Comentario al Evangelio del

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:

El evangelio de este domingo es duro y sorprendente, parece estar en contradicción con lo que creemos es uno de los principios de Jesús: amar a todos los hombres sin distinción. Jesús no atiende a los ruegos de una mujer que no pertenecía a su pueblo ni a su religión: era una cananea. Llama la atención que no contento con eso, Jesús se justifique diciendo: “Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel”. Como no bastaba para convencer a la mujer la contesta duramente: “No está bien echar a los perros el pan de los hijos”, ella repuso: “Tienes razón, Señor, pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos”. Finalmente vista la fe de aquella mujer, le concede lo que pedía.

El texto refleja muy bien la situación de la primitiva Iglesia, que le cuesta abrirse a los pueblos paganos, (recordemos la controversia entre Pedro y Pablo). No se tenía en cuenta la primera lectura de Isaías que escuchamos hoy: “a los extranjeros los traeré a mi Monte Santo…”, el peso de los prejuicios, la raza, la religión y las costumbres era demasiado fuerte. En este sentido el relato puede ser visto como una ocasión de presentar la universalidad del Reino, a pesar de la lucha de Jesús con aquella mujer.

Y es qué, para comprender este evangelio, debemos empezar por el final. Jesús cura a la hija de aquella mujer, vista su gran fe. De no mediar la fe, no había nada que hacer, Jesús no quiere ser considerado como un milagrero sin más, quiere entablar una relación distinta con quienes lo sigan o pidan algo. El Reino llega a todo hombre que se abre a la fe, la aceptación de la mujer se fundamenta en su actitud de fe. Jesús termina el relato con una alabanza que curiosamente destina a esta mujer cananea y en otro lugar a un centurión romano: “Mujer, qué grande es tu fe”. No es casualidad que la confianza en Dios la encontremos también fuera del mundo judío y cristiano.

La universalidad del Reino no debemos confundirla con la universalidad de la Iglesia, no es cuestión de números, sino de gente que vive una experiencia de Dios, puede parecernos raro que el Reino se manifieste también fuera de nuestras estructuras, esquemas, maneras de pensar. Dios tiene sus caminos para que ninguna “cananea”, (pagano, alejado, secularizado y otras expresiones que usamos entre nosotros), se quede con las manos vacías teniendo una “fe tan grande”. No creamos que porque nos llamamos cristianos, todo está resuelto en nuestra pertenencia al Reino. La fe es dejar que Dios obre como mejor le plazca, entretanto, nosotros nos dedicaremos a vivir el evangelio y reconocer en otros, aunque no participen de nuestras celebraciones y organizaciones, la presencia del Reino.

Esta mujer fue insistente, se puso de rodillas y aceptó los reproches, escuchó de boca de Jesús una de las frases más duras del evangelio, pero “venció” a Jesús, se rompieron las barreras de la religión, la raza, el género, se universalizo el Reino. Como diría San Pablo: “No hay judío ni griego; no hay ni esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3,28).Y Él, la concedió su gracia y el cumplimiento de sus deseos: “En aquel momento quedó curada su hija”.  

