Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Es muy importante el evangelio de hoy. Dice Jesús que “no ha venido a llamar a los justos sino a los pecadores.” Toda una forma de entender la Iglesia, la comunidad de los seguidores de Jesús. Nada que ver con la idea de que somos el resto puro de la humanidad, la parte no contaminada y cosas por el estilo. Somos una comunidad de pecadores que hemos encontrado en Jesús el perdón, la reconciliación, el cariño que a todos nos hace falta para levantarnos de nuestras cenizas, de nuestros lodos y miserias, y volver a empezar de nuevo. 

      No es que caímos, nos levantó la presencia de Jesús y ahora ya estamos arriba. Lo más probable es que sigamos abajo. Si estuviésemos en aquel grupo de judíos a los que Jesús dijo aquello de “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra” seguro que no podríamos ni levantar las manos. No estamos libres de pecado. El egoísmo, los miedos, la violencia, las miserias se nos mezclan con tantas cosas buenas como hay en nuestra vida. 

      Así somos, como personas y como comunidades, como Iglesia. Una comunidad de pecadores. Pero lo más importante no es nuestro pecado. Lo más importante es que hemos experimentado en nuestros corazones el amor de Dios, su perdón, su capacidad enorme para curarnos, para sanar nuestras heridas. Somos una comunidad agradecida. Los fariseos que acusan a Jesús de comer con los pecadores no han experimentado nunca ese perdón y la alegría que se siente. No pueden mirar a sus hermanos de frente porque no se han mirado a sí mismos de frente nunca. Tienen una imagen falsa de sí mismos. Se sienten puros, incontaminados. Se siente por eso jueces de sus hermanos.

      Los pecadores con los que se sienta Jesús se conocen a sí mismos perfectamente. Saben que su vida es un desastre. Pero sienten también la mirada de Jesús y en ella, reflejado, el amor de Dios. Se sienten perdonados y capaces de perdonar. Se sienten capaces de anunciar la buena nueva a otros porque ellos mismos la han experimentado y la experimentan día a día. 

      Ser apóstol es pertenecer a esa comunidad de pecadores reconciliados. Y hacerlo con alegría y gozo. Y ser portadores de perdón y amor y alegría por todas partes. Como Mateo, el publicado.

Comentarios
jose manuel jose manuel
el 21/9/11
Dicen que "cuanto más alto llegas más dura será la caída". ¡Qué pronto nos sentimos "dueños de nosotros mismos", que todo lo podemos, que "nada se nos pone por delante"! Así, sobre el pedestal, juzgamos al otro: Ese no trabaja porque no quiere....¡Que busque curro!...Aquéllos me incomodan, y no trabajan, ¡Que se vayan a su país! Y de repente nos quedamos en el Paro. Tocamos fondo. ¿Me está pasando esto a mí..., a mí, que era tan bueno?
Al final, sólo existe Dios, su Perdón y la capacidad que tengamos para perdonar a mi enemigo. Al que más daño me ha hecho.
Me gusta 0
Rosa Rivera Rosa Rivera
el 21/9/11
Que hermoso mensaje el de hoy día Nos hace poner los pies en la tierra a aquellos que se creen santos y solo somos pecadores
Me gusta 0
Carmen S Carmen S
el 21/9/11
Gracias SEÑOR por amarne desde mi condición de pecadora.
Me gusta 0
Jose del Carmen Jose del Carmen
el 21/9/11
Muy Lindo todo Fernando Torres Pérez cmf, que Dios te siga dando esa sabiduría para todos los que te leemos y compartimos tus reflexiones para la gloria y honra nuestro señor Jesuscristo. Gracias.
Como siempre aprendiendo cada día del evangelio hoy refuerzo mi necesidad de ir a la casa del Señor de mantenerme en búsqueda y siguiéndolo con la fuerza del espíritu que nos ha regalado en nuestro bautismo y que reafirmo en cada sacramento y reavivo día a día en la eucaristía en su encuentro pues vive y día a día me dice “Ven yo te perdono porque vine por ti, di la vida por ti por todos ustedes, por amor, solo por amor, para el perdón de tus/sus pecados, resurrección y vida eterna”….El maestro sabe lo que soy y lo que necesito…Dios es eterno es amor…
Si de cada palabra » ver comentario
Me gusta 0
EVA MAYELA EVA MAYELA
el 21/9/11
GRACIAS SEÑOR POR AMARME COMO SOY -
Me gusta 0
MAYELA. MAYELA.
el 22/9/11
Jesús en su infinito amor toca los corazones de quien le sigue. Él sabe que somos pecadores y que ese mismo pecado nos lleva a la conversión a través del perdón. Vino a sanar al enfermo, buscar sanidad representa buscarlo en su predica y la sapiencia de su palabra. Seguro que lo encontraremos porque Él espera por nosotros...Señor, he cometido faltas, dame tu perdón, para aprender y crecer en ti. Amén.


Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.