Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

 

      Tanto hablar del reino, de que nos tenemos que comprometer con el reino, del banquete del reino... y, al final, quizá no estamos seguros de lo que es. 

      Hay quien piensa que el reino vendrá como una especie de cataclismo, que quebrará definitivamente este mundo y esta historia en la que nos ha tocado vivir. Dios reinará entonces y se terminarán todos los dolores. Con la irrupción del reino vendrá también el juicio final y... a cada uno como le pille. Esta forma de pensar parece que se refiere a un Dios que está escondido y con ganas de pillarnos desprevenidos. La condena eterna es una opción posible en esta perspectiva. Si te encuentra la llegada del reino en un mal momento, mala suerte para siempre. 

      Me parece a mí que esa forma de imaginar la venida del reino tiene poco que ver con el Dios de que nos habla Jesús, con su Padre, que “tanto amó al mundo, que envió a su hijo para salvarnos.” No me puedo imaginar tanto esfuerzo y tanto amor para luego tirarlo todo por la ventana y mandar a la mayor parte de la humanidad al infierno para siempre. Tampoco tiene que ver con el Dios que, cuando se quiso hacer presente en nuestro mundo, vino de una forma humilde y silenciosa. Como el hijo de una doncella nazarena. Sin hacer ruido, sin llamar la atención. En pobreza y como el último de nosotros. 

      El reino tiene que ser una manifestación de amor definitiva. El reino tiene que inundar el corazón. Y se manifestará en cosas pequeñas. El reino ya se está produciendo en nuestro mundo cada vez que una persona es capaz de amar como Dios ama. Gratuita y desinteresadamente. El reino acontece cuando creemos en nosotros mismos como hijos e hijas de Dios, capaces de recrear y renovar nuestra vida y la de nuestros hermanos y hermanas desde la justicia y el amor. El reino se hace vida compartida cuando llevamos la eucaristía a la vida y compartimos el pan de la fraternidad con todos los que nos rodean, especialmente con los que más sufren. 

      Sin duda, que esa presencia del reino exige compromiso por nuestra parte y, posiblemente, algo de sufrimiento, como dice Jesús. Pero en absoluto exige ruido ni milagros ni grandes ni ostentosas manifestaciones.

