Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      Los discípulos de Jesús eran gente normal, muy normal, como nosotros. Y andaban preocupados con las cosas que a nosotros también nos preocupan. La pregunta por quién era el más importante entre ellos era fundamental. Servía para conocer la jerarquía del grupo. Se conoce que ya estaban pensando en el momento en que desapareciese el “jefe”. Y luego estaba el deseo de que el grupo tuviese el monopolio del seguimiento de Jesús, de su sabiduría, de su magia. 

      Son dos cuestiones fundamentales. La primera sirve para ordenar las relaciones dentro del grupo. El que está arriba y los que están abajo. Y los mandos intermedios. Se entiende que el que está arriba tiene privilegios. Poder y autoridad y derechos adquiridos. Los otros están para servirle y atenderle. Él ya tiene la responsabilidad de “mandar y organizar”. Es un quebradero de cabeza tan grande que es normal que tenga sus compensaciones. Desde mejores sueldos hasta mayores atenciones y comodidades. Así funcionamos las personas. 

      La segunda sirve para poner una distancia entre nosotros y los otros, entre nuestra tribu y la otra, entre nuestra familia y la otra, entre los que hablamos una lengua y los que no la hablan, entre los que han nacido aquí y los forasteros. Las fronteras tienen que estar claras para que todos nos sintamos seguros. Luego, pasamos a ser rivales porque los otros siempre nos termina pareciendo que son una amenaza para lo nuestro. 

      Jesús se mueve en otra dimensión. Los que le siguen renuncian al poder y a la jerarquía. “El más pequeño entre vosotros es el más importante”. Por el más pequeño se entiende el más débil, el menor, el ignorante, el pobre, el enfermo. Y todos los demás se mueven a su servicio. El cristiano no es tal para ser servido sino para servir. Las palabras son fáciles de entender pero vivirlo en la práctica es más complicado. Sino miremos a nuestra propia historia. 

      Y claro, deja de haber fronteras. Ya no hay distinción entre nosotros y los otros. Ninguna distinción. Para el Abbá todos somos hijos e hijas. Todos iguales. Nadie tiene monopolios ni privilegios. El discípulo no pasa la vida marcando fronteras sino abriendo puertas y tendiendo puentes. El que tenga oídos para oír que oiga.

Comentarios

Deja tu mensaje:

joselito H.

joselito H.


el 29/9/14
Vemos, en la primera lectura, como el Senor prueba a Job, insinuado por la maldad de Satana, acabando con todos los bienes que Job poseia, pero, Satana, no pudo acabar con la paciencia de el Siervo de Dios y tranquilamente, Job decia el Senor me dio todo esto, y el Senor me lo ha quitado, vine desnudo al mundo, y desnudo me voy del mundo.
Tambien, el Evangelio de hoy, nos habla de que el Cristiano, noesta en el mundo para ser servido, sino, para server y el mas humilde aqui en la tierra es el que Dios usa, para grandes obras.
Me gusta 0
albertoraúl

albertoraúl


el 29/9/14
El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor.»-Dios es mi fuerza. María su madre me auxilia y me guia ante la debilidad de creer que soy poderoso.
Me gusta 0
José María G.

José María G.


el 29/9/14
Que enseñanza tan bonita la del libro de Job! Dios se lo dio todo, y le quitó todo, mientras nos dan , que bonito es la vida, pero si nos quitan , nos preguntamos que mal hemos hecho para merecerlo. Cuando lo teníamos ¿.Nos lo merecíamos ? ,eso es lo que hay que preguntarse, nacemos, vivimos, tenemos, carecemos, morimos, por que Dios lo quiere así, y El es Padre y todo lo que hace , lo hace por nuestro bien. El no lo dio y El no lo quito bendito sea el Señor.
Me gusta 0
Araceli

Araceli


el 29/9/14
En ocasiones las dificultades mueven nuestra condición humana y nos desesperamos, pero como decìa Santa Teresa la paciencia todo lo pude y si agregamos amor y fe a pesar de las adversidades, Dios nos da la fuerza para salir avantes, y hoy en el evangelio Job es un gran ejemplo de esto.
Me gusta 0
Araceli

Araceli


el 29/9/14
En ocasiones las dificultades mueven nuestra condición humana y nos desesperamos, pero como decìa Santa Teresa la paciencia todo lo pude y si agregamos amor y fe a pesar de las adversidades, Dios nos da la fuerza para salir avantes, y hoy en el evangelio Job es un gran ejemplo de esto.
Me gusta 0
Jorge G. Lazo S

