Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

El Reino de Dios es en todos estos domingos y en la predicación de Jesús el eje central del Evangelio. Esta vez el Reino es comparado con un banquete de bodas, un Rey que celebra la boda de su hijo, invita a ella a la gente importante: “tienen tierras, negocios…”, pero todos tienen otros intereses que les importan más. Es curioso que no acudan a la invitación, siendo el Rey quien invita, es una afrenta, por eso el Rey envió sus tropas y acabó con ellos. Puede tener su explicación: quizás el Rey era el mismo Rey de la cruz, de los humildes y de los pobres. Quienes rechazan a los pobres no pueden sino rechazar a un Rey que les cambia los esquemas. Para ir al banquete o entrar en el Reino los menos preparados parecen los más dispuestos, los de “los cruces de los caminos”, (¿les suena, de los domingos anteriores?).

El texto también nos acerca a la Eucaristía, símbolo del Reino, es el banquete del hijo, del esposo, que establece con nosotros una relación de amor. El que pretenda entrar en el banquete debe dejar a un lado sus intereses y negocios, porque lo importante es compartir con Dios y los hermanos la misma mesa. Por eso se invitará a los de los caminos, a los que no tienen tierras ni negocios, a los excluidos y marginados que están en los cruces, a buenos y malos. El banquete, el Reino, como dice la primera lectura de hoy es “para todos los pueblos” (Isaías), es universal, es católico. Por eso nuestra Iglesia, nuestra Eucaristía, no debe casarse con las clases sociales de mayor prestigio y dinero, es para todos, no puede ser que los pobres están en la puerta pidiendo y los de dentro cantemos “los pobres hemos puesto la esperanza en Ti”, aunque sea remotamente los marginados de las encrucijadas y de las periferias deben ser invitados y estar dentro.

Mateo introduce al final la idea de que los invitados deben ser conscientes de que entrar en el Reino implica revestirse interiormente con el traje del banquete. Es la exigencia de Reino: hemos sido invitados gratis y por amor, pero algo debemos hacer para que el amor no quede en bellas palabras. No es abaratando el cristianismo, (bautizamos a todos), como contribuimos a su universalidad, quizás sólo lo prostituimos. El celo por ser misioneros y extender el Evangelio, debe llevarnos no a la fácil componenda, sino al cambio interior profundo. El Evangelio del Reino no parece admitir vías intermedias, estamos invitados todos, no estamos obligados, pero si aceptamos nuestra vida debe cambiar. Comprender la universalidad del Reino y las exigencias para entrar en él es el tema que nos ocupa hoy. ¿Cuál es el criterio, el traje?: el amor fraterno por encima de todas las demás cosas, aunque aparentemente las normas, las leyes, e incluso nuestros planes pastorales, parezcan importantes.
Hoy es el día del Pilar, patrona de España y de la Hispanidad, María sabe de esto, ella canta que Dios: “desbarata los planes de los arrogantes, derriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide de vacío”. Atentos, quizás sea este el criterio definitivo.

 

 


Foto por Aine

Comentarios

Deja tu mensaje:

victoriasnchez

victoriasnchez


el 10/10/14
En este Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario,S.Mateo
nos presenta otra parábola:la del "Banquete de Bodas".
El objetivo fundamental de la misma,debe ser, el que tomemos en consideración,que el Señor quiere la
salvación de todos los hombres.
El Señor,nos está invitando continuamente al
banquete,nos abre las puertas,quiere que llevemos
una actitud de conversión, de aceptación,con traje
de fiesta...lo que supone una conducta limpia y un
corazón lleno de "AMOR".
Cabe preguntarnos:¿Estamos dispuestos a responder
a ésta llamada?.¿Qué tipo de invitado soy?¿Cúal es mi
traje..?
Cierto,que todos buscamos la salvación y la felicidad,
pero,tal vez,no en el lugar apropiado y sin el
verdadero traje de fiesta,el de gala..el de la gracia divina.
La Eucaristía,que Jesús n » ver comentario
Me gusta 0
José María G.

José María G.


el 11/10/14
Hoy solo quiero decir, !!! VIVA LA VIRGEN DEL PILAR¡!! Y la Guardia Civil.
Me gusta 0
Joselito H.

