Comentario al Evangelio del

Conrado Bueno, cmf

Queridos amigos:

Solo la finitud humana puede explicar tanta ceguera. La palabra y el comportamiento de Jesús son claros como el día. El Dios que nos revela Jesús es el Padre de la compasión. El evangelista Lucas ilumina, como ninguno,  esta convicción con parábolas, signos y sentencias que salen de la boca de Jesús. En un solo capítulo, el 15, confirman este juicio las parábolas de la oveja perdida, de la moneda perdida y del hijo pródigo. 

Basta con fijarnos en el modo de moverse los personajes en escena. Primero, la mujer pecadora. De improviso, irrumpe e interrumpe a los comensales. Entra decidida, sin mediar palabra, sin rubor, aunque conocida por su mala fama. Se dirige al Maestro, y lo colma de atenciones: se coloca a sus pies, a los que baña con sus lágrimas, los enjuga con su cabellera, los besa y los llena de perfume. Es la mujer agradecida a la bondad de Jesús. En esta pecadora pública sorprendemos a todas las personas excluidas en la vida: leprosos, pecadores, homosexuales, recaudadores, extranjeros. Salta, en seguida, Simón, el fariseo. De entrada, ha tenido el gesto de invitar a Jesús, pero pronto aparece la vena moralista; queda horrorizado de que tal mujer se atreva a tocar a Jesús. ¡Cómo va a ser profeta! Es incapaz de enternecerse y mirar las lágrimas agradecidas; al revés, juzga la conducta de Jesús, le puede la ley, la norma de siempre. Miremos, pues, a Jesús. Empezó aceptando la invitación “del enemigo”, y ahora no siente escrúpulo de que una pecadora le abrace. Ve el corazón, y el amor y gratitud que atesora. Es el profeta de la compasión, sencillamente la ama, la perdona, admira sus gestos.

Jesús siempre está a punto para el perdón. Un perdón sin condiciones. Solo nos queda abrirnos a su amor, y experimentar su clemencia. Para ello, como la mujer pecadora, hemos de sentirnos necesitados de la misericordia de Dios. El fariseo soberbio de la parábola bajó del templo no reconciliado. Si, como Simón, nos creemos dueños de la verdad y, en actitud moralista, juzgamos y condenamos a los otros, ¿cómo vamos a estar dispuestos al perdón? Escuchemos a Jesús que nos dice “Vete en paz”. Esta paz es fruto del encuentro con Jesús. El amor de Dios borra y purifica todo lo malo que pueda socavar la bondad en nosotros. Si así lo sentimos, miraremos a los demás con los ojos de Jesús, incluso a los pecadores. Y nos sorprenderemos de cuantas cosas buenas habitan en el corazón de la gente; como la gratitud de la mujer pecadora. Todos caben en la Iglesia; a nadie vamos a apartar o excluir. No hagamos caso a esos que gritan en el anonimato de Internet: “Que se vayan”, “Que los echen de la Iglesia”. De hecho, Jesús comenzó citando al Levítico: “Sed santos  como yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo” y remató su discurso proclamando: “Sed compasivos. Como vuestro Dios es compasivo”.

Comentarios

Deja tu mensaje:

R.VELIN
R.VELIN

el 17/9/14
El humano ve las apariencias juzga y condena como raro de la sociedad en donde no se da en cuenta es tambien hijo de Dios y hermano nuestro,en cambio Jesus ve el corazon der hombre lo ama y perdona,admira sus gestos y su encuentro con el enfermo o pecador produce paz verdadera,hay que tener en cuenta todo lo que tenemos y somos es por gracia y misericordia del creador de lo visible y lo invisible.Hermanos pidamos al Espíritu Santo nos de el don de Sabiduria para dercernir lo que viene del mal y del bien y de esa forma nosotros tambien ser misericordiosos con el projimo
Me gusta 0
Jose del Carmem
Jose del Carmem