Jorge G. Lazo S


el 29/9/14
Lo que nos paseen , en la vida, debemos tomarlo con serenidad, confiando, en que el Señor nuestro Dios, no, nos abondonará.
pensemos, siempre , que Dios nos da lo que mejor , nos conviene.
Oremos , siempre, despojándonos, de todo, lo que nos hace daño.
Gracias Señor, por tu amor y misericordia.
Me gusta 0
Carlos

Carlos


el 29/9/14
Algo interesante es que Jesús no niega que se debe liderar o tener algún cargo sobre otros. El asunto es cómo liderar y servir al mismo tiempo. Sólo se lidera de manera cristiana cuando se sirve a los demás a través del puesto de autoridad. Lo difícil es no creerse el puesto y seguir siendo líder -si fuera el caso- pero con un corazón humilde y aferrado a lo esencial, no a las cosas del mundo.
Me gusta 0
mirtha.py

mirtha.py


el 29/9/14
Ayyyy. . .hombre, espera a que toque tu cuerpo, como a Job, espera a que la debilidad afloje tus piernas, a que tu economía se recienta, que tus seres queridos, tus amigos, se vayan alejando(como le pasó a Job) y verás qué facil es perder paciencia, y hasta protestar ante Dios.. . Ayyyy. . .hombre.
Me gusta 0
isidro

isidro


el 29/9/14
El verdadero cristiano no da mas importancia a lo material, el verdadero cristiano sabe que su crecimiento debe ser espiritual, lo demas viene por añadidura, el servicio es lo que cuenta, si jesus que es nustro salvador y redentor hijo de DIOS. vino al mundo a servirnos, hasta dio su vida por nosotros, y dijo el mas humilde de ustedes será el mas grande, es el amor a los demas lo que nos hace mas grandes ante el señor.
Me gusta 0
Alma Polo

Alma Polo


el 29/9/14
Este pasaje nos enseña además que no debemos mirar al otro por encima de los hombros y los que son así con nosotros debemos orar y pedirle a Dios que lo perdone por su ignorancia
Me gusta 0
neyris soto

neyris soto


el 29/9/14
El señor es my fuerza, mi roca y salvación. En cristo todo lo puedo porque me fortalece. Cogidos de la mano de Dios nada nos podrá faltar ni hacer falta, si abrimos el corazón y nos dejamos llevar de su mano protectora,vemos que con su amor es suficiente. No apegarnos a lo material y servir a los demás como Jesús lo hizo.

Me gusta 0
Andres Jimenez

Andres Jimenez


el 29/9/14
El poseer riqueza material solo para mi bienestar es un tipo de adoración al materialismo y desde este punto de vista la mayoría somos idólatras ya que el sufrimiento ajeno no nos importa y no somos capaces de compartir algo que nos sobra mucho menos dar algo hasta el punto que nos duela. (espero poder aplicar ésto en mi vida).
Me gusta 0
Covarrubias

Covarrubias


el 29/9/14
Cuando tenemos todo damos gracias al Senor pues tambien cuando lo perdamos devemos agradesercelo. Y no perder la Fe, ya bendra la buena nueva.Pues es asi como Job nos dice llegamos desnudos y desnudos nos bamos solo permitenos cuando. nos llames hir llenos de ti
Me gusta 0
Inmaculada

Inmaculada


el 29/9/14
Respaldo totalmente el comentario de Mirtha.
Aprovecho este momento para solicitar, humil-
demente, que repasemos los escritos antes de
publicarlos. Hace tiempo que deseaba mencio-
nar esto
Inma
Me gusta 0
R.VELIN

R.VELIN


el 29/9/14
Para los buenos momentos GRATITUD para los malos mucha ESPERANZA. Nunca pierdas la Fe,los mejores comienzos vienen después de los peores finales.E l hombre que se arrodilla ante Dios sabrá estar en pie ante cualquier situación difícil,Porqué afanarnos con lo que dura poco ,mejor dar mayor importancia a lo espiritual eso es eterno al final nada nos llevaremos de lo manterial hecho en la tierra solo las aciones positivas hechas al projimo nos servirán en la enterniddad
Me gusta 0
juanmarcos

juanmarcos


el 30/9/14
es una llamada de atención a muchos cristianos, orgullosos, autoritarios, discriminadores, que se creen elegidos para encaminar correctamente a los más pequeños, se olvidaron de la humildad y el servicio con que Jesús nos anima a evangelizar.
Me gusta 0
del Cid A.

del Cid A.


el 30/9/14
Si fueramos particpe del ejemplo de Job, en vida seriasmos sabios, los tiempos lo permiten................
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.