Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

El evangelio de hoy certifica lo que afirmábamos el domingo pasado: no basta con hacer una hermosa confesión de fe, sino está fundamentada en una experiencia. Pedro había confesado a Jesús como el Mesías, alabado por Jesús por su confesión de fe y puesto como piedra, fundamento de la comunidad; al poco tiempo es duramente amonestado por no ser consecuente con todo lo que está implícito en esa confesión: “Quítate de mi vista, Satanás”. Pedro pasa a ser el modelo de creyente cristiano.

Es sincero y espontáneo en lo que dice y hace, no es diplomático, es más afectivo que racional, las contradicciones son constantes en su vida: confiesa al Mesías y se opone a sus sufrimientos; saca la espada para defender a Jesús y lo niega ante una criada; no quiere que le lave los pies y luego pide que le lave entero; dice eso no puede pasarte y no está al pie de la cruz; es llamado a bautizar a una familia pagana y no se decide… Pedro es un santo humano y cercano.

Tenemos que llegar a decir con él, lo que nos dice Jeremías en la primera lectura:” Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; me forzaste y me pudiste. Yo era el hazmerreír todo el día, todos se burlaban de mí. Siempre que hablo tengo que gritar “Violencia”, y proclamar “Destrucción”. La palabra del Señor se volvió para mí oprobio y desprecio todo el día. Me dije:”No me acordaré de él, no hablaré más en su nombre”; pero la palabra era en mis entrañas fuego ardiente, encerrado en los huesos; intentaba contenerlo, y no podía” (Jeremías 20, 7-9). Esta debe ser nuestra historia de seguimiento, como la de Pedro, piedra que se fue puliendo y murió en la cruz como el Maestro.

Jesús establece las condiciones para seguirle: negarse a sí mismo y tomar la propia cruz. Para escuchar el evangelio de hoy se necesitan corazones recios, pero desconfiados de sí mismos; acostumbrados a enfrentarse con la dureza de la vida y que no escapan al sufrimiento. No son situaciones especiales, son suficientes las que la vida nos trae durante años y de las que tarde o temprano, nadie escapa: problemas familiares, enfermedades, sacar adelante la familia y el trabajo, soledad, limitaciones psicológicas, vació y oscuridad durante años en la oración y celebración, apostolado generoso sin frutos… No es fácil ser cristianos adultos, porque Dios también quiere nuestra felicidad, no es un aguafiestas, quiere que tengamos gusto por la vida, el placer, la fiesta. Jesús no buscó el sufrimiento y no quiere que lo busquemos nosotros, pero lo que desea es que no huyamos de nuestra fidelidad al evangelio y el Reino y luchemos por la felicidad de los oprimidos, marginados, excluidos. Jesús no nos invita a sufrir, sino a amar, aunque nos pueda acarrear la persecución de los que viven mejor y con más privilegios.

Son los crucificados los que acaban triunfando, el que pierde la vida el que la encuentra, las paradojas de Jesús, por eso renegar de sí mismo y cargar con la cruz, no es renunciar a la vida feliz, sino aprovecharla mucho mejor, es optar por una felicidad más profunda y amplia para todos, que nace de la experiencia comunitaria y del seguimiento. Y es que en las actuales circunstancias: “¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si malogra su vida?”, no son buenos tiempos para la lírica.   
PD.: de la felicidad podemos hablar otro día.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Pedrito

Pedrito


el 28/8/14
Gracias Señor por dejarnos ver en tus evangelios experiencias como la de Pedro. Cuántas veces también nosotros somos Pedros: algunas veces entregados con todo y otras tan distantes. Pero no por eso Pedro dejó de ser la piedra sobre la que se edificó la Iglesia. Gracias Padre celestial por enseñarnos que por nuestras debilidades recibimos la corrección necesaria pero no perdemos tu infinito amor.
Me gusta 0
Martha

Martha


el 28/8/14
San Mateo en su Evangelio para el proximo domingo 31 de Agosto, consolida que no hacemos mucho si te-
nemos grande Fe y poco entendimiento sobre la mis-
ma. Como dice el P.JCRioja en su Homilia, Pedro supo
reconocer en Jesus, al Mesias porque era grande su
Fe, pero no entendia las implicaciones que tenia "ser
el Mesias" , el simplemente pensaba copmo hombre,
pretendiendo que Jesus pensara como hombre tam -
bien; asi somos los humanos, a veces queremos que
el Senor piense y haga lo que queremos, que se adap-
te a nosotros , en lugar de nosotros adaptarnos a EL.
En este Evangelio Jesus nos hace conocer sus requisi-
tos para seguirlo , siendo esto , olvidarse de si mismo
y cargar su cruz, no huirle al sufrimiento, pero tampo-
co buscarlo, aunque parezca contradictorio, EL quiere
» ver comentario
Me gusta 0
victoriasnchez

victoriasnchez


el 29/8/14
En el evangelio de este Domingo XXII del Tiempo
Ordinario,Mateo,nos presenta a Jesús, explicando a sus discípulos,y en ellos a nosotros,quien es El.
Cual es su camino...
Nos invita,vivir a su estilo,llevando la cruz de cada día,
renunciando a nosotros mismos,si queremos de verdad ser sus discípulos.
La cruz,sìmbolo del dolor,del sufrimiento....es ley de vida,está en el interior de nuestra experiencia humana
El camino de la resurrección, entra por el camino del sufrimiento.
Cierto, que cuando el dolor nos oprime, nuestras
certezas y seguridades se hunden en una extrema
soledad.
Las pabras.de los que nos rodean son insuficientes ...
De ahí, las palabras de Jesús; "Quien quiera venir
conmigo......que cargue con su cruz y me siga..."
( Mt.16,34 ).
Preguntémonos:¿Có » ver comentario
Me gusta 0
holiiiiii

