Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

Durante todo este ciclo A del tiempo litúrgico y todo este año, los Evangelios del domingo nos han invitado a repensar las mil facetas del Reino de Dios. Hoy es una buena oportunidad para cerrar el año centrándose en Jesucristo Rey, máxima manifestación con su persona y sus obras de ese Reino. El texto nos sitúa ante el final de los tiempos y en la hora última de nuestra vida, momentos en que cada uno podrá mirar para atrás y verse tal cual es. Delante de nosotros estará el Hijo del Hombre, sentado para el juicio. Lo original es que el criterio para sentirse salvados o no, serán las obras, nuestra actitud hacia los pobres, los necesitados,  los marginados sociales, los “descartados” como le gusta decir a nuestro Papa actual. Curioso que no exista una sola alusión a conductas específicamente religiosas o cultuales. Es más: Jesús se identifica con estos hombres afirmando que todo acto a favor del que pasa hambre, es inmigrante, está en la cárcel…, es aceptado como si se lo hicieran a Él mismo.

Los verdaderos jueces son los que pasan hambre, sed, son forasteros, desnudos, enfermos, están en la cárcel, ya que miden nuestra capacidad de amor y entrega y verifican si nuestro seguimiento de Jesucristo fue auténtico o no. Nada nuevo; es lo que hizo Jesús durante toda su vida, estar atento a los más débiles y abandonados. Su Reino no tiene que ver con el poder, el prestigio y la ideología. Es una pena que hoy muchos cristianos antepongan su ideología al Evangelio, en una sociedad que considera que la Iglesia es muy cercana a una determinada manera de pensar ideológica. Escuchemos lo que decía el Papa hace pocos días:

“Esto no responde a una ideología. Ustedes no trabajan con ideas, trabajan con realidades, tienen los pies en el barro y las manos en la carne. ¡Tienen olor a barrio, a pueblo, a lucha! Queremos que se escuche su voz que, en general, se escucha poco. Tal vez porque molesta, tal vez porque su grito es incomodo, tal vez porque se tiene miedo. Es extraño que si hablo de tierra, techo y trabajo, para algunos resulta que el Papa es comunista. No se entiende que el amor a los pobres está en el centro del Evangelio. Tierra, techo y trabajo, eso por lo que ustedes luchan, son derechos sagrados. Reclamar esto no es nada raro, es la Doctrina Social de la Iglesia” (Discurso del Papa Francisco a los participantes en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares).

Está claro; el texto de este domingo no necesita matizaciones: ¿es qué los presos?, ¿es qué los extranjeros?... No pretendamos enmendar la plana a Jesús con nuestras ideas: “me hospedasteis”, “vinisteis a verme”, “me visitasteis”…son sus palabras. El Evangelio de hoy resume la vida de cada uno y todo lo que venimos reflexionando sobre el Reino, es la exaltación del reinado del amor sobre todas las cosas. Ante él se reúnen “todos los pueblos, todas las naciones”, lo decisivo en la vida no es lo que confesamos cada pueblo. Jesús parece abrir una vía de acceso al Padre distinta de lo sagrado: la ayuda al hermano necesitado. Por esa vía caminan muchos hombres y mujeres que no confiesan o no conocen a Jesús, eso no significa que la adhesión a Jesucristo quede anulada. Al contrario, la fe en Jesús siempre conduce al amor y esto es lo decisivo. No hay que esperar al último día. Ahora nos estamos acercando o apartando de los más afectados por la crisis económica, los extranjeros…, en definitiva nos estamos acercando o apartando de Dios.

PD: propongo para la homilía u otro momento de la Eucaristía escuchar una vieja canción de Manzano:”Con vosotros está, y no le conocéis” y ver un dibujo de José Luis Cortés.

LETRA DE LA CANCIÓN: CON VOSOTROS ESTÁ

CON VOSOTROS ESTÁ, Y NO LE CONOCÉIS
CON VOSOTROS ESTÁ, SU NOMBRE ES EL SEÑOR

Su nombre es el Señor y pasa hambre, y clama por la boca del hambriento, y muchos que lo ven pasan de largo, acaso por llegar temprano al templo.

Su nombre es el Señor y sed soporta, y está en quien de justicia va sediento, y muchos que lo ven pasan de largo, a veces ocupados en sus rezos.

Su nombre es el Señor y está desnudo, la ausencia del amor hiela sus huesos, y muchos que lo ven pasan de largo, seguros del calor de su dinero.

Su nombre es el Señor y enfermo vive, y su agonía es la del enfermo, y muchos que lo saben no hacen caso, tal vez no frecuentaba mucho el templo.

Su nombre es el Señor y está en la cárcel, está en la soledad de cada preso, y nadie lo visita y hasta dicen: “Tal vez ese no era de los nuestros”.