Comentarios
Pedrito Pedrito
el 14/8/14
Un libro que cambió muchísimo mi relación con Dios fue "Dejar a Dios ser Dios" de Carlos G. Vallés. En él se cuentan anécdotas de vida de un sacerdote en otra cultura y formas de ver a Dios. Muchas veces nosotros enmarcamos a Dios tratando que Él hago lo que a nosotros mejor nos parece, pero Dios actúa de otra manera. No es que tal vez nuestros deseos sean malos, sino que no tenemos conocimiento de la misión que hay para cada cosa, para cada situación. Dejemos que Dios sea Dios como en el caso de esta mujer cananea a la que Jesús, conociendo su fé, le hace varios reproches para al final dejarnos a todos una lección de vida, una lección de fé.
Que Dios bendiga a todos los lectores juiciosos de Ciudad Redonda y a quienes hacen posible su existencia.
Me gusta 0
Martha Martha
el 14/8/14
Muy instructive este Evangelio de San Marcos, para el
proximo domingo dia 17 de agosto; en el se habla de
Fe, la grande fe que tenia la mujer cananea al recono-
cer a Jesus como el Mesias, pidiendole la curacion de
su hija que estaba siendo torturada por los demonios
que tenia dentro de su cuerpo. Muchas veces, hasta
los que se llaman ateos, cuando se ven en situaciones
dificiles y que no pueden resolver por ellos mismos pi-
den la ayuda de Dios, quizas eso fue lo que le paso a
la mujer no judia al pedir ayuda a Jesus, pero EL pro-
bo su fe, ejercitandola con su silencio primero y des -
pues con una frase dura, vio como la mujer no cejaba
en su empeno y vio como su fe salia fortalecida des -
pues de su fingida arrogancia. Su peticion le fue conce
dida de inmediato. A veces » ver comentario
Me gusta 0
silvia silvia
el 16/8/14
la lectura de este evangelio me hace ver como la fe en nuestra vida nos permite abrirnos a Dios solicitandole cosas para nuestra vida que necesitamos
asemejandonos a la mujer cananea. Invito a que nos atrevamos, Dios nos escucha, esta cerca espera peticiones de nosotros si son necesarias nos las dara.
Me gusta 0
victoriasnchez victoriasnchez
el 16/8/14
En el evangelio de este Domingo XX del Tiempo Ordinario
el evangelista Mateo,nos presenta a Jesús en la curación de la hija de la mujer cananea.
Que ratifica,la eliminación de fronteras,entre judios y
paganos.
Porque Cristo ha venido para derribar fronteras ,
muros....y crear un solo pueblo,el pueblo de Dios.
Sin distinción de razas,de culturas o de religiones.
La fe de esta mujer cananea,era tan grante que no
dudó en acercarse a Jesús y gritar:¡ "Ten compasión
de mi"!. ¡Señor,mi hija tiene un dmonio muy malo"!.
Jesús no se resiste y alaba públicamente la fe de esta
mujer.
"Mujer,¡qué grande es tu fe ! ".Que se cumpla lo que
dices". Y su hija quedó curada.
La fe de esta mujer cananea cuestiona la nuestra.
El mensaje cristiano,es amor y respeto a todos.
Hoy » ver comentario
Me gusta 0
anitalira anitalira
el 16/8/14
el señor me invita a no jusgar alos que estan fuera de la iglesia..todos pueden vivir su fe asu manera , jesus no mira si eres cristiano ,pagano o ateo..el mira lo que hay en el corazon,,me dice que viva el evangelio y anuncie el reino de dios,que no me importe laraza ni el genero todos somos de cristo jesus..
Me gusta 0
ALfonso ALfonso
el 16/8/14
No me parece correcto el comentario que hace Martha. Lo digo con todo mi respeto hacia ella. Pero ese no es el tema del Evangelio de la mujer cananea. Dejemos atrás nuestros esquemas religiosos-católicos para poder entender por dónde pasa Dios y cómo es su mirada.
Me gusta 1
gabriela gabriela
el 16/8/14
En muchisimas ocasiones he exigido a jesus que actue en mi vida conforme a mis caprichos,sueños ,metas que yo misma me he propuesto y nunca he tenido el valor de decirle que quiero hacer su voluntad, porque tengo temor de que su voluntad sea dura en mi vida, este evagelio me anima a pedirle a Jesus, Fe ,similar a esa fe de la Cananea que aunque no era judia tuvo el valor de pedir y la firmeza,de no perder la confianza de que su insistencia iba a logran cumplir su peticion
Me gusta 0
yariza yariza
el 17/8/14
A JESUS NO LE IMPORTA QUE ESTA MUJER SEA EXTRANJERA EL LO QUE QUIERE ES QUE ELLA UNA VEZ RECIBIDO LA LIBERACION DE SU HIJA NO PERMITA QUE VUELVA DE NUEVO AL PECADO QUE LE ESTABA MATANDO A SU AMADA HIJA EL LA CUESTIONA PARA QUE SE DE EL CAMBIO DE VIDA A TRAVES DE LA FE Y EL AMOR .
Me gusta 0
Sem. Alexander Sem. Alexander
el 17/8/14
A veces decimos buscamos a Dios solo en los momentos de necesidad, nos pintamos a un dios de farmacia. En este evangelio Jesús nos dio una pequeña lección. La mujer cananea demuestra que a pesar del momento de necesidad su fe superaba la situación que estaba pasando, y esto mismo se lo hizo ver a Jesús. La mujer también adopta una actitud que hay que resaltar, la cual fue "la sumicidad". A nosotros nos cuesta tanto ser sumisos y humildes, ojalá también nosotros podamos ser insistentes ante el Señor y aceptemos cualquier cosa que él quiera para nosotros.
Me gusta 0
Ricardo Ricardo
el 17/8/14
Recordemos que:
1. la cananea va a ver a Jesús y expresa su fe en Él como Mesías.
2. Los discípulos de Jesús intervienen intercediendo por ella
3. La fe tiene un contenido concreto: Jesús (mirar la segunda lectura, en efecto Pablo quiere que le sigan los de su raza en su reconocimiento de Jesús como Mesías salvador)
4. El Reino se exiende fuera de la Iglesia preparando a los gentiles (de los que nosotros formábamos parte antes del bautismo) para su encuentro con el único mediador entre Dios y los hombre: Jesús. Aquí (si nos dedicamos en serio a evangelizar) o en la otra vida.
5. Si olvidamos esto hacemos vana la cruz de Cristo. No da lo mismo ser cristiano o no serlo, de lo contrario Jesús murió en vano.
Me gusta 0
LUISITO LUISITO
el 17/8/14
todos venimos de DIOS y asi EL debemos regresar, somos creacion de EL, su palabra y su amor que es JESUS es para todos . La lectura me hace comprender que somos nosotros los hombres que en nuestro afan de glorificar a nuestro PADRE DIOS incurrimos en el error de dividirnos o separarnos, olvidandonos que todos somos una sola FAMILIA, HIJOS DE UN MISMO PADRE
Me gusta 0
Esteban Esteban
el 17/8/14
Para Dios nada es imposible
Me gusta 0
Domingo Domingo
el 17/8/14
Dejar a Dios que sea Dios o dicho de otra forma: Dejar que actue en mi corazón como a Él le plazca. Son las dos cosas que más han resaltado para mi del relato del evangelio de hoy.
La fe de la cananea, conmovió a Jesús.

Me gusta 0
Martha Martha
el 17/8/14
Contestacion a Alfonso : Amigo lamento no haber coin
cidido en tu preferencia de objetivo para comentar en
este Evangelio, el tuyo al parecer fue la Universalidad
del Reino, la mia fue La Fe de la mujer no judia. Lo siento. Saludos amigo.....
Me gusta 0
natica natica
el 18/8/14
que reine el señor jesus
Me gusta 0
nathalia nathalia
el 18/8/14
que reine el señor jesus
Me gusta 0
Martha Martha
el 18/8/14
Gracias Jose del Carmen, por preocuparse por esta con
troversia entre hermanos de FE.
Saludos .......
Me gusta 0
lLuis Angel Ros lLuis Angel Ros
el 20/8/14
Bendito y alabado sea mi Señor Sacramentado. Doy gloria a Dios por recibir el evangelio, y las lecturas a diario y muchas Bendiciones a ustedes.
Luis.angelrosero@gmail.com
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.