Comentario al Evangelio del

José María Vegas, cmf

El gran valor de lo pequeño

El libro Guiness de los récords merecería constar en ese mismo libro, porque constituye, él mismo, un verdadero récord, el de la vacuidad (por no decir, el de la estupidez). Este libro es un monumento al culto de la magnitud, que hace de la cantidad la medida de la calidad. La cantidad, la magnitud y el tamaño, desde luego, se imponen a la mirada. Para aquellos, que, como los escribas en el Evangelio de hoy, lo importante es hacerse notar, que los vean y reverencien, la cultura del récord es, sin duda, idónea, sobre todo, si no tienen otra cosa que mostrar que le mera apariencia externa (en este caso, religiosa). Para esta mentalidad y este modo de vida, en el que lo importante es el continente y no el contenido, si no te ven y reconocen es como si no existieras, aunque sea altamente probable que esa existencia esté vacía por dentro. Porque, por poner un ejemplo chusco, ¿qué interés puede haber en hacer la tortilla más grande del mundo (excepto el de que te inscriban en el dichoso libro), si luego resulta que esa tortilla no es la más rica del mundo, que es lo que, hablando de tortillas, realmente interesa?

Esta obsesión por ser los primeros y los más grandes revela la pérdida del sentido de lo que realmente vale. Y es que lo que vale de veras no se puede medir cuantitativamente. Y medir la calidad, por más que sea posible, es bastante más difícil. La tortilla más rica del mundo es la que le hace la madre a su hijo, y sólo él, al comérsela, es capaz de captar ese valor que no admite cuantificación.

Con lo que estamos diciendo no se quieren ensalzar las perspectivas mediocres, las aspiraciones de cortos vuelos, denigrando así el valor de la excelencia. Pero es que la excelencia no está ligada necesariamente a la magnitud y a la capacidad de atraer la atención de muchos, sino a la autenticidad. A eso llama hoy Jesús en el Evangelio: a la autenticidad que poco tiene que ver con el deseo de sobresalir y hacerse la propaganda (incluso, con buenas obras, por ejemplo echando mucho dinero en el cepillo del templo, pero cuidándose bien de que se note).

En realidad, no importa mucho ser grande y famoso, ocupar cargos muy importantes y estar en el candelero público, cualquiera que sea el ámbito de actividad del que se trate (la política o la economía, el deporte o el arte, la religión o la ciencia). Estar en la cumbre, al final, es algo no sólo accesorio, sino con frecuencia también casual y dependiente de factores que escapan a nuestro control. ¡Cuántas veces son meras combinaciones de circunstancias las que encumbran al mediocre o al incompetente! Pero, incluso el que está en la cumbre de cualquier ámbito de la vida humana por méritos propios, por su propia excelencia, no puede olvidar que hay cumbre porque hay una base y todo un cuerpo de la montaña, sin los que él mismo no sería nada.

Así que lo importante no es dónde está uno y si llega o no a ser famoso: todo eso es polvo que se lleva el viento. No importa ser un político reconocido, o un gran médico, o un artista, o un científico, o deportista de fama, sino ser un auténtico político, ocupado del bien común (como un sencillo alcalde de aldea), un verdadero médico, entregado a la salud de sus pacientes, un auténtico artista o científico o deportista, consagrado de corazón a la propia actividad. Es decir, lo importante es hacer cosas buenas y hacerlas bien, con el corazón, con convicción y autenticidad. La obra bien hecha, esto es, hecha en conciencia, por convicción, con generosidad lleva en sí misma su propio premio y es independiente de que obtenga o no el reconocimiento social. Si éste viene, bienvenido sea, pero no depende de él el que nos dediquemos a la obra buena y perseveremos en ella. Y es que la vida humana está hecha en su mayor parte de hechos y situaciones menudas, aparentemente insignificantes, pero en las que vamos hilando, para bien o para mal, la trama de nuestra existencia. Es en la fidelidad de lo pequeño, como nos recuerda Jesús en otros momentos (cf. Mt 25, 21-23), en donde se deciden y se fraguan las grandes fidelidades.

