Comentario al Evangelio del

Carlos Latorre, cmf

La liturgia selecciona los textos bíblicos que leemos cada día en la celebración de la Eucaristía con la intención de que pongamos nuestra atención en los aspectos fundamentales de nuestra fe. Son textos que en este camino cuaresmal nos ayudan a entender y vivir mejor el Misterio de la Pascua.

En ese contexto de la Pasión y Muerte del Señor hay que entender la escena de los hermanos Zebedeo que buscan privilegios en el seguimiento de Jesús. La meta del cristiano es servir y dar la vida siendo el último, como hizo  su Maestro y Señor.

Estamos ante el tercer anuncio de la Pasión. Desde aquí el evangelio queda totalmente orientado hacia la Pascua  de Jesús y su victoria sobre la muerte.

Este anuncio introduce la enseñanza de Jesús acerca del servicio. La actitud de Jesús caminando hacia Jerusalén para entregar su vida contrasta con el egoísmo de los dos hermanos que buscan los puestos de honor. Los demás discípulos sienten envidia ante la petición, por eso se enfadan. No han entendido aún lo que quiere decirles Jesús con su servicio a los más pequeños y su entrega hasta la cruz.

Uno se queda admirado de la actualidad de la palabra de Dios. Si lo miramos bien, a todos los niveles de la sociedad y de la vida de las personas por más religiosas y creyentes que seamos, nos acecha un deseo mal disimulado de ser más que los demás y de que los demás se pongan a nuestro servicio.

Comentarios
Pablox Pablox
el 7/3/12
Realmente, la lectura del profeta Jeremías me ayuda a refugiarme en el señor, sobre todo ante los desafíos que el mundo pone frente a mí. El enfrentamiento que puedo tener a diario con distintas personas defendiendo la fé me lleva a sentirme en un combate contra el mundo, viendome, muchas veces, solo. Por otro lado el evangelio me recuerda que, mas allá de los combates contra el mundo debo servir donde el señor Jesús me ha puesto ya que es allí donde mi historia dará fruto, es decir, entrando en esa cruz que tanto le escapo a diario. La paz hermanos.
Me gusta 0
gustavo gustavo
el 7/3/12
Gracias Carlos y Pablo
Este es un evangelio extraordinario
Así como Jesús tiene bien clara su misión y es para rescate de la mayor cantidad de gente, con la mayor humildad en el servicio y c/u dde su lugar, así nosotros debemos tener clara nuestra misión.
La pregunta es ¿ sé con claridad donde está mi sacrificio dentro de la misión que estoy y debo realizar?, Mi misión, como deber debe apuntar a la mayor cantidad de gente, este es un fin.
Tener claro que sólo sirvo a los demás y desde esa perspectiva encontraré mejor mi camino.
Las madres nos sobreprotegen e impiden en esta sobreprotección el sacrificio en la misión, cuidarnos de este aspecto femenino.
Un abrazo, Gustavo
Me gusta 0
MARTHA C. MARTHA C.
el 7/3/12

Debemos pedir a Nuestro Padre del cielo , nos dé fortaleza y la gracia de ser servidores alegres de nuestros hermanos más necesitados.

Que no busquemos ser servidos sino servir con generocidad, como lo hizo JESUS.
Me gusta 0
Miguel Gabriel Miguel Gabriel
el 7/3/12
Somos discípulos y misioneros al servicio del Reino de Dios, no buscando privilegios sino el bien de los demás, su progreso espiritual. El comentario del Evangelio está muy hermoso.
Me gusta 0
Ángel Ángel
el 7/3/12
El Evangelio de hoy me hace considerar como en numerosas ocasiones pongo mis planes , que considero buenos , anteponiéndolos a los planes de Jesús sobre mí, en mis planes se deja vislumbrar la huella del egoísmo personal. Oro porque en esta Cuaresma posponga mis planes a los planes de Jesús que están tejidos siempre de una urdimbre de servicio y humildad.
Me gusta 0
pablo manuel pablo manuel
el 7/3/12
hablemos sobre la capacidad de servir al otro por el hecho de ser creatura, hijo de Dios, persona. igual dignidad. pues solo en las relaciones interpersonales alcanzaremos la realización
Me gusta 0
katyuska katyuska
el 7/3/12
yo que soy madre comprendo a la madre de los hijos del cebedeo queriendo lo mejor para sus hijos ,que madre no lo intentaria. pero jesus la conprende y no se dirije a ellos en la respuesta ,sino a sus hijos, eso no me corresponde ami sino ami PADRE , decidir quien se sentara a mi derecha y a mi izquierda y la envidia de los demas tambien la comprendo pues pesaban como hombres que eran . creo que la madre todavia estaba en el tabor de su imaginacion ,no habia bajado a la montaña pero creo ,que aprendio bien la lecion y la bemos sigiendo a JESUS con otras mujeres y con MARIA la madre de JESUS y otras mujeres hasta el calvario. en cambio si que bemos quien estaba ala izquierda y ala dereca de JESUS, los dos ladronesl .SEÑOR que en esta cuaresma te siga como te sigieron esas mujeres ha » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.