Comentario al Evangelio del

Fernando González

Queridos amigos y amigas:

La historia de José y la parábola de los viñadores homicidas tienen muchos puntos en común. Por eso la liturgia las propone juntas. En ambos casos, se narra la suerte de un personaje (José en un caso, el primogénito del dueño de la viña en otro) que, por envidia, es eliminado: mediante su venta como esclavo o directamente por asesinato.
Para sus hermanos, José era un iluso: Por ahí viene el soñador. Para los labradores, el hijo del dueño era un obstáculo: Este es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia.

En el camino de la Cuaresma, los dos relatos bíblicos nos “hablan” de Jesús. También él es un soñador. Amado por el Padre, sueña con hacer ver a todos los seres humanos su condición de hijos e hijas de Dios. Sueña con un mundo en el que el reinado de Dios acabe con la violencia, la injusticia, la inhumanidad. Pero no se limita a soñar. Acepta visitar la viña de su Padre (Visita, Señor, tu viña, la cepa que tu diestra plantó y que tú hiciste vigorosa). Al llegar a ella, se da cuenta de que no es bien recibido por los labradores (Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron).

A medida que Jesús fue presentando la novedad del Reino, comprendió que su vida corría peligro. Su sueño no encajaba con los sueños de quienes se consideraban los “fieles de Dios”. Y lo hace ver a través de sus parábolas. Es curiosa la explicación que ofrece hoy el evangelio de Mateo: Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír sus parábolas, comprendieron que hablaba de ellos.

¿Por qué tendemos a rechazar los “sueños” de Dios que no encajan con nuestras expectativas religiosas? ¿Aceptaríamos a Jesús hoy si él echase por tierra muchas de nuestras concepciones, rutinas, prácticas sobre Dios?

¿Cómo visita hoy esta viña nuestra el hijo del dueño de la viña? ¿A través de qué signos visibles sigue Jesús llegando a nosotros? ¿Cómo acogemos su visita? ¿Lo aceptamos? ¿Lo rechazamos?

