Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre, cmf

Lc. 18,35-43 Sana a un ciego. 

Con la curación de este ciego en las cercanías de Jericó Jesús realiza el cumplimiento de lo que había anunciado en la sinagoga de Nazaret: “El Espíritu del Señor está sobre mi porque me ha ungido para… dar la vista a los ciegos”.

Es sintomático y tal vez intencional de Lucas dejar constancia que los Doce no entendieron (no veían) nada de lo que Jesús les había revelado acerca de su final. Este ciego en cambio, a pesar del obstáculo personal de la ceguera y de los obstáculos externos que le ponen los que impiden que se acerque a Jesús, es capaz de captar quién es realmente Jesús: primero lo reconoce como Mesías (Hijo de David); luego lo llama Señor; finalmente da Gloria a Dios y le sigue.

El relato es utilizado por Lucas para enseñar que no siempre, aunque se tengan intactos los cinco sentidos, se está en grado de conocer a Jesús y de optar por Él. La fe no depende de la buena salud.

Era ciego pero tenía las ideas muy claras. Había oído hablar de Jesús de Nazaret, el descendiente del rey David, que hacía milagros en toda Galilea. Y él quería “ver”. Por eso, cuando le informaron que Jesús iba a pasar por allí, el corazón le dio un vuelco y comenzó a gritar con todas sus fuerzas. ¡Era la oportunidad de su vida! Cuando consiguió estar frente a frente con el Mesías no fue con rodeos; le pidió lo que necesitaba: "¡Señor, que vea!". Fue, como se dice, al grano: "Mira, Señor, lo que me pasa es esto...".

El Papa Francisco ha hablado de esta cualidad de la oración que va al grano e insiste sin desanimarse, y ha explicado que es entonces cuando los milagros suceden. Ya era la hora de cerrar la iglesia, pero aquel pobre padre pedía desesperado la salud de su hijita moribunda en el hospital: se quedó toda la noche rezando delante de la puerta del templo. En la mañana, al regresar a casa, le contaron la gran noticia: “tu hija está sana”.

Pero el relato del ciego de Jericó no acaba en la curación. Luego fue a comunicar esa experiencia a todo el pueblo. Había nacido un apóstol. Y consiguió que aquella gente, al verlo, alabara a Dios.

Carlos Latorre
Misionero Claretiano

Comentarios

Deja tu mensaje:

Sally, Rep. Dom
Sally, Rep. Dom

el 18/11/13
¨..Ya era la hora de cerrar la iglesia, pero aquel pobre padre pedía desesperado la salud de su hijita moribunda en el hospital: se quedó toda la noche rezando delante de la puerta del templo. En la mañana, al regresar a casa, le contaron la gran noticia: “tu hija está sana”....¨
Señor Auméntanos La Fe !!
Me gusta 0
Joselito H
Joselito H

el 18/11/13
Senor te pido que asi como devolviste la vista a ese ciego, a mi tambien, me permita ver y me quite la ceguera que me impide verte.
Me gusta 0
Irenarco Cala
Irenarco Cala

el 18/11/13
Sáname, Señor Jesús Hijo de David!
Me gusta 0
Elssy herminda
Elssy herminda

el 18/11/13
Oh Jesús tem compasión de mí que sopy una pecadora y regalame la conversión, te pido por mis hijos para que te manifiestes a ellos, para que puedan perdonar mis errores. Tambien te pido por mi eposo Néstor para que tu lo ayudes a enderezar su camino, deje su adulterio y busque su hogar, donde loa amamos y lo perdonamos
Me gusta 0
pedro Anibal
pedro Anibal

el 18/11/13
Queridos hermanos, no basta creer para ser parte de la Fe, sino hacer lo que Dios manda, vivir en la Fe es ayudar a tu prójimo, al necesitado, pidamos a Cristo que nos cure la ceguera de nuestro corazón, esa ceguera que nos impide ver las bondades del Señor, y demos luz a nuestros actos, por que quien vive en la luz vive con Cristo, recorramos el camino siempre cogidos de la mano del Maestro lo que implica que vivamos en Paz, siempre ofreciendo nuestras oraciones con ímpetu y voluntad, Dios nos escucha por mas lejos que estemos.
Me gusta 0
ANTONIA RUIZ
ANTONIA RUIZ

el 18/11/13
Señor! Que no sea ciega a tu obra divina gracias por manifestarte y darme respuesta a través de este evangelio.
Me gusta 0
Eduelespuru
Eduelespuru

el 18/11/13
Mucho de nosotros seguimos ciegos apesar de tener la salvacion en nuestras manos no podemos ver . Hoy el señor nos regala una nueva vision solo nos pide que tengamos mucha fe en el de esta manera seremos sanados y siempre Glorificaremos el Nombre del señor Gloria a ti Jesus hijo de David.
Me gusta 0
Richi947
Richi947

el 18/11/13
¡Jesús, hijo de David, ten piedad de nosotros!¡Jesús, haz que vea! Que ésto siga siendo nuestra diaria letanía porque ahí no más lo tenemos a El y no lo vemos. Pidamos y gritemos por El para que nos escuche y nos sane. Amén.
Me gusta 0
Jacky.
Jacky.

el 18/11/13
Cito un pensamiento del Padre Pío de Pietrelcina que me ayuda a meditar sobre las distintas maneras de orar, que creemos que como al ciego del evangelio, le alcanzo la Gracia que suplico, también hay muchas formas de que Dios se interese por escucharnos, tal cual lo expresa el Padre Pio, cuando dice:
"La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesus, no solo con tus labios sino con tu corazón, en realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón...
Indudablemente, a los padres nos encanta la forma especial con que cada hijo se comunica; llega al corazón, especialmente, si sale de su Corazón...aun con palabras incomprensibles y si a nosotros nos causa tal ternura, como se deleitara Dios cuando nosotros oramos desde el » ver comentario
Me gusta 0
José F Domíngue
José F Domíngue

el 19/11/13
Hoy al leer el Evangelio, creo que todos, iniciando por mi, necesitamos seguir gritando con fe,, ¡Jesús hijo de David ten piedad de mi! Y tener fe de que el Señor Jesús, nos dará lo que le pedimos...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.