Comentarios
Joselito H. Joselito H.
el 13/11/14
Debemos descubrir en nosotros mismos el Reino de Dios, no esperar a morir, porque, tener el Reino de Dios, es vivir la alegria en nuestro Corazon y compartir esa alegria con nuestros hermanos, haciendolos participle de esa gran experiencia.
Senor, ayudame a a manifestar una verdadera alegria, en el transcurrir de mi vida y que esa alegri sea de Corazon y que inunde a los demas hermanos.
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 12/11/14
El Reino de Dios no es de fuerza y poder sino de amor y justicia de misericordia de comprender a los demás en especial a los más necesitados tanto espiritual y material. Si la Fe no transforma la vida, es una Fe que no sirve de nada. El Papa Francisco define el camino que todo creyente debe recorrer
1.- Encontrados: la vocación cristiana es iniciativa divina nosotros nos adherimos a ella
2.- Alcanzados: somos alcanzados por la gracia vivificante que hace de nosotros criaturas nuevas.
3.- Transformados: cuanto más te unes a Jesus y El se convierte en el centro de tuvida, tanto más te hace El salir de ti mismo, te descentra y te abre a los demás
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 12/11/14
saludos amigos/as. El impostor: como es el impostor?:
Es espectacular, todo lo hace como “un show”, su afán es impactar en las conciencias y manipularlas, hasta lograr esclavizarlas y retenerlas para sus fines personales, este no le interesa buscar la libertad de quienes se le acercan, le intereza es el rating, los seguidores, cuantas venta lleva, los ingresos!!!. El impostor suele usar métodos espectaculares para asombrar y penetrar en la conciencia y anular su capacidad de razonamiento, anularle la fe, es decir apropiarse de la libertad y autoestima. Ya haciendoce creer que es el mismo reino, este impostor, busca ser seguido de aquí para allá, y aunque así limitado de presencia, pretende hacerse de las ovejas arrastrándolas o también arrebatándoselas a los Pastores que se du » ver comentario
Me gusta 0
gustavo spallet gustavo spallet
el 13/11/14
Lucas (17,20-25) Vivir la palabra de Jesus es ya cielo, no hace falta estar muerto para entender lo que es. Cuando vas erguido caminando por la calle diciendo "guia mis pasos Jesus, confio en Ti " sentiras que esta contigo. Nunca fallarle, siempre hacerle lugar , es un entrenamiento constante.
Me gusta 0
ISABEL ISABEL
el 13/11/14
LA PALABRA DE DIOS LEER CADA DIA ES EL MEJOR ALIMENTO DIARIO.
LA CARTA DE PABLO A FILEMON NE HA GUSTADO MUCHO..... Y LA LECTURA DEL EVANGELIO NOS HACE REFLEXIONAR SOBRE LA VIDA QUE LLEVAMOS EN LA UNION CON DIOS.PORQUE EL REINO DE DIOS ESTA .CERCA Y ESTE REINO ESTA EN CADA UNO DE NOSOTROS.
TANTO DIOS NOS AMO PARA ENTREGAR A SU PROPIO HIJO Y LIBERARNOS DEL PECADO
YO RECONOZCO ESE AMOR EN MI
PORQUE EL SEÑOR LLEGO A MI VIDA
PORQUE ESTUVE CAIDA Y ME LEVANTO
ESTUVE TRISTE Y ME CONSOLO
RECURRI A SU AYUDA Y ME ESCUCHO
GRACIAS DIOS POR MIRAR A ESTA POBRE PECADORA CON PIEDAD
Me gusta 0
Jorge A. Jorge A.
el 13/11/14
Gracias Señor por Tu Palabra.
El Reino de Dios está dentro de nosotros. Que complejo hay que sentirlo hay que tener Fe y Esperanza. Que llegarán tiempos mejores. En la vida debemos continuar los pasos del Nuestro Señor Jesús quien nos vino a enseñar el camino para llegar al Reino, pero antes tenemos que vivir en esta vida con sabores y sin sabores, y vivir con la mirada puesta en Dios y nuestro Señor Jesús.
Me gusta 0
gustavo spallet gustavo spallet
el 13/11/14
Lucas (17,20-25) Vivir la palabra de Jesus es ya el cielo, no hace falta estar muerto para entender lo que es. Cuando vas erguido caminando por la calle diciendo "guia mis pasos Jesus, confio en Ti " sentiras que esta contigo. Nunca fallarle, siempre hacerle lugar , es un entrenamiento constante.
Me gusta 0
Alejandro Alejandro
el 13/11/14
