Comentario al Evangelio del

Oscar Romano, cmf

A la paz de Dios:

Sigue Jesús donde le habíamos dejado: en la comida, en el banquete. Debía ser bueno porque alguien pensó que si éste era así, cómo sería el del Reino.

Y Jesús que no pierde ocasión aprovecha para aclarar que la invitación está hecha, que se puede apuntar el que quiera. Pero resulta que cada uno tenemos nuestros quereres (y así como que no quiere la cosa: ¿cuáles son los nuestros, en qué liga jugamos?). Campos, bueyes, casamientos… Cada uno tenemos nuestras cosas, nuestro “mañana le abriremos para lo mismo responder mañana”.

Y nos manda salir a los caminos a buscar a pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos (ver el evangelio de ayer). La repetición aquí tiene sentido de signo.

Todavía queda sitio... En la casa de mi padre hay muchas estancias. Si el Evangelio nos habla de alegría, de banquete, de fiesta… ¿dónde se nos ha quedado la frescura? ¿Por qué para tantos hermanos nuestros hablar de Jesús, Evangelio, Iglesia… suena a tiempos oscuros y pasados? Hay algo que no hemos sabido hacer.

Salgamos hoy a los caminos y a quien nos encontremos le invitamos al banquete.

Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano, cmf.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Héctor I Ramos
Héctor I Ramos

el 4/11/14
Que refrescante levantarse en la mañana y leer diariamente las lecturas del día para comenzar las faenas con la alegría de que Jesús nos acompaña todo el tiempo.
Me gusta 0
HUGO RIOS
HUGO RIOS

el 4/11/14
Puede interpretarse que salir a buscar a ciegos, lisiados, cojos, etc. también se refiere a nosotros en sentido espiritual porque no siempre rechazamos la invitación por tener cosas importantes que hacer si no que (mal que nos pese) no creemos en el banquete celestial.
Me gusta 0
Jorge A.
Jorge A.

el 4/11/14
Gracias Señor por conocer Tu Palabra.
Dios todo lo días nos muestra como debemos ser y vivir la vida con fe y esperanza, ahora como vamos, si nos llama tenemos que ir, pero cuando tenemos que ir?? o cuando nos llama?? No se trata de decir ahora voy, sólo llega el momento.
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 4/11/14
Dichoso l que coma eln el banquete del hijo de Dios,Ciertamente los invitados a ese banquete, no fueron dignos de estar en esa celebracion, porque las ocupaciones del mundo no les permitian paraticipar. .Asi el Senor, nos extiende, diariamente esa invitacion, para participar en el banquete, que Jesus, nos presenta diariamente en la Sagrada Eucaristia y siempre estamos dejando esta invitacion, para otro dia, quizas, cuando querramos participar ya no Habra tiempo.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 4/11/14
Excelente Comentario. Si el señor siempre nos esta invitando a su banquete, es mas nos manda a buscar, cuantas veces nos llegan grupos misioneros a nustras casas a brindarnos la palabra del señor, que en forma figurada es parte del banquete que Jesus nos dejó para deleitar, disfrutar discerniendo, mientras nos preparamos para poder llegar al gran banquete en la casa del Señor.Amen.
Me gusta 0
olga E
olga E

el 4/11/14
La promesa sigue estando presente. Siempre habra espacio para quien se decida seguir el modelo que Jesus nos vino a plantear. El nos invita a todos. Esta en cada cual aceptarla o rechazarla.
Que el Espiritu que desde el bautismo habita en cada uno, nos permita aceptar la invitacion que el Senor nos ha hecho, simplemente por que nos ama
Me gusta 0
R.VELIN
R.VELIN

el 4/11/14
Jesus nuestro hermano y amigo es el único que puede llenar el vacio que existe en el interior de nuestro corazón El es el verdadero justo, nosotros somos débiles y su gracia y misericordia noos hará fuertes, Dios nos invita a la generosidad que compartamos los bienes materiales con los demás, además a todos nos invita al gran banquete es decir a la Eucaristía en donde la mayoría no puede recibirlo su conciencia o el pecad no le permite alimentarse del alimento Espiritual y de esa manera se pone una serie de prestestos y se dice mañana lo are o cuando pueda o tenga tiempo y ese día no llega jamás para muchos .
Me gusta 0
Antonia Ruiz
Antonia Ruiz

el 4/11/14
El Señor nos invita a cada momento
a su gran banquete, pero muchas veces le dejamos por otras cosas que no son tan importantes, por que lo primero que debemos hacer es acudir al llamado del Señor como por ejemplo: asistir a misa, darle gracias por el nuevo día etc. Seamos
Verdaderos católicos de corazón.
Me gusta 0
José María G.
José María G.

el 4/11/14
Que cierto es ese salmo, mañana le abriremos, para responder lo mismo mañana). Nuestras vidas pasan en un suspiro y nos creemos eternos, y que aún hay tiempo. Nosotros somos los criados, que tenemos que salir al camino, para invitar al gran banquete del cielo y además GRATIS, a todos los que nos rodean. Un abrazo.
Me gusta 0
adriana
adriana

el 4/11/14
Senor te pido que me des la sabiduria , la humildad , tu mensaje ,para asi atraer a los que estan apartados de ti a tu Banquete y se deleiten en ti .
Me gusta 0
Alejandro
Alejandro

el 4/11/14
Que contraste entre lo dicho a los Filipenses por Pablo y el evangelio de Lucas ¿no? Mientras que el primero nos habla de la humildad de todo un Dios que se hace hombre, en el segundo nos dice todo lo contrario: unos hombres que se creen Dioses. Mientras que Dios acude a nuestra llamada enviándonos a su propio hijo y no precisamente a un banquete sino a una muerte y una muerte de cruz; nosotros los hombres le damos larga a su invitación, rechazamos la más suculenta de las comidas: el Banquete Celestial. Y ¿por qué? Muy sencillo, siempre hay algo muy importante que hacer. No será que es una mera escusa para no comprometernos, para no quitarnos de ninguno de nuestros pequeños caprichos, de nuestras inútiles comodidades. Pero que torpes podemos llegar a ser... rechazar el Reino de Di » ver comentario
Me gusta 0
Roberto RB
Roberto RB

el 6/11/14
Desgraciadamente los quereres de este mundo nos alejan cada vez mas del camino del Señor.
Mañana no existe hoy. Hoy es el momento, si hoy se va sin que hayamos buscado a aquellos que no conocen a nuestro padre y se los hayamos dado a conocer, entonces habrá sido un día desperperdiciado, ya no existe y no se podrá recuperar, se fué, tampoco el ayer existe, solo hoy, y de la única manera posible de que podamos pagar a Dios nuestro Señor tantas y tantas bendiciones que nos da hoy es dandote a conocer a los que no te conocen.
Gracias Señor por el Hoy.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.