Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

Queridos amigos:

“Tenía ganas de ver a Jesús”, dice el Evangelio de Herodes. Nos recuerda lo de aquellos griegos que le pidieron a Felipe: “Queremos ver a Jesús”, o de Moisés: “Muéstranos, Señor, la gloria de tu rostro”, o el salmista: “Buscaré, Señor, tu rostro”. Qué buen deseo, ahora corrompido en Herodes, por el recelo y el cotilleo frívolo ante “los milagros” que contaban de Jesús. Se verán las caras en el momento de la Pasión, pero no se saldrá Herodes con sus pretensiones.

El miedo a la fuerza y poder que emanan de la vida misma de los profetas, Juan y Jesús, se apodera del virrey Herodes. Como siempre, el poder mundano pretende utilizar e instrumentalizar, en su provecho, la buena fama de los profetas. Antes, había matado a Juan, para quitarse la pesadilla de la competencia. Este Herodes, distinto del de la muerte de los Inocentes, nació el año cuatro, antes de Jesucristo y murió el año 39 después de Cristo. Abandonó a su mujer para juntarse a Herodías, la mujer de su hermano. Ahora, como antes de la muerte de Jesús, el virrey se empeñaba en calmar su curiosidad con una de esas acciones maravillosas que comentaban del Maestro de Nazaret. Jesús nunca se enfrentó con él, pero se mantuvo firme; incluso, en una ocasión llegó a llamarle “zorro”. La curiosidad de Herodes suscitó el misterio de la identidad de Jesús. Había opiniones para todos los gustos: si era Juan resucitado, o Elías, o alguno de los antiguos profetas. La dificultad venía de la dialéctica entre las esperanzas de un Mesías,  político y grandioso, y la sencillez del profeta de Nazaret. De hecho, no consiguieron acertar con su identidad. Pero Jesús nos ha enseñado dónde reconocerlo.

Hoy, la figura de Jesús sigue moviendo la curiosidad y el interés de muchos. Hace más de dos mil años que una losa cerró la entrada a su sepulcro. La mayoría, entonces,  creyó que todo había acabado para siempre. Y sigue vivo, y removiendo tantas vidas. Tantos han vivido y muerto por amor a él. También ahora sigue la frívola curiosidad, el despiste, el consumismo religioso fácil. El Cristo hippy o guerrillero, el Gospel, el Jesucristo Super Star, el Cristo de la camiseta, émulo del Che Guevara. Por no hablar del Cristo y sus mensajes terribles de ciertas revelaciones y apariciones que tanto furor, mágico y místico, despiertan. Lo tenemos tan fácil… Leamos, ahondemos, oremos el Evangelio; aquí está la fuente viva de la revelación de Dios a los hombres, aquí podemos dibujar exactamente al Cristo enviado por el Padre. Todo tan sencillo en sus parábolas y milagros, en su Muerte y Resurrección. Nos invitamos, pues, sus seguidores a confesarlo, a amarlo, a seguirlo, a imitarlo, a vivir y morir por él.

Comentarios
Zoila Grullon Zoila Grullon
el 25/9/14
Amen.....ensename a seguirte y a servirte, no por miedo, sino con amor y por amor a ti mi señor JESUS.
Me gusta 0
joselito H. joselito H.
el 25/9/14
Aunque las autoridades tenian el dominio en la tierra y disponian de la muerte de personas Justas como el caso de Jesus, no podian cotrolar la divinidad de Jesus, que fue acusado injustamente y como sabemos con su poder y como lo habia dicho resucitaria al tercer dia, por eso el Virrey Herodes, estaba asustado, al ver que Jesus habia vencido la muerte y habia vuelto a la vida y para confundir a las gentes decian que Juan habia vuelto, pero Herodes estaba consciente que El mismo habia dado la orden de descapitar a Juan.
Esto, nos permite pensar que como dije al principio, estas autoridades solo, tenian su dominio en la tierra, pero ese dominio fue dado por Dios y al resucitar Jesus, ninguna autoridad tenia control sobre El.
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 25/9/14
Herodes está intrigado por las cosas que oye de jesus el deseo de Herodes era pura curiosidad y capricho hace conjeturas acerca de Jesus y dice ¿ Quién es,pues,éste de quien oigo decir tales cosas?. Y ciertamente capta algo de su grandeza, pero cae en el error de compararlo con figuras del pasado ya conocidas como hoy en día a la mayoría de los Catolicos esta pasando que oímos hablar de las maravillas que hace Jesus en los hermanos a aún así dudamos de El y creemos que es otro más no el hijo ungénito de Dios que vino por amor al mundo y nos trajo la salvación sin el nada podemos hacer la vida es pasajera todo es vanidad nada hay nuevo bajo el sol,al final nada nos llevaremos todo lo que vemos es pasajero lo espiritual el amor es eterno. Hermanos Jesus es una novedad y para com » ver comentario
Me gusta 0
isidro isidro
el 25/9/14
Hoy todavia vemos muchos Herodes, apesar de tantas maravillas que vemos de manos de él, de tanto que oímos de él, y de tanto que nos hablan de él, seguimos incredulos ante todo, pero sentimos la curiosidad y nos salta la duda que tal que si, pero por no comprometernos con él, nos hacemos los sordos y continuamos mustra vida desordenada que es lo que nos facina.
Me gusta 0
Andres Jimenez Andres Jimenez
el 25/9/14
De verdad que tenemos ganas de ver a Jesús! pero recordemos que a Él lo podemos ver en el hermano que sufre, en el enfermo, en la madre soltera, en el anciano y si ayudamos a nuestros hermanos además de ver a Jesús también lo ayudamos a Él.
Me gusta 0
Leocadia Leocadia
el 25/9/14
Estupendo el comentario para comprender este Evangelio.
Frivolizar a Jesús.
Hace unos días una persona me dijo que la Iglrsia está para ayudar a los pobres, y yo dije que sí. Pero me faltó más respuesta. La Iglesia está para enseñarnos el Camino de la Salvación, que no es otro que Jesús. Ayudar a los pobres también. Pero es que Iglesia somos todos. Todos tenemos esa obligación.
Me gusta 0
Domenico Domenico
el 25/9/14
Creo que todo pasa menos el amor y la palabra de Jesús, el ser humano es vanidoso, vivimos afanandonos por lo que vamos a comer y vestir, sin percatarnos que nuestra mirada siempre tiene que estar puesta en el rostro de nuestro señor Jesucristo, y sus innumerables maravillas, que unidos a el nada nos faltará, que todo se nos es dado por añadidura en el tanto permanezcamos unidos y abrasados a nuestro señor Jesús y salvador, claro que hoy todavía a muchos Herodes con poder solo en la tierra, y dado por dios, pero sin temor a Dios, insensatos, incrédulos, sin ponerse a pensar cuantas maravillas, cuanta misericordia y amor nos tiene el señor. que lindo es amar al nuestro señor Jesucristo.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.