Vuestro hermano en la fe:
Fernando González

Comentarios
R.VELIN R.VELIN
el 20/3/14
LA ENVIDIA NO NOS DEJA CRECER MEJOR DAR GRACIAS A DIOS POR EL OTRO Q PROGRESA,EL AMOR DE PAPÁ DIOS ES INMENSO ENVÍA A SU HIJO PARA Q LO ESCUCHEMOS EL ORGULLO DE NUETRO CORAZÓN SE MATA EL SUEÑO DE JESUS LO APARTAMOS DE NUESTRAS VIDAS SE QUIERE VIVIR SIN SU AYUDA EN DONDE EL HOMBRE SIN DIOS ES NADIE, OH SEÑOR SANA NUESTROS CORAZONES PARA AMARNOS LOS UNOS CON LOS OTROS,ENSEÑANOS A SER AGRADECIDOS SOLO TU ERES BUENO
Me gusta 0
Rafael Carazo Rafael Carazo
el 21/3/14
Señor, perdona mis infidelidades.
El ejemplo de tu hijo yo no lo sigo, aún y cuando estoy consiente de mis malos actos para con mis hermanos.
Me ciega la envidia y el rencor, al punto de olvidar mis promesas de cristiano comprometido con tu obra evangelizadora.
De que me sirve servirte, si mi alma permanece sumergida en sentimientos reñidos con tu doctrina de amor y esperanza.
Apiadate Señor de este que quiere seguir tu camino sin enmendar sus errores.
Me gusta 0
Joselito H. Joselito H.
el 21/3/14
Jesus, nos muestra en las lecturas de este viernes de cuaresma, su venida a este mundo, y el rechazo de muchos que no creyeron en su mensaje, hoy, tambien, hacemo lo mismo, el Senor, nos envia diferentes mensajes, a traves, de su palabra, ya sea en la Eucaristia o en reflexiones y seguimos sin aceptar su palabra.
Me gusta 0
Mirtha C. Mirtha C.
el 21/3/14
LA palabra de Dios me llego al corazon por su paciencia , amor y misericordia gracias a R.Evlin por su comentario especialmente la ultima parte la tendre como jaculatoria.
Me gusta 0
Teresa Teresa
el 21/3/14
Dios mio, te pido ayuda, saname.
Me gusta 0
gustavo spallet gustavo spallet
el 21/3/14
Gracias Fernando es perfecto tu comentario. Lo que me llama la atencion en este evangelio es la ingenuidad del padre.Que grande es tener un corazon totalmente ingenuo, que todo lo ve esperanzador, que ve lo bueno en los otros, que te recibe siempre alegre, como los niños, aun a costa de morir por los demas.
Me gusta 0
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 21/3/14
Por ahí se ha dicho que: " La envidia es un degeramiento mental ", es por eso que hoy le pido perdón a Dios por éste tremendo pecado; Señor Jesús, te pido que cuando Tú regreses encuentres en nosotros abundante fruto y estemos listos para devolver la viña con abundante fruto: " Esta viña: nuestro espíritu , alma y cuerpo en abundancia para Tí". Amén
Me gusta 0
ANA I. NUÑEZ ANA I. NUÑEZ
el 21/3/14
ESTE MENSAJE NOS PONE A REFLEXIONAR QUE ESTAMOS HACIENDO CON NUESTRAS VIDAS RECONOCEMOS A JESUS EN EL DIA A DIA, EN NUESTRAS DIFICULTADES, EN NUESTRAS ALEGRIAS.
EN ESTE MUNDO DE HOY HAY MUCHO QUE HACER CON LA HUMANIDAD PORQUE NOS ESTAMOS DEJANDO LLEVAR POR LA CARNE NO POR EL ESPIRITU QUE ES QUIEN NOS DIRIJE Y NOS DA LA FUERZA PARA SEGUIR CAMINANDO EN ESTE MUNDO QUE SE TORNA CADA VEZ MAS DIFICIL.
QUE DIOS NUESTRO SEÑOR NOS BENDIGA Y NOS AMPARE Y NOS DE SU GRAN MISERICORDIA.
Me gusta 0
Pedro Anibal Pedro Anibal
el 21/3/14
Queridos hermanos, Dios trata por todos los medios de hacernos entender que somos sus herederos y nos provee de todo cuanto existe en el mundo, y en varias oportunidades nos advierte que el camino a seguir es el angosto que muchas veces nos parece difícil pero no imposible de seguir, por eso queridos hermanos, hoy es cuando tenemos que hacer un alto a nuestras tareas diarias y preguntarnos ¿que estoy haciendo por el Señor? ¿en verdad le doy parte de mi tiempo al Dios que me dota de todo cuanto necesito? ¿o acaso espero caer en desgracia para ir a solicitar su ayuda?, seamos conscientes que sin Dios no hay salvación ni vida eterna, que hagamos lo que hagamos vamos a llegar a un mismo destino y siempre estaremos ante la mirada de Dios por que Él es todo amor, misericordia y nunca se c » ver comentario
Me gusta 0
anamendoza anamendoza
el 21/3/14
Jamás el camino de Dios me había parecido tan difícil. Cuando creces y aprendes a escuchar lo que verdaderamente quiere decirte te das cuenta que es cuesta arriba pero al final, la vista vale la pena.
Me gusta 0
Adriana P. Adriana P.
el 21/3/14
El Señor nos anuncia la traición y su muerte. Escuchemos su palabra, que nos libera y nos hace dignos hijos de Dios y hermanos de Jesús en la fe. La Cuaresma nos marca el camino de la conversión, del cambio. ¿queremos ser cómplices o hermanos comprometidos con nuestro Salvador, JESUCRISTO?
Me gusta 0
jr-ramirez jr-ramirez
el 21/3/14
Que agradable es vivir el amor de
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.