Los maestros escultores medievales tallaban con todo detalle primorosas estatuas para los pináculos de las catedrales góticas, que nadie iba a ver ni a disfrutar. Pero lo hacían movidos por el amor a la obra bien hecha y, sobre todo, por amor al Dios al que consagraban su arte. Creían en Dios y creían en lo que hacían.

Y es que la fidelidad en lo menudo, como hacer bien las cosas que hacemos, incluso las más aparentemente insignificantes, es también una cuestión de fe, esto es, de confianza.

Esa fe es lo que se descubre en la viuda de Sarepta, que, fiada de la palabra del profeta, es capaz de compartir lo poquísimo que tiene con el forastero que le solicita ayuda. Ella, una extranjera, a diferencia del Pueblo elegido, sí que fue capaz de escuchar y acoger la Palabra profética, esto es, procedente del mismo Dios, y obtuvo así la salvación. Y es esa misma fe la que mueve a la pobre viuda del Evangelio de hoy, que al dar limosna, bien insignificante en cantidad, lo da todo, esto es, se da ella misma. Y a diferencia de la viuda que socorrió a Elías, aquí no nos consta que obtuviera por ello un premio en esta vida. Pero sabemos que mereció el elogio de Jesús, por lo que obtuvo un tesoro en el cielo.

Los dos reales de su limosna simbolizan que lo más valioso de la vida no se decide, la mayoría de las veces, en grandes acciones, sino en los pequeños detalles de cada día. Son ellos los que ponen a prueba la autenticidad de nuestra vida y los que nos preparan para los grandes momentos, si es que llegan. No podemos descuidar el detalle de que esta pobre viuda dio sus dos reales al tesoro del templo. Para nosotros el templo es el cuerpo de Cristo que es la Iglesia. Y esto significa aquí, además de la ayuda material que podemos y debemos realizar para el sostenimiento de nuestra Iglesia, que nuestra aportación a la construcción del cuerpo de Cristo es esencial, por muy pequeña que pueda parecernos: es esencial porque es la nuestra, y lo que nosotros podemos aportar podemos darlo sólo nosotros; y su posible insignificancia lo es sólo a los ojos de quienes todo lo miden sólo en términos de cantidad o de relumbrón, pero no para los ojos capaces de descubrir la autenticidad del corazón, la capacidad de entregarse a Dios y a los hermanos. 

Es ese corazón auténtico lo que ve Dios con los ojos humanos de Jesús. Jesús sabe ver bien esa autenticidad de la entrega, porque de entregarse hasta el final sabía un rato, como nos recuerda hoy el autor de la Carta a los Hebreos: él lo dio todo, su propia vida, de una vez y para siempre, para salvarnos del pecado y de la muerte, también de la vacuidad de las obras aparentes, pero que por dentro están muertas.  

En conclusión, podríamos extraer de las lecturas de hoy tres lecciones principales:

  • Como la viuda de Sarepta, ser generosos incluso en la necesidad, gracias a la fe/confianza en la palabra profética que Dios nos dirige de tantas maneras, pero especialmente por medio de su Palabra, proclamada y escuchada en la liturgia de la Iglesia.
  • Como la pobre viuda del Evangelio, ser capaces de darnos del todo en aquello que hacemos y a aquellos con los que y por los que vivimos. Y hacerlo en los pequeños detalles (los aparentemente insignificantes dos reales) de cada día.
  • Sin dejarnos cegar por el culto a lo grandioso (que puede ser sólo grandilocuente), tener, como Jesús, ojos para ver esos pequeños detalles en los demás, ojos para la grandeza que se manifiesta en lo pequeño. Porque también en la capacidad de reconocer el bien de los demás hay que ser generoso.
Comentarios

Deja tu mensaje:

Blanca.
Blanca.

