quiero". Tambien a noso-
tro » ver comentario
Me gusta 0
VICTOR
VICTOR

el 13/2/15
En efecto, si busco que curarme, es que reconozco que estoy enfermo. Jesucristo vino para curar a los enfermos. Acepto Señor la lepra que llevo dentro y te pido HOY, que me cures de ella, pues solo no puedo, no soy capaz de lograrlo por mis fuerzas. Estoy enfermo del egoismo, envidia, soberbia, orgullo, afectivismo, y de todo lo que tu sabes que existe en mi corazon,razon por la cual no te pongo primero en mi vida. Curame de todo ello. Amen.
Me gusta 0
José Luis
José Luis

el 14/2/15
El Señor me inspira hoy a buscar al DIOS de los milagro, más no los milagros de DIOS.
Me gusta 0
Pe. Paulo Neves
Pe. Paulo Neves

el 14/2/15
Estou sempre a ler os comentários de voces acerca dos evangelhos. É sempre gratificante a forma direta e incisiva com que tratam os assuntos. Parabéns. Que o Senhor continue a iluminar com a luz e graça do Espírito Santo para que possam continuar orientando os irmãos no caminho a
da paz e do bem. Abraço fraterno. Pe. Paulo- Brasil.
Me gusta 0
Pe. Paulo Neves
Pe. Paulo Neves

el 14/2/15
Estou sempre a ler os comentários de voces acerca dos evangelhos. É sempre gratificante a forma direta e incisiva com que tratam os assuntos. Parabéns. Que o Senhor continue a iluminar com a luz e graça do Espírito Santo para que possam continuar orientando os irmãos no caminho a
da paz e do bem. Abraço fraterno. Pe. Paulo- Brasil.
Me gusta 0
marcelo f.
marcelo f.

el 14/2/15
Genial, un balsamo al alma. Si Todos siguieran este EJEMPLO, que bello!! seria el mundo
Me gusta 0
juan esteban
juan esteban

el 14/2/15
cual seria la reflexión para nosotros ?
Me gusta 0
pedropablomq
pedropablomq

el 14/2/15
Si quieres Señor, puedes curarme.Si quieres Señor, puedes curarme.Si quieres Señor, puedes curarme.Que tengamos una vida sumergido en tu Espíritu, con una apertura de corazón hacia. Con una oración constante, con una humildad profunda, con una caridad fraterna con mi prójimo...
Me gusta 0
Margarita
Margarita

el 15/2/15
Estoy de acuerdo con la comentarista Ana Paula. Agrego que, en la práctica, como tenemos que protegernos de los hombres que desgraciadamente son "lobos para el hombre", al menos podríamos intentar apoyar económicamente a las instituciones que rehabilitan estas personas, integradas por héroes sociales que tienen el don especial del Espíritu para cercárseles sin temor y darles la mano.
Me gusta 0
Monica
Monica

el 15/2/15
Creo q la clave del pasaje de Jesus con el leproso es la COMPASION, una palabra q no puede ser manipulada; aun cuando no podemos sentir amor por criminales u otros marginados, la compasion d Jesus nos impulsa a una verdadera actitud humana y ante todo cristiana. Ser cristiano implica ese plus, pidamos a Dios el corazon compasivo de Jesus.
Me gusta 0
Gerardo Luna
Gerardo Luna

el 15/2/15
Al parecer los leprosos de hoy son aquellos que contaminan a los que le dan buelo a la ilacha, (es decir los que quieren vivir una autentica vida cristiana). En verdad el hombre o mujer que quiere agradar a Dios es el verdadero leproso por que es rechasado todo el tiempo, JESUS soy leproso !LIMPIAME¡.
Me gusta 0
Consuelo
Consuelo

el 15/2/15
Talvez un niño no Tenga la conviccion de un adulto, pero aquel que Cree y tiene FE ... sabra que DIOS jamas dejara de cuidar Al hijo que somos nosotros, la gente que hace daño a Su projimo no esta en en el favor de los ojos de DIOS ,Gracias por este Nuevo dia familiar, permiteme déjàr atras el año que Paso,y agradecerte todo lo bueno y malo que me toco vivir por que siempre estuviste a mi lado y no me dejaste caer,Señor Jesucristo has de mi una persona Libre de rencores y que la LUZ de tu Amor no me abandone ...Tuyo el poder tuya la Gloria por siempre Senor!!! Amen.
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 15/2/15
Como vemos, en el Santo Evangelio de este domingo, Jesus, siente lastima por este pobre hombre que con mucha humildad, se acerca a El, diciendole, si quieres, puedes sanarme y Jesus, con mucho amor le dice, si, quiero, y el enfermo queda sano de la lepra, que lo apartaba de la sociedad; asi, tambien, el Senor, hoy quiere sanarnos, del pecado, que es la peor lepra que puede tener una persona, pero debemos pedir al Senor con mucha humildad y con mucho amor esa sanacion, que tenemos en nuestros corazones, amen.
Me gusta 0
Adolfo B.
Adolfo B.

el 15/2/15
del evangelio de hoy .podemos discernir
1 RECONOCER nuestra condición humana de pecadores, que tenemos necesidad de Dios.
2 ACERCARNOS a Jesús como salvador, sanador
3 AMOR que tiene nuestro Padre por todos, sin distinciones
4. CUMPLIMIENTO del mandato de Nuestro Señor
En estas condiciones no deben existir diferencias entre los hijos de Dios
Paz y bien
Me gusta 0
luz alba yela
luz alba yela

el 15/2/15
Me parece maravilloso y a mi me dice,que cambie que acabe de limpiar la basura que aun queda en mi corazón.
Me gusta 0
Linder Paulino
Linder Paulino

el 15/2/15
Excelente comentario. Gracias y felicidades.
Me gusta 0
Agustin Calisto
Agustin Calisto

el 15/2/15
Mi hijo de 14 años me pregunta sobre la primera lectura: porque dice EL SEÑOR DIJO a Moisés y a Aarón: ....?