Joselito H.


el 12/10/14
El Senor, nos invita a participar del vanquete, que desde hace mucho les tiene preparado, a aquellos que aceptan la invitacion y lleven puesto el traje de su gracia, para que no suceda como aquel invitado que fue al vanquete sin traje y fue expulsado de la fiesta, por no estar preparado. El Senor, siempre nos extiende la invitacion y nosotros debemos responder a ese llamado que nos hace a cada instante a nuestro interior.
Me gusta 0
Marcelino Chile

Marcelino Chile


el 11/10/14
El traje que debemos llevar a la Boda esta diseñado desde nuestro Bautismo. Es un traje compuesto por tres piezas. La Fe, La Esperanza y la Caridad.
Esta inspirado en el mensaje del Evangelio de Jesucristo.
Me gusta 0
Félix OColombia

Félix OColombia


el 12/10/14
La. Vestimenta que el Señor quiere es nuestra actitud interior, sin sentimientos de odio, rencor, venganza, avaricia , explotación y. Mucho menos. Con actitudes de exclusión donde pensemos que los demás también son hijos del mismo padre, no podemos pensar que nosotros somos los únicos que podemos salvarnos. Porque ese. Puede ser un grave error, el pensar. Que somos perfectos.
Me gusta 0
Adelène

Adelène


el 12/10/14
"Los ricos no pasarán por el ojo de una aguja" La mal interpretación de esta frase ha generado recentimiento,envidia y las diferencias sociales. Existen ricos muy generosos y pobres muy ambiciosos. Invito a que tomemos conciencia del Traje de Amor, Bondad, Transparencia para compartir con todos nuestros hermanos que somos hijos de Dios. sin distinguir raza, estrato o género.
Me gusta 0
U.SALDAÑA M.

U.SALDAÑA M.


el 12/10/14
Para la parte final de la Parábóla: "Tú, Cristiano que has aceptado entrar a la Iglesia ¿portas el traje adecuado, es decir, una vida pura y responsable? No pensemos que el invitado sorprendido sin traje era cualquier "pobre ignorante". En aquel tiempo se usaba proporcionar a los invitados a los festines sendas túnicas que utilizarían en las mismas. Este invitado fué un "irresponsable" y por eso fué
sorprendido sin el ajuar adecuado y llamado de atención.
Algunos no descubrimos en el Evangelio libertad y nueva existencia y no las acojemos como nuestras. ----->> La SALVACION no debería ser tan solo "lograr escabullirse del infierno" (que por sí solo debe
constituir ya un grandísimo logro), sino "alcanzar, con la gracia de nuestro Santo Dios dicho Estado, en toda su p » ver comentario
Me gusta 0
Laura Leonor Da

Laura Leonor Da


el 12/10/14
Leyendo el Nuevo Testamento descubrimos que el traje nos hace recordar Bautismo, Primera Comunión, Confirmación nuestro SI que dijeron nuestros Padres al Bautizarnos, muchos han quedado en el camino, otros, otras lo seguimos, nuestro compromiso o condición indispensable para entrar al REINO DE DIOS es el sí al amor asía nuestro prójimo
“Señor te pido la gracia de seguir aprendiendo amar a mi prójimo, para seguir participando de este maravilloso banquete”
“Dejarnos caer en los brazos del Señor y sé libre para siempre; libre para ser el hijo de Dios que el Señor quería que tú fueras desde un principio.”
Bendiciones
Me gusta 0
Laura Leonor Da

Laura Leonor Da


el 12/10/14
¿Conoces lo que es realmente una plegaria desesperada?…
Nos quejamos de lo que engordamos en Navidad o si tenemos demás nuestras mesas se encuentran llenas y cuando hay tantos que desearían tener un pedazo de pan.
Nos quejamos de las “desgracias” que solo a nosotros nos pasan…
No seamos egocéntricos, egoístas hay otra realidad…
Nos quejamos porque no somos felices, porque no somos capaces de ver las GRANDES cosas que Dios no pone diariamente en nuestras vidas…
Bendiciones
Me gusta 0
pablo enriquer

pablo enriquer


el 13/10/14
siempre el reino de los cielos tendra un lugar para nosotros
Me gusta 0
Carlos Calderón

Carlos Calderón


el 13/10/14
Debemos vestirnos con el traje de la humildad para ser dignos de entrar a la Fiesta del Señor!
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.