El Reino de Dios no es otra cosa que la presencia viva del Cristo en cada uno de nosotros, es el hacer cotidiano de aquellos que hemos decidido que nuestro Señor, nuestro Amo (y digo Amo con plena conciencia no nos escandelicemos), ocupe el centro de nuestra existencia. Un Amo alejado del significado que los hombres le hemos dado, un Amo que da libertad a sus siervos y unos siervos cuya libertad es estar con el Amo, un Amo comprensivo y amoroso, un Amo que no lleva cuentas de los errorer, que nos protege y nos acoge en cualquier situación. Llegará el día en que todas sus criaturas alcancemos SU REINO. Un Reino que espera a todo el mundo, que si es necesario deja a buen recaudo a sus habitantes para ir en busca del que se ha perdido. Gracias Padre, concedenos vivir en tu Reino.
Me gusta 0
Maria Irairte Maria Irairte
el 13/11/14
El Reino de Dios lo encontramos en nosotros mismos, sin esperar a que venga de neuvo el Senor. El primer paso lo estamos ahciendo ya nosotros desde el isntante que loa ceptamos con obediencia, con discernimiento, con obediencia sin temores . Lo demas que importa lo que pase , si ya lo encontre desde ahora mismo. Creo que lod emas vendra por anadidura. Mientras gozo de El aqui en la tierra porque el guia mis pasos y confio que todo lo que pasa es para poder llenarme de El y nutrirme mas de todo lo de El. GLoria a ti Senor. Amen
Me gusta 0
candida. A candida. A
el 13/11/14
Para mi el reino de Dios lo podemos vivir dia a dia solo tenemos que ovedecer lo que a Dios le agrada por que si hacemos todo lo contrario estermos viviendo un infierno pero si no tenemos a Dios en cuenta no nos dariamos cuenta como estamos viviendo y enves de esperar una gloria tendriamos un infierno GRACIAS DIOS POR TODO LO BUENO QUE ERES, AMEN.
Me gusta 0
isidro isidro
el 13/11/14
El reino de DIOS esta en cada uno de nosotros, cada uno de acuerdo a su voluntad mira si quiere descubrirlo o no, nosotros sabemos lo que esta mal antes de hacerlo, no necesitamos de otro para que nos lo diga, el mismo DIOS a traves del Espiritu nos previene del mal que vamos hacer o estamos haciendo, asi que por nuestras propias acciones estamos decidiendo si entramos a no al reino celestial.
Me gusta 0
nora rivera nora rivera
el 13/11/14
Padre eterno, bien claro nos lo dice en la oracion del padre nuestro, la oracion que tu nos ensenas a orar cada dia,"venga a nosotros tu reino y agase tu voluntad en la tierra como en el cielo."El diario de llevar mi propia cruz, el diario de soportar y sobrellevar el sufrimiento de un esposo adicto al alcohol y a los juego de maquinita donde parte del sueldo de una semana se queda hay.2 hijos adictos al vicio que por mas tratamiento que aigan tenido solo Dios con una palabra sulla vastara para sanarlos y escuchar tantas personas que te dicen dejalos y continua tu el camino.Pero no eso no lo quiere Dios. Nuestro Dios quiere que cojamos nuestra cruz y aun con el sufrimiento seguir orando y perseverando en la oracion en que el senor rompa esas cadenas que los atan y que puedan dar testimonio » ver comentario
Me gusta 0
danilo71 danilo71
el 13/11/14
cuando jesus cristo y todo su reino de amor entra en nuestro corazon en nuestra mente y en nuestra alma destruye el mal
Me gusta 0
Delia Chavez Delia Chavez
el 13/11/14
Gracias por su refleccion biblica. Es verdad que el Reino de Dios esta entre nosotros, y lo hemos sentido, cuando ayudamos a aiguien, simpemente con una sonrisa al que esta trizte, una llamada al amigo que lo tenemos olvidado, un favor a la Persona que necesita, ahi estamos construyendo y preparandonos para la benida del reino. Y hay que hacerlo con alegria y amor, por que es estar haciendolo a Jesus mismo, como lo dice en la Sagrada Escritura.
Me gusta 0
U.SALDANAM M. U.SALDANAM M.
el 14/11/14
Me parece muy atinada la conceptualización de la Hna.Cándida A. respecto a qué es y en donde está el REINO. Una interesante ejemplificación de esta situación la muestra el opúsculo "Los 10 Mandamientos, Qué Valor Tienen Hoy", de Benjamín Martín Sánchez, ISBN 84-7770-122-19 en su Capitulo "La Actualidad del Decálogo", pps. 8 a 14, mostrando comparativamente como sería nuestra vida citadina diaria (a) Si todo mundo cumpliéramos fielmente los diez Mandamientos (Reino de Dios), vs (b) Si de repente todos dejásemos de cumplirlos. ¡ Dos situaciones muy interesantes y gráficamente, por decirlo así, opuestas y contradictorias ! Saludos respetuosos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.