Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

      En cada cultura hay alimentos que se consideran fundamentales. En muchas partes de Asia la comida es impensable sin la presencia del arroz. Hay en zonas de América donde sin maíz  nadie dirá que ha comido. En Europa necesitamos el trigo bajo la forma de pan. Es acompañante indispensable de cualquier comida. También lo era en el tiempo de Jesús.
      Por eso se entiende perfectamente que Jesús hablará del pan. Del pan de vida. Lo entendemos nosotros y lo entendieron sus oyentes. El alimento nos es necesario a todos. Cuando no hay nada que poner en la mesa, no hay vida posible. La vida se termina, se agota en sí misma sino hay alimento.
      Nuestra experiencia nos dice que es necesario comer todos los días. El alimento es a la vida nuestra como la gasolina al coche. Sin él nada funciona. Al final siempre hay que volver a la gasolinera a cargar el depósito.
      Pero Jesús parece que tiene algo nuevo que ofrecer: es un pan que sacia definitivamente el hambre. Ya no hace falta comer más. Es un alimento que parece superar los límites tan pobres de esta vida en la que estamos. Es un pan que parece que provoca en el que lo recibe la vida verdadera, la vida definitiva, la vida con mayúsculas.
      ¿Se trata de un pan mágico? ¿Habremos encontrado por fin la fórmula medicinal que soluciona todos los problemas, que nos da la inmortalidad? Me parece que no va por ahí la respuesta.
      El pan al que se refiere Jesús es el pan de la eucaristía. El pan que vienen a buscar los judíos es el pan multiplicado en el milagro realizado poco antes. Aquel pan había sido capaz de alimentar a una multitud hambrienta. Pero ahora Jesús los invita a dar un paso más. Hay otro pan, hecho de fe, de confianza en el Padre, creador de la vida. Hay un pan hecho de Reino, de fraternidad, de encuentro de hermanos y hermanas en torno a la misma mesa. Hay un pan que es vida compartida, carne y sangre reconocidas como mi propia carne y mi propia sangre. Porque Jesús es Dios mismo encarnado, hecho de nuestra carne y de nuestra sangre para entregarnos la esperanza y la vida, la alegría y la fe en que la muerte no es el final de esta historia que nos ha tocado vivir.
      Todo eso es lo que se celebra en la Eucaristía. Y lo que deberíamos seguir celebrando en la vida, que no debería ser sino la prolongación de la Eucaristía. Por eso los que siguen a Jesús, los que creen en Jesús no pasan-pasamos hambre. Porque él es nuestro pan de vida. Porque nos hacemos pan de vida unos para otros. Porque sabemos que Dios está siempre detrás de nuestros afanes, dando realidad a nuestros sueños, a su sueño, a su Reino.

Comentarios

Deja tu mensaje:

benjmo
benjmo

el 24/4/12
Bravo por el comentario. Muy bueno. Gracias
Me gusta 0
Sally, R.D.
Sally, R.D.

el 24/4/12
Por que promete este Pan Ser Eterno ? Como es que si lo como NUNCA TENDRE HAMBRE, Y JAMAS TENDRE SED ??..
Es que uan vez lo hayamos comido, este pan es capaz de renovarse en nostros cada dia, es capaz de Germinar en nuestro espiritu, este pan crece y nos da vida en cada oracion, en cada encuentro con Jesus, en cada comunion; Acaso no nos sentimos renovados al comulgar?? y acaso esa renovacion no nos transforma en guerreros capaces de derrotar todos nuestros enemigos internos, nuestros miedos, temores, angustias ??
No cabe duda.." El grano de trigo ha muerto, ha resucitado, ha germinado y se ha transformado ya no es grano, ahora es PAN, PAN DE VIDA ETERNA..."
Que inmenso regalo !!!! Gracias Padre Nuestro !!
Me gusta 0
gustavo
gustavo

el 24/4/12
Me encanta como les habla Jesús a los judíos, y me encanta lo tontos que son.
Esa tontera es grandiosa, porque todos la compartimos de algún modo.
Dios se mata de risa ( ya que El nos creo de ese modo), pero nos está diciendo a través de Cristo ¿ quién se anima a dar un paso más?
Y ahí está la cuestión.
Seamos inteligentes, astutos, y nada tontos
Seamos intrépidos e ingeniosos para la fé y descansemos en Cristo ese es nuestro mayor avance
No seamos tontos así Dios descansa un poco de matase tanto de risa.
Un abrazo
Gustavo
Me gusta 0
MARTHA C.
MARTHA C.

el 24/4/12

Que no nos falte nunca el PAN DE VIDA, que nos anima y fortalece, que nos invita a ser mejores cada día. Este pan en que Cristo se nos da en la Sagrada Eucaristía.
Me gusta 0
AUGUSTO
AUGUSTO

el 24/4/12
Pasó el tiempo de anunciar que iba a llegar el Mesías, ahora es el tiempo de proclamar que llegó, vivió, fué sacrificado hasta la muerte, sepultado y al tercer día resucitó; soy testigo que Jesucristo nuestro Señor está vivo por el dón de la fé; lo amo y espero vivir para siempre en su Reino.
Me gusta 0
CARMEN S
CARMEN S

el 24/4/12
PAZ avosotros digiste jesus falta me hace tener tu paz deseo que resucites en mi vida para poder vivir en tu paz ytrasmitirla .
Me gusta 0
Carlos
Carlos

el 24/4/12
Ese es Jesus, el Pan que tiene hambre de ser comido y saciado; porque es eterno y se eterniza en el hambre de justicia y equidad para con los desposeidos. "Hoy Señor tenemos hambre de trabajo, techo y pan"...danos siempre de esa hambre, danos siempre de ese pan...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.