Comentario al Evangelio del

Luis Manuel Suárez

Queridos amigos y amigas:

Hoy es el día de San José. El día del padre. El que cuidó y enseñó a Jesús, junto a María, en la casa de Nazaret, nos evoca la grandeza de ser padre en unos tiempos en los que la paternidad parece estar en cuestión o incluso en crisis.

Ser “padre” se puede ser de muchas maneras. Hay una paternidad física que es la más básica, pero que bien mirado, no parece ser la principal. ¿De qué sirve engendrar a una criatura si luego uno se despreocupa de ella? Con todo, conste el valor y la apuesta que supone tal paternidad, soporte de las otras formas que se construyen sobre ella.

Hay otra paternidad que consiste en enseñar y ayudar a crecer a los que aún son pequeños. “Poner nombre” a la criatura, abrirle al mundo de las cosas, de las personas, de los valores. Somos, en gran parte, lo que hemos recibido de aquellos con quienes hemos vivido en los primeros años. De ahí su grandeza y responsabilidad.

Por fin, se puede ser padre de las personas en sus sucesivas etapas, acompañando la vida, estando ahí, escuchando y respondiendo, transmitiendo sentido, ayudando a caminar.

El Dios de Jesucristo es padre/madre. Porque genera vida y la acompaña. Su sueño es que tod@s lleguemos a ser padres o madres de otros. Que dejemos poco a poco de ser el hijo pródigo caprichoso, y también el hijo mayor duro de corazón, para llegar a ser el padre amigo de la vida, capaz de acoger incondicionalmente y alentar la existencia.

Ser padre o madre no es tarea fácil. Hay quien ha dicho que hoy se da una crisis de paternidad, quizá porque sentimos que no tenemos nada valioso que transmitir a la siguiente generación.
Si ya eres padre o madres, en cualquiera de sus formas, con tus aciertos y tus errores, hoy es tu día. Ojalá puedas seguir buscando, ensayando y contrastando tu camino con otros que están en la misma tarea. Celebra todo ello en el día de hoy. Felicidades y mucho ánimo.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez, claretiano

Comentarios

Deja tu mensaje:

MAYELA

MAYELA


el 19/3/13
San José, gran misión y humildad, esposo de María...Señor, que hoy puedas hablar a través de tu espiritu ha tantas almas masculinas confundidas y en duda sobre su paternidad...Amén.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.