Su nombre es el Señor, el que sed tiene, él pide por la boca del hambriento, está preso, está enfermo, está desnudo, pero él nos va a juzgar por todo eso.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Martha

Martha


el 21/11/14
Mateo 25,31-46 este Evangelio para el domingo 23 de
Nov/14, la ensenanza que nos ofrece nuestro Senor Jesucristo esta concentrada en nuestras actitudes du-
rante toda la vida, aunque para nosotros la vida den-
tro de la iglesia sea algo muy importante, sin impor -
tarnos las necesidades de los demas, muy pobre, ham-
brientos, presos, enfermos e innumerables miserias que abundan en este mundo, sera visto por Jesus en
el final de los tiempos como una verdadera desaten -
cion a EL mismo; lo mismo que le hagamos a los que
estan faltos de lo material y del amor, se lo hacemos
a Jesus y llegado el tiempo de rendirle cuentas nos en-
senara como fue nuestra vida, nuestra actitud delante
de los ignorados sera nuestro propio tribunal y el Se -
nor nos aprobara dandonos acceso al Reino o » ver comentario
Me gusta 0
Matias

Matias


el 21/11/14
Que fuerte y tan real!
Es verdad que a veces de la oración hay que pasar a la acción. Pero a veces por miedo o por vergüenza, nos quedamos ahí, estancados. Es un gran desafío empezar a mirar, pero no tanto porque el Señor nos juzgará al final de los tiempos, sino por el mismo amor que Él puso en nuestro corazón.
Dios los bendiga...
Me gusta 0
victoriasnchez

victoriasnchez


el 22/11/14
Con esta fiesta de Cristo Rey,se cierra el Año Litùrgico.
¿Qué clase de rey es es éste, en quién creemos y a
quién seguimos?.
El mensaje de su evangelio es muy claro. El reino de
Cristo,no es de este mundo.Es un reino,de AMOR,de
JUSTICIA y de PAZ.
Su reino,está dentro de nosotros y lo hacemos
presente con las obras que ejercitamos cada día.
Llorando con los que sufren,visitando a los enfermos,
a los encarcelados,desterrando el odio de nuestro
corazón...
Señor:Que no me olvide de tí,que mis ojos,mis manos
mi corazón,estén atentos al sufrimiento del hermano.

Gracias P.Julio César, por la canción "Con vosotros
está".Que hoy nos ofrece en su comentario.
Me gusta 0
Luis Gallis

Luis Gallis


el 22/11/14
Siempre me he negado a admitir la visión de un casti-
go eterno. En el evangelio de hoy se asegura el casti-
go eterno para todos aquellos que no fueron capaces
de atender a los más necesitados: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, etc.
Y yo me digo que es justo aplicar la justicia al que se
porta mal con el prójimo. Pero en las Escrituras se di-
ce que cuando alguien te pegue en una mejilla ofrece
le la otra. Es decir, ni al peor ser humano se le debería
aplicar la horrible pena de un castigo eterno, sin posibi
lidad de arrepentimiento porque, además, cualquier ser humano puede ( seguramente) haber realizado en
el curso de su vida cualquier acción, por pequeña que
sea, en favor de un ser creado por Dios, incluidos cual
quier animal. Así pues, castigo » ver comentario
Me gusta 0
Alejandro

Alejandro


el 22/11/14
Ezequiel ya profetiza sobre la venida de Jesús y su forma de entender la vida. Es es el buen pastor que cuida y da a cada una de sus ovejas aquello que precisa según su situación personal: A la que está perdida, la buscará; a las heridas, las vendará y a las gordas y fuertes las guardará. Incluso nos avisa de los días de oscuridad y nos asegura que nos librará de ellos. En esta ocasión el profeta se refiere a la primera venida del Cristo, pero esto se puede extrapolar a cada uno de nosotros en la actualidad. Seguimos viendo que nos descarriamos, que enfermamos, que andamos a veces entre tinieblas... Y que tranquilidad, Él es el buen pastor y nos prometió que iba ha estar junto a nosotros hasta el fin de los días. En la carta a los Corintios, Pablo nos refiere primero al Cristo » ver comentario
Me gusta 0
Carlos

Carlos


el 22/11/14
Hermano Luis Gallis, el que tu te niegues a admitir una verdad, no significa que esta no exista. Nos guste o no, el infierno existe y es eterno. Dios nos dio la libertad, y si libremente no queremos estar con El, entonces nosotros mismos estamos decidiendo nuestro destino eterno. Es verdad, hablar de un castigo eterno es duro, pero es la verdad por revelación de Dios. Simplemente relee una y otra vez el evangelio de hoy; no son palabras mías, son palabras del Evangelio. Ora mucho por ti y por todos nosotros, hermano Luis, y que Dios te bendiga.
Me gusta 0
gerardo

gerardo


el 23/11/14
Solo una sola cosa, el evangelio no necesita un comentario extra solo necesita una respuesta activa. Senor que te vea y tenga el valor de atenderte.
Me gusta 0
Jorge A.

