Comentario al Evangelio del

Fernando Prado, cmf

Queridos amigos y amigas:

Las palabras de Jesús que escuchamos hoy en la liturgia son, en cierta medida, tranquilizadoras: no se nos piden cosas extraordinarias. Basta con vivir haciendo lo que tenemos que hacer en cada momento. Ni más ni menos. Se trata de vivir nuestro día a día siendo fieles, que no es poco. Estemos, pues, alerta y pidamos al Señor ser capaces de vivir esa serena fidelidad. Una fidelidad frágil, que no hace mucho ruido. No se trata de dar el “Do” de pecho, sino de mantener un “Sí” sostenido; una renovada respuesta que no siempre resulta fácil.

Cada cual tiene su camino y su medida, sus fuerzas y posibilidades. ¿Cómo vivir vigilantes y en tensión esa respuesta? Aunque, como decimos, el camino del seguimiento de Jesús no es fácil, tampoco es una quimera. Se trata de ir dejando que el Señor haga su camino y vaya convirtiendo nuestra vida a su voluntad, de forma que sabiéndonos amados por Él tal y como somos, consigamos ser tal y como él nos quiere. No podemos sino vivir y caminar confiando en su Palabra y su promesa: él está siempre con nosotros… hasta el fin de los tiempos. Mantengámonos alerta viviendo en confianza. El Señor de las promesas irá poniendo la fidelidad que a nosotros nos falte.


Un saludo cordial,

Comentarios
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 19/10/11
Es que con Cristo todo es posible!!! con su amor.
“Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte”:
De ninguna manera este servidor estuviera con este nombre y su devoción la Virgen del Carmen por encargo de mi Madre y que no por casualidad de su continua intercesión las aguas del mar profundo no le arrollaron ante aquella gran tormenta.
“Si el señor….”: Si, aquí sigue este servidor cuando más de una- seguro que si, por más de una vez- cubierto por su sangre poderosa no lo han logrado poder tocar (así desde oriente hasta occidente) para dar gracia a su Santo Nombre Jesús de Nazaret.
Más de una el Salmista nos/me recuerda cuantas veces, pendientes de su poder hemos asistido, mas aquí le tiene a este servidor, El mismo que para entonces aun no le veía.
Que más no » ver comentario
Me gusta 0
vicente condori vicente condori
el 19/10/11
Ser "esclavo" de Cristo es reconocer su autoridad sobre todo lo que tenemos: sobre nuestros pensamientos, que desde ya miran el universo como lugar de su imperio de gracia y amor. Sobre nuestros afectos, que en él encuentran su centro y su lugar de paz, así como su cauce verdadero en servicio de los hermanos.
El evangelio de hoy nos habla de permanecer vigilantes, no dejarse vencer por el sueño. Por extensión se aplica a no dejarse llevar por el cansancio, el desánimo, la nostalgia o la distracción.
Hermanos no nos dejemos vencer por la flojera y el desánimo, prosigamos adelante. Debemos de seguir trabajando en la viña del Señor para construir una sociedad nueva que permita la construcción del Reinado de Dios.
Me gusta 0
Elvis Martinez Elvis Martinez
el 19/10/11
Cuesta mucho ser fieles a la verdad de Cristo en un mundo lleno de adversidades,pero se que no es imposible.si estamos alertas para la batalla. Benditos sean Uds.
Me gusta 0
felias felias
el 19/10/11
Efectivamente Jesus nos pide ser benefactores de la palabra, de llevarla siempre con uno, el llevarla significa hacer lo que el nos pide, difundirla y ser sabio ,ya que siempre es estar latente con su vida y nuestra vida.
Asi sea.
Me gusta 0
CARMEN S. CARMEN S.
el 19/10/11
SEÑOR ayludame a discernir para cuando vengas aencuentres algo bueno enmi vida gracias

Me gusta 0
MAYELA MAYELA
el 19/10/11
Nuestra vida se hace escenario para servirle a Dios, debemos convertir nuestras responsabilidades en frutos de agrado al Señor. Estar alerta significa honrar mi papel como padre o madre, hermano, profesional o prójimo, dé ellos le daremos cuenta al Señor. Jesús, nos llama a través de su palabra hacer de la vida camino de salvación...Señor, haz que a través de tú palabra este alerta y confiada en tu voluntad. Amén.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 20/10/11
¡Hola Amigos! : No obstante que la norma mas sencilla consiste en planear y vivir haciendo en cada momento lo que esté programado, no hay que esperar que las cosas acontezcan "en automático", pues puede ocurrir que cometamos el error de sólo monitorear el funcionamiento de los equipos y olvidemos que Cristo viene. // Cristo puede venir en cualquier acontecimiento que pudiera afectar nuestra programación. Conviene, en principio, actuar siguiendo el programa, pero previendo que Dios pudiera requerir algo aparte de nosotros y "sacudir" nuestros pequeños universos (visita inesperada de la suegra; una falla en el suministro doméstico de electricidad en el barrio; haber ganado el premio mayor en la lotería, etc.) // Estemos siempre despiertos para admirar, alegrarnos y recibir l » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.