Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

 

Abiertos a la novedad de Dios

 


 

 

      Lo desconocido siempre nos produce inquietud e incertidumbre. Pero en la espera dedicamos el tiempo a imaginar cómo será lo que esperamos. Y lo hacemos inevitablemente según lo que ya conocemos, según las ideas que ya tenemos, aprendidas quizá en el pasado o de otras experiencias anteriores. Si nos hablan de que vamos a hacer un examen, enseguida haremos memoria de los exámenes que tuvimos en nuestra juventud. Si nos hablan de una tormenta terrible que se avecina, pensaremos en las experiencias buenas o malas que hemos tenido antes con otras tormentas. Y así siempre. Nos cuesta imaginar algo totalmente nuevo. 

      Ante la venida de Jesús, ante el anuncio del Mesías, funcionamos de una manera parecida. Si Dios viene, y no otra cosa es el Adviento sino la celebración del Dios que se acerca a nuestra vida, deberá ser tