Comentario al Evangelio del

Fernando Gonzalez

Queridos amigos y amigas:

Durante toda esta semana de Pascua seguiremos rastreando las palabras del Resucitado. Ellas tienen la virtud que ninguna otra palabra tiene: conectan con el fondo de nuestro ser y allí donde nadie llega inyectan la alegría y la esperanza que necesitamos. En este Miércoles de Pascua nosotros somos los discípulos de Emaús. Nosotros somos los dimisionarios tristes y ofuscados. A nosotros se nos regalan estos mensajes:

¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino? El Resucitado es un terapeuta que quiere ayudarnos a viajar hasta nuestras raíces. Ayer nos preguntaba por las razones de nuestro llanto. Hoy quiere saber lo que nos traemos entre manos. ¿Cuáles son nuestras preocupaciones actuales? ¿A qué estamos prestando atención? ¿Qué o quién ocupa nuestros intereses, nuestro tiempo? ¿De qué solemos hablar con las personas de nuestro entorno? ¿Por qué razón nos levantamos cada mañana?

¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria? Ese “era necesario” nos trae de cabeza. ¿Cómo puede ser “necesario” el sufrimiento”? ¿Qué valor puede tener la muerte? Cuando llegamos a estos límites, se alza siempre la señal que parece decirnos: “Callejón sin salida. Dé la vuelta”. Y, sin embargo, en este misterioso “era necesario” se esconde el proyecto de amor de Dios hacia el mundo, la razón que da sentido a nuestras noches oscuras.

¿Cómo podemos reaccionar ante las palabras del Resucitado? Tal vez haciendo nuestras las de los discípulos de Emaús:

Quédate con nosotros. El Resucitado siempre aparece en el camino de nuestra vida, pero siempre hace ademán de seguir adelante. Este estar sin ser visto, esta presencia ausente, esta cercanía distante, alimenta nuestro deseo, provoca nuestra búsqueda. Sólo puede decir “quédate” quien ha sido tocado y anhela la posesión total: “¿A dónde te escondiste, amado, y me dejaste con gemido? Hay algo en nuestra fe que es siempre un “no sé qué que queda balbuciendo”.

¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras? Las brasas de nuestras vida están, a menudo, cubiertas con las cenizas del cansancio, el aburrimiento, la desesperación. ¿Cómo encender lo que parece completamente extinguido? ¿Cómo podemos poner en danza nuestra vida? ¿De dónde brota el fuego interior? ¡De la palabra de Jesús! Cada día, cuando nos acercamos al evangelio, somos como ese mendigo que estaba sentado junto a la puerta Hermosa del templo. Pedimos la limosna de la luz, de la alegría. Quizá no aspiramos a grandes destellos. Nos conformamos con la ración diaria que puede mantener el fuego interior. Jesús nunca la niega a quienes la piden con fe.

Vuestro hermano en la fe:

Fernando González

Comentarios
Teresa Teresa
el 3/4/13
Es la primera vez que encuentro este sitio, y quiero quedarme con ustedes.Tengo 71 años y sigo teniendo hambre y sed de Dios. El Señor ha tocado mi vida de
modo especial en esta Semana Santa y le pido que me conceda gozar de los frutos de su Resurreccion.
Me gusta 0
claudia claudia
el 3/4/13
leer la lectura diariamente me ayuda a levantarme con otra forma de ver las cosas ,necesito de la palabra del evangelio ,como ul alimento para mi alma.siempre tomo una palabra o una frase como ej del dia a seguir ,gracias.
Me gusta 0
Angelines Angelines
el 3/4/13
Teresa:
Con ese nombre tan hermoso y con tantas santas que lo han llevado, no es extraño que Jesús quiera quedarse a su lado.
Qué hermoso evangelio el de hoy,que confianza nos da el que Dios está siempre a nuestro lado, en nuestro camino por la vida, aunque a veces, su presencia sea silenciosa, pero ahí sigue acompañandonos en medio de nuestras preocupaciones. Quiere también que compartamos nuestros afanes con otras personas, nuestra fe, nuestras dudas, que nos dejemos amar, y así será más fácil descubrir Al que nos ha dado todo lo que tenemos.
Gracias por los comentarios de Fernando.
Me gusta 0
Cathy Santellys Cathy Santellys
el 3/4/13
Gracias a Ciudad Redonda por darnos a conocer mas de nuestro Señor a través de esta pagina, es increíble como Dios cambia nuestras vidas y nos da esa paz que tanto anhelamos tener, Bendito y glorificado sea por siempre el Rey de Reyes.
Me gusta 0
Fernando R. Fernando R.
el 3/4/13
...generalmente vivimos tan sumergidos en lo cotidiano, que no podemos levantar la vista para ver su mirada y sentirnos reconfortados...
¡Señor, por favor te pido que me ayudes a ver a partir de mis límites!
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 3/4/13
LEJOS ESTA DE MI, EL DESEO DE ENSEÑAR CUANDO HAY TANTO QUE APRENDER, PERO ES UNA NECESIDAD EL COMPARTIR LO QUE BROTA O RESULTA DE LEER DIARIAMENTE SU PALABRA, LUEGO DE ALIMENTARNOS, DEBEMOS PERMITIRLE AL ESPIRITU SANTO QUE TAMBIEN SE EXPRESE Y ASIMILEMOS SU MENSAJE.
HOY. JESUS DA GRACIAS, BENDICE EL PAN, ESO ES LO QUE NECESITAMOS QUE EL BENDIGA LA OBRA DE NUESTRAS MANOS Y NOS CORRESPONDE CREER Y DAR GRACIAS POR SUS PRODIGIOS SUS OBRAS, DEL PASADO, LAS QUE HACE HOY ENTRE NOSOTROS Y POR LAS QUE HARA EN EL FUTURO. AMEN. TAMBIEN EN EL EVANGELIO SE HACE 3 VECES REFERENCIA AL 2, A LA DUALIDAD DE TODO HOMBRE...ORACION, PARA QUE SIEMPRE LAS OBRAS DE BIEN VENZAN AL MAL Y PONGAMOSNOS EN LAS MANOS DE DIOS CADA DIA, NUESTRAS NECESIDADES; CON FE Y ESPERANZA. CONFIO, CREO SEÑOR, PERO AUMENTA MI POCA » ver comentario
Me gusta 0
Joselito H Joselito H
el 3/4/13
La primera lectura, nos narra, el milagro del en fermo que a diariosolia colocarse frente a la puerta la Hermosa en la entrada al temple; Pedro y Juan en nombre de Jesus hacen que se levanter y se ponga a caminar. Nosotros tambien necesitamos de ese milagro que nos saque de la enfermedad que tenemos del pecado y que comencemos a saltar de alegria en el nombre de Jesus vivo. El Evangelio, nos narra la presencia de Jesus a les discipulos que caminaban a Emaus y que al pricipio no lo reconocieron, pero que luego cuando Jesus bendijo el pan que iban a comer se les abrieron los ojos del Corazon y reconocieron que era Jesus resucitado. Senor, te pideo que me ayudes reconocerte las veces que Tu tratas de de hacerme sentir que Tu vives y que siempre estas a mi lado esperando por mi, no me dejes » ver comentario
Me gusta 0
JACKY. JACKY.
el 3/4/13
ALGO QUE NO PODEMOS IGNORAR ES QUE; JESUS ESTABA, TAL COMO HOY DIA, TAN LEJOS DE ELLOS, Y DE NOSOTROS, COMO DE UNA ORACION...
Me gusta 0
Claudio Antonio Claudio Antonio
el 3/4/13
Este Evangelio me hace pensar en la importancia del acompañamiento espiritual en la Iglesia. ¡Es tan fácil autoengañarse!. Que Jesús, el gran Acompañante espiritual nos ayude a confiar siempre en "los hermanos mayores" que nos guían por los caminos del Espíritu y de la Verdad.
Me gusta 0
Claudio Antonio Claudio Antonio
el 3/4/13
Este Evangelio me hace pensar en la importancia del acompañamiento espiritual en la Iglesia. ¡Es tan fácil autoengañarse!. Que Jesús, el gran Acompañante espiritual nos ayude a confiar siempre en "los hermanos mayores" que nos guían por los caminos del Espíritu y de la Verdad.
Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 3/4/13
Señor, como a los discípulos de Emaús, preséntate en mí camino, comparte mi mesa y has que arda mi corazón Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.