Jorge A.


el 23/11/14
Gracias Señor por Tu Palabra.
Ya está dicho por los actos de cada uno serás juzgado. Además
de vivir en una sociedad de justicia tendremos que ser juzgados como hemos sido con el prójimo, si lo hemos amado o no.
Cada uno de nosotros sabe cómo ha sido por consiguiente aún tenemos la oportunidad de seguir por el camino que Nuestro Dios quiere.
Es claro el Evangelio de hoy y no hay más palabras para decir las cosas. El mensaje es uno y nada justifica las cosas como son y serán. Sólo pedirle a Nuestro Dios que se haga su voluntad.
Me gusta 0
TXETXU

TXETXU


el 23/11/14
Tenemos que hacernos CERCANOS A LOS QUE SUFREN, como lo hizo JESÚS en su vida. La ÚNICA ley para juzgarnos será la del AMOR.
Me gusta 0
Gonzalo

Gonzalo


el 23/11/14
Jesús nos ha enseñado a ver a Dios como un Dios de vivos. El quiere que disfrutemos el don de la vida. Quedaremos libres del sufrimiento, del dolor, del llanto de la muerte, y de todo lo que nos angustie aquí en la tierra. Jesús, ayúdanos a vivir de tu vida.
Al acabar de la vida seremos juzgados en el Amor, es lo que nos dá un lugar en el reinado de Cristo, que ya está entre nosotros. lo hacemos presente con las obras que ejercitamos cada día.
Me gusta 0
gustavo spallet

gustavo spallet


el 23/11/14
Mateo (25,31-46) estoy espectante, viendo que sucede a mi alrededor, a quien debo ayudar.Nunca me creo salvado, no creo que haga lo que tendria que hacer, pero si me lo propongo, ojala encuentre un lugar el dia de mi muerte al lado del corazon de Jesus
Me gusta 0
Diác. Fernando

Diác. Fernando


el 23/11/14
Terminamos un año liturgico el 2014, En que hemos crecido en nuestra Fé ?, Nos hemos acercado más a Jesús Rey del Universo?
Nuestras obras de caridad asi lo reflegan ? y si no es así, pidamos con humildad perdón e iniciamos éste nuevo año liturgico del 2015, con ganas de amar y de servir a todos aquellos que se nos cruzan en nuestro Diario caminar. Dios Los bendiga. Tunja Colombia
Me gusta 0
Joselito H.

Joselito H.


el 23/11/14
El Senor nos habla en el Evangelio de este domingo del fin del mundo y que cada uno sera juzgado por su actuacion en este mundo, teniendo siempre presente, nuestra colaboracion y ayuda al mas necesitado, que es nuestro projimo. En nuestro diario vivir, suceden estas cosas que Jesus, nos enumera, hermanos que no tienen que comer, que ponerse, que estan enen la carcel o que no tienen donde recliner su cabeza y nos hacemos ista gorda, el Senor, quiere que compartamos con esos indigentes, que por su pobreza no cuentan para nada y que nos pongamos en sus zapatos, a ver comonos sentimos, nosotros.
Me gusta 0
eloisa castillo

eloisa castillo


el 23/11/14
mientras vivo debo caminar al lado de mi amiga la caridad para ganar a Cristo.
Me gusta 0
gabriel garcia

gabriel garcia


el 23/11/14
Amaras a tu projimo como a ti mismo
Me gusta 0
Juan Ignacio

Juan Ignacio


el 23/11/14
Yo creo que la misericordia del Señor es muy grande y que no entiendo que un Padre quiera ccondenarnos para toda la eternidad.
Si nos trajo al mundo fue por su inmenso amor y siempre nos dará la oportunidad de disfrutar de su compañía. Tal vez el gozo y la recompensa será mayor para aquellos que se entregaron más a Él. Tal vez el castigo sea que los que no lo amaron tanto no reciban un gran premio, y su pesar sea que hubieran hecho más méritos para haber podido ganar un mejor lugar cerca de Jesús.
El vivir cada día lo mejor posible sintiendo su presencia y simplemente amando el prójimo como a nosotros mismos nos preparará para partir en cualquier momento.
Me gusta 0
fidel romulo ca

fidel romulo ca


el 23/11/14
gracias padre por esta ayuda, esto nos ayuda a reflexionar personalmente y ayudar a los demas en nustras homilas.... reconocer y vivir el reyno de Dios aqui y ahora, no esperemos a un Cristo lleno de luz, reconozcamos a CRISTO en nuestros hermanos necesitasdos.... una oracion por esas cristianas que son vendidas como esclavas...
Me gusta 0
Carlos

Carlos


el 24/11/14
Hermano Juan Ignacio, no se trata de lo que uno crea o no crea. La doctrina de la Iglesia y del Evangelio afirman la existencia del infierno. Dios no condena a nadie, el hombre se condena solo al no optar por Dios. Por eso debemos aprovechar ese amor al máximo y ganarnos desde aquí el cielo. No hagamos caso de ideologías ajenas al Evangelio y a la Enseñanza de la Iglesia, por muy atractivas que sean. Dios los bendiga.
Me gusta 0
eduardo

eduardo


el 28/11/14
Señor dame fuerzas e inunda con tu espíritu mi corazón para poder AMAR de verdad sin condiciones. AMEN
Me gusta 0
Margarita

Margarita


el 14/3/15
¿Por qué no puedo abrir la descarga en PDF desde la tablet?siempre pasa.gracias.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.