Comentario al Evangelio del

Juan Lozano, cmf

La cuestión del más allá, qué hay detrás de la muerte, siempre será un tema de rabiosa actualidad, pues resulta inevitable a la existencia humana. Hace pocos años una encuesta que sondeaba las opiniones de los creyentes (incluyendo a los no practicantes), arrojaba el dato de que un treinta por ciento no creía en la resurrección. La cifra me parece un poco exagerada y, de ser cierta, habría que revisar de qué tipo de creyentes se trata, pues si no se cree en la resurrección, ¿en qué Dios se cree? Evidentemente en el Dios de Jesús, no. En el evangelio de hoy esta misma pregunta se la hace a Jesús un grupo de descreídos saduceos tratando de ridiculizarle con la ley del Levirato (Dt 25, 5s). “¿De cuál de los siete maridos será la mujer cuando resuciten?” Conciben la resurrección desde los esquemas y parámetros terrenales, como una prolongación de esta vida y no como una plenitud de la existencia donde no hay necesidades afectivas que satisfacer, pues todas estarán más que colmadas.

Al final de este evangelio, Jesús nos recuerda que nuestro Dios es de vivos, y no nos viene mal este recordatorio, pues podemos dejarnos arrastrar por la corriente superficial y simplona que sólo recurre a Él en el momento de la muerte. Cierto que Dios estará con nosotros en ese momento del tránsito (esperemos que a la vida plena y resucitada), pero también y fundamentalmente Dios está y sirve para el momento de la vida, para todos los días; este es el recordatorio de Jesús, “que Dios es un Dios de vivos”.

Santa Cecilia, la mártir a la que hoy recordamos, prefirió entregar su vida, antes que renunciar a su fe en Jesús. Ella, como el resto de testigos que han entregado su vida por Cristo, tenían muy clara su fe en la resurrección, estaban convencidos de que era más grave y doloroso perder a Dios que perder la vida. La mártir de hoy es patrona de los músicos, pues que esta melodía de fondo, que Dios es un Dios de vivos –para todos los días y momentos de nuestra vida- estimule y alegre nuestra percepción espiritual.

Vuestro hermano en la fe: 
Juan Lozano, cmf.

Comentarios
Jorge A. Jorge A.
el 22/11/14
Gracias Señor por Tu Palabra.
Dios de los vivos.

Me gusta 0
TXETXU TXETXU
el 22/11/14
Todos , todos los días, debemos estar dispuestos y preparados para nuestra RESURRECCIÓN, ¿Cómo?. Viendo el mundo a través de los ojos de Jesús, es decir con su estilo de vida. ¿Lo intentamos tu y yo?
Me gusta 0
gustavo spallet gustavo spallet
el 22/11/14
Nos casamos y no podemos vivir el uno sin el otro, somos un dulce complemento y siempre nos ayudamos mutuamente, sin embargo no somos posesiones el uno para el otro, no somos propiedades, el otro logra un complemento conmigo pero para servir a toda la comunidad, ella es un bien para todos, yo soy un bien para todos, de ahi lo que expresa Jesus " no se casan" "son como angeles" san Lucas (20,27-40):
Me gusta 0
Joselito H. Joselito H.
el 22/11/14
En el Santo Evangelio de este dia, el Senor nos habla de la diferencia de este mundo, a la vida en el Cielo, si aqui estamos casados, al morir ese matrimonio se rompe y nadie pertenece a nadie, sino que empesamos una nueva vida muy diferente a la que estamos viviendo en este mundo.
Me gusta 0
richi947 richi947
el 22/11/14
Dios, nuestro Señor es Dios de vivos y no de muertos, aleluya! Que este pensamiento nos guie hoy y siempre.
Me gusta 0
Christian David Christian David
el 22/11/14
Buen día, el link que lleva a la historia de Santa Cecilia no esta habilitado y me gustaría tener acceso a el para conocer su historia y la música de fondo que menciona el párrafo.
Gracias
Me gusta 0
David Ayala David Ayala
el 22/11/14
Es doloroso y triste pero en nuestra iglesia católica todavía hay gente que no cree en la resurrección y se incluyen en quienes piensan que todo termina aquí en la tierra. También es verdad que a muchos de nosotros los creyentes nos falta más fe en la vida eterna y prueba de ello es como vivimos en comunidad, llámase familia o sociedad o iglesia. Creer es dar el testimonio de los mártires como santa Cecilia que sabía que la vida terrena es poca cosa comparada
con el cielo que nos promete Jesús. Yo medito sobre la muerte con mucha frecuencia y considero que eso debe ser sencillamente maravilloso el encontrarnos con el mismo Dios al que vemos por primera vez cara a cara. Si la humanidad se alborozó con la llega de la nave Roseta al cometa, ¿como nos enloquecernos con ese mom » ver comentario
Me gusta 0
Olga E. Olga E.
el 22/11/14
Es cierto que es el asunto del mas alla es un tanto incierto. Nadie a venido a contarlo. Sin embargo la fe y la esperanza en la resurreccion nos es asegurada a los bautizados y sostiene nuestra creencia de cristianos . Nuestro Senor Jesucristo, con su muerte y resurrecion nos ha paticipado de este benefecio. Pero si, tenemos que vivir con la certeza que es un DIOS DE VIVOS y mientras estemos en este mundo, tenemos que vivie con El, para El y en funcion de El
Gracias Senor por estar siempre a mi lado, por ser mi sosten en momentos dificiles y estar presente en mi vida cotidiana. No permitas que decaiga en mi fe y haz que sea testigo de tu presencia en miAMEN
Me gusta 0
carlos carlos
el 22/11/14
El que crea en las palabras biblicas inspiradas por mi Dios tiene que creer que después de la muerte hay vida, osea, los muertos en Cristo resucitaran primero y seremos transformados y seremos como los angeles del cielo, Santo, Santo, Santo, amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.