el 9/11/12
Qué gran verdad es que los pequeños actos de entrega a los demás hacen la vida más hermosa. Quitar importancia a lo que en realidad no la tiene, unir en lo que nos une, estar ahí cuando te necesitan. Los dos reales de la viuda. Sin que me preocupe el pasar inadvertida. Pequeñas grandes cosas, que además nos harán más felices.
Me gusta 0
victoriasnchez
victoriasnchez

el 9/11/12
El evangelista Marcos,nos presenta hoy a una pobre viuda que se encontraba en el templo de Jerusalén. Junto a ella, estaban los ricos que echaban en la bandeja de las ofrendas mucho dinero. Lo hacían con gran ostentación y deseando ser vistos por todos. Ella, en cambio, con gran humildad y amor colocó en la bandeja todo lo que tenía:"dos céntimos". El ejemplo de esta pobre viuda nos debe llevar a tomar conciencia que debemos ayudar al que más lo necesita. Siempre habrá casos y situaciones en las que nuestra caridad debe hacerse presente para con los demás. Debemos hacerlo de una forma sencilla, alegre, discreta y sobre todo con mucho amor. Confiados que el Señor nos ha dicho:"Ni un vaso de agua quedará sin recompensa." Intentemos desterrar de nuestro corazón la avaricia. Ella » ver comentario
Me gusta 0
consuelo
consuelo

el 10/11/12
kizas esos dos reales de la viuda me enseña a mi a ser mas perseverante en mi entrega kizas me este diciendo ¡¡ oyee k hacess?dond esta la humildad?
donde esta tu kapacidad de perdonar sin pedir?
donde esta el amor ?
Me gusta 0
dominguez
dominguez

el 10/11/12
Verdaderamente dar-se como se dan las dos viudas de las lecturas, es un abandonarse en Dios, como Jesucristo se ofreció al Padre una sola vez, (segunda lectura)
Que el Señor te bendiga, José M. V. por los buenos comentarios que haces de la palabra de Dios, (dominical.)
Me gusta 0
sofi pulido
sofi pulido

el 11/11/12
Señor que difícil es desprendernos de nuestras seguridades humanas, que tu Espíritu nos ilumine y seamos ofrendas vivas para construir el Reino que tu quieres en donde todos nos veamos como hermanos y podamos contemplar tu rostro en la vida eterna.
Me gusta 0
katiuska
katiuska

el 11/11/12
cuanto me cuesta desprenderme de lo que tengo SEÑOR enseñame a ser mas generosa y despredida como las viudas de la primera lectua y la de el evangelio que no de SEÑOR de lo que me sobra sino que comparta lo que tengo .
Me gusta 0
Zelita
Zelita

el 12/11/12
Gracias por el mensaje, un ejemplo claro, las viudas que pasan siempre necesidades desgarradoras, por que no tienen el esposo, que es su soporte, y siempre tienen todo contado, y calculado, pero que desprendimiento y el compartir un pedazo de pan, eso es amor, es una enseñanza enorme, en éstos tiempos, que corremos velozmente para todos lados, y a veces no miramos más alla de nuestras narices, por el tiempo que nos gana. Gracias, por ayudarme a crecer en el amor de Dios. Que dios lo bendiga y lo cuide Hermano José María Vegas.
Me gusta 0
Rosili
Rosili

el 12/11/12
En estos tiempos tan materializados, la actitud de la viuda del Evangelio nos enseña que Dios correspondera nuestra ofrenda, hay que dar "hasta que duela" como lo hacia la Madre Teresa de Calcuta.
Dios los Bendice.
Me gusta 0
angela
angela

el 14/11/12
es muy bueno y no me cae nadie!!! D: ayudenme!!!
Me gusta 0
ana maria
ana maria

el 25/11/12
me parecio muy bonito esa lectura y me dejo la enseñansa de que hay que se humildes con todos y no creerse mucho con lo que uno tiene
Me gusta 0
kevinn
kevinn

el 28/11/12
chevereeeeeeeeeee............
comentarios
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.