No supe que responderle, por varios motivos:
- la Biblia no tiene errores
- El Señor no pediría una discriminación a los leprosos. La entendería de su gente por las condiciones.... Pero no la pediría.
Me gusta 0
norma rivera
norma rivera

el 15/2/15
Referente a victor, te pongo en oracion que el senor Jesus va a limpiarte de esas lepras solo mi Dios quiere que pongas de tu parte porque nuestro padre selestial hace el noventa y nueve por ciento el uno por ciento lo tiene que hacer uno no te conosco pero se que mi Jesus si.y asi por todas estas personas que estan escribiendo pasando por aqui a todas las.pongo en oracion.De tantos testimonios que puedo dar doy gracias mi Jesus porque yo me comia las unas hasta hacermelas sangre por muchos anos y a traves de la oracion y la perseverancia poniendo yo de mi parte ya van varios anos que no me como las unas las tengo largas y puedo dar testimonio que si se puede con la ayuda de mi Jesus a traves de la oracion y la perceverancia. Gracias mi Dios porque como tantas lepras que he tenido tu las » ver comentario
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 15/2/15
Señor Jesucristo, si quieres haz de mí la persona que Tú quieres que yo sea. Amén.
Me gusta 0
carmen a.
carmen a.

el 15/2/15
hoy vemos en cada esquina leproso sin tener la piel desarrada, cuando vemos drogaditos indigentes prostitutas ninos sin hogar etc . pedimos a dios que los sane de sus males y nos incluyas pues de repente estamos mas enfermos que ellos mismo, pues estamos enfermos del alma
Me gusta 0
Betty Díaz
Betty Díaz

el 15/2/15
San Juan Pablo II oro, visitó, tocó y perdonó a quien intentó quitarle la vida, no hizo la división de "nosotros los buenos" y ustedes los malos". Simplemente mostró a Cristo siempre dispuesto a salvar a perdonar no desde la posición del que mira desde lejos, sino desde la compasión. Qué ejemplo tan poderoso. Finalmente dice el evangelio si queremos a los buenos, ¿en qué nos distinguimos de los que no son creyentes?, y quién de nosotros puede decir yo sí soy bueno, dando testimonio de nosotros mismos, cuando ni los grandes santos se atrevieron a decir de sí mismos sus grandes virtudes]?. Tal vez necesitamos menos "buenos" y más misericordiosos y cristianos, capaces de reflexionar y pensar que si Jesús se acercó a nosotros y » ver comentario
Me gusta 0
Carmen Núñez
Carmen Núñez

el 15/2/15
Señor ayudame cada dia a ser util para los demas.ayudar a quien me necesite.servirte cada dia jesus.jesus mi amigo fiel..
Me gusta 0
paula  olaya
paula olaya

el 15/2/15
esta muy vonito elevangelio
Me gusta 0
victoriasnchez
victoriasnchez

el 15/2/15
El evangelista Marcos nos presenta hoy la curación que Jesús
realizó a un leproso.
La lepra hacia al leproso impuro.
Y acercándose a Jesús le dijo:"Si quieres puedes curarme".
La respuesta de Jesús,en su gran misericordía y compasión,fue:
"Quiero,queda limpio".Naciendo un hombre nuevo que puede
reintegrarse en la sociedad.
También nosotros podemos contagiarnos de tanta lepra como
a veces nos encontramos en nuestro camino.Como puede ser
la del orgullo,la de la soberbia,la de la indiferencia...
Necesitamos que Jesùs nos cure actuando nuestra fe y actuando la necesidad de ser curados.
Tal vez,debamos preguntarnos:¿Qué es lo que tengo? ¿Qué es
Señor lo que ves en mí? ¿Qué contradicciones,qué defectos
tengo?..
Señor:Si quieres puedes limpiarme.Yo quiero ser » ver comentario
Me gusta 0
carolina
carolina

el 16/2/15
que bueno
Me gusta 0
alejandro
alejandro

el 17/2/15
Quieres curarme....si quiero...se salvo....y ay quien alegóricamente dice....que los excluidos como yo, necesitamos decir si, por que si no, somos nosotros los causantes de la propia exclusión, el evangelio fue clarísimo.... Nos invita a abrir la mente y el corazón, a acercarnos a los excluidos...y decir antes que juszgar eres una "persona" y como tal formas parte de nuestra sociedad del tipo que fuese....puntualizó la mayoría de excluidos somos bautizados en cristo" y en cada familia Católicas Cristina hay seguramente alguno....
Me gusta 0
VICTOR
VICTOR

el 3/3/15
Gracias Norma Rivera, por el testimonio de vida que das. A veces nos confundimos y pretendemos dar recomendaciones sobre lo entendido por la palabra. lo que no es nada malo. Pero surte mucho efecto, cuando, con un corazón humilde expresamos lo que Dios hace en nuestras vidas, con testimonios chiquitos o grandes. Pues el no te ama ni mas ni menos a ti. Dios nos ama a todos. Estoy orando para que me cure de mis lepras, mas aun en este tiempo de cuaresma.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.