el 18/9/14
Muchas gracias hermano cierto que la compasion de Jesus traspasa nuestras limitaciones, es impredecible, no se puede contener. Sin embargo Pablo da muestras de que la gracia actua en el y apesar de haber perseguido a la misma Iglesia (su cuerpo) a ese pecado El lo confieza y de ello surge el gran perdon, se hace llamar "indigno" y da espacio a la gracia a que actue ela Fuerza del Espiritu de Cristo " el muerto,sepultado y resucitado".
Diria aqui camina la iglesia, donde abunda el.pecado abunda la gracia si se permite actuar esa potencia transformadora.
Aqui es donde esta lo incompresible para nosotros, lo portan los hombres y mujeres pero no es de ellos, solo va con ellps.
Santa mMadre Refugio de los confesores, permite que pueda habrirme a su perdon, por cualquoera que sea nuestro peca » ver comentario
Me gusta 0
Nestor Valdivie
Nestor Valdivie

el 18/9/14
PERDONA SWÑOR MIS PECADS Y DAME LA GRACIA DE PRDONAR A MIS HERMANOS ,HIJOS TUYOS !!!!!
Me gusta 0
joselito H.
joselito H.

el 18/9/14
El Senor nos muestra en este dia, el amor que siente por los pecadores, cuando se humillan y piden perdon, vemos el caso de esa mujer pecadora, como sin ser invita a la casa de este fariceo, entra y en seguida se arrodilla ante Jesus y con sus lagrimas enjuga sus pies y con sus cabellos lo limpia, siendo ella una granpecadora, pero el Senor mirando su sinceridad se arrepiente y Jesus les perdonas sus pecadores.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 18/9/14
Muchas gracias por esta reflexion, eso es lo que sucede a diario en nuestro mundo en la sociedad, toda persona que se cree un poco mas que el otro, la mira con desprecio y la cree peor que él, simplemente rechazamos a la persona por que esta mal vestida, porque no habla bien, porque tiene apariencia distinta, etc; solo por eso las juzgamos y la vemos mas miserable, que tristesa que no entendamos el amor que DIOS nos pidio ofrecer a nuestro semejante, queremos y esperamos recibirlo, pero no pensamos que otros esos a los que consideramos menos que nosostros lo necesitan mas y de nosotros, poruqe de DIOS ya lo tienen, nos condenamos quienes no damos amor, a quienes lo necesitan, El que da amor abre las puertas al cielo.
Me gusta 0
Pedro Anibal
Pedro Anibal

el 18/9/14
Queridos hermanos, Hoy solo queda agradecer a Jesús por tanto amor y por su infinito perdón, una vez mas demuestra con hechos lo muchos que nos ama, su Misericordia es eterna, nos inculca asimismo a perdonar así como nos perdona, seamos como Dios compasivos y Misericordiosos, vivamos agradecidos que día a día el Señor esta pendiente de nosotros y nos provee de todo pese a nuestras indiferencias.
Gracias Señor por darme tanto amor a cambio de nada y bendecirme siempre asimismo a mi familia sin merecerlo.
Me gusta 0
NMorillo
NMorillo

el 18/9/14
Muy linda la lectura de hoy llena del amor, comprensión y sabiduría inmensa que Jesús nos enseño. Que Dios este con nosotros y que los llene siempre de bendiciones, que nuestros corazones estén llenos de amor de perdón y de pureza siempre.
Me gusta 0
herminia
herminia

el 18/9/14
Bendiciones. Mientras leo la reflexión viene a mi mente lo que esta haciendo nuestro querido Papa, que recién ha celebrado un matrimonio entre una mamá soltera y un divorciado.
Jesucristo también nos dice "No sigan la corriente del mundo, dejense renovar su mente".
Que nuestra mamita María nos ayude a ser compasivos y misericordiosos como lo es nuestro Padre Celestial.
Me gusta 0
Chonita
Chonita

el 18/9/14
Es sorprendente la misericordia del señor, solo necesita un arrependimiento de corazòn y ver a los hermanos como el nos ve, recordemos es estar a gradecidos siempre recordando constantemente nuestra pequeñes humana, benciciones ...
Me gusta 0
Esperanza
Esperanza

el 19/9/14
Gracias por la reflexión tan clara, sin embargo yo tengo confusión porque pienso que abusamos de la misericordia de Dios, cuando llevamos una doble vida o una vida irregular, por ejemplo una relación con una pareja casada o con un sacerdote, esto es normal o es pecado?, o no importa porque Dios nos perdona siempre?, les agradezco me ayuden a entender esto, el Señor les bendiga
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.