holiiiiii


el 30/8/14
suige al señor
Me gusta 0
victoriasnchez

victoriasnchez


el 30/8/14
En el evangelio , de este Domingo XXII del Tiempo
Ordinario, Mateo,nos presenta a Jesús,hablando a sus
discípulos,y a nosotros,de quien es El, y de su estilo de vida....si de verdad queremos seguirlo.
El camino de la resurrección,entra por el camino del
sufrimiento.
La cruz,simbolo del dolor,del sufrimiento...es ley de
vida,está en el interior de nuestra experiencia humana
Cierto,que cuando el dolor nos oprime,nuestras
seguridades y certezas,se hunden en una extrema
soledad.
Las palabras,de las personas que nos rodean ,son
insuficientes...
De ahí, las palabras de Jesús: "Quien quiera venir
comigo...que cargue con su cruz y me siga. Mt.16,34
Preguntémonos:¿Como son nuetras dificultades...?
¿Sabemos llevar la persecución,la incomprensión...?
¿S » ver comentario
Me gusta 0
Isabel

Isabel


el 30/8/14
El que carga con su cruz y sigue a Jesús ,para mi es vida en realidad mas bonita, con mas serenidad pues se sabe que es esta vida terrenal nos mas que un punto en la eternidad,una preparación para una viada futura mucho mejor; es por eso que tenemos que apegarnos alos Evangelios para tener una mejor calidad de vida más abundante en amor hacia nuestro hermano haciendo presencia con ayuda ó tiempo.
Me gusta 0
jorge burbano

jorge burbano


el 30/8/14
a nadie le gustaría el lugar donde lo van a martirizar, pero Jesús, nos invita a ir a la "Jerusalén del hoy de nuestras vidas, de nuestros pueblos y ciudades", para poder dar la vida por los más débiles, los más tristes, los pobres, los marginados.
Me gusta 0
Graciela

Graciela


el 31/8/14
Que evangelio maravilloso!!!!
Me gusta 0
Belkis Castro

Belkis Castro


el 31/8/14
Yo soy feliz por la familia que Dios me dio y le dio Gracias a el toda mi familia, por mis padres, por mi hermanos, por mis tías, tíos, por mi esposo, por mi hija
Me gusta 0
Belkis Castro

Belkis Castro


el 31/8/14
Yo soy feliz por la familia que Dios me dio y le dio Gracias a el toda mi familia, por mis padres, por mi hermanos, por mis tías, tíos, por mi esposo, por mi hija
Me gusta 0
Belkis Castro

Belkis Castro


el 31/8/14
Yo soy feliz por la familia que Dios me dio y le dio Gracias a el toda mi familia, por mis padres, por mi hermanos, por mis tías, tíos, por mi esposo, por mi hija
Me gusta 0
Romulo Castro

Romulo Castro


el 31/8/14
gracias por ayudarnos en la reflexion, nos sirve de mucho me gustaria que me llegue sus reflexiones a mi correo...
Me gusta 0
Myrna Enid

Myrna Enid


el 31/8/14
Las lecturas de hoy nos invitan a dejarnos seducir por el Senor. Y dejarse implica que lo hagamos voluntariamente, no por obligacion porque el Senor nos creo libres y nunca nos va a obligar a nada. El quiere que le sigamos y que le amemos pero libremente. Y en el evangelio nos aclara la manera en que debemos hacerlo: negarse a si mismo y cargar la cruz. Negarse es dejar de pensar en en uno mismo, en no querer siempre ser el centro de todo, en olvidarse del "yo" y pensar en el "tu". Y ahi es donde muchas veces encontramos la cruz porque no es facil anteponer la necesidad del otro a la tuya propia. Tampoco es facil aceptar las dificultades, el desempleo, la enfermedad, y el sinnumero de obstaculos que se nos presenta en nuestro diario vivir. Pero una cosa si debemos tener bien claras: qu » ver comentario
Me gusta 0
MEnrique

MEnrique


el 31/8/14
La cruz q nos pide cargar, es un sufrimiento que tiene sentido cuando haces la voluntad de Dios, y eso es lo que no queria ver Pedro, por eso cuando nosotros queremos hacer nuestra voluntad, lo que nos parecer mejor, lo mas comodo, lo mas facil, y no aceptamos lo que Dios quiere, es cuando nos duele y entramos en el sufrimiento q nos hace llorar, pero si aceptas todo lo que el Señor quiere pues no tienes porque llorar todo lo contrario solo te aferraras a Dios y sentiremos la verdadera Fé, porque estamos haciendo su voluntad.
Por ejemplo:
- Invitale a comer a tu casa a esa persona qu no la pasas o que ella siempre te maltrata o se burla de ti y Tú pidele perdon. ¿Podras hacerlo?, No esperes a que el otro lo haga.
- Si un ladron en la calle te asalta con un arma y despues cuado esta » ver comentario
Me gusta 0
sebastian

sebastian


el 3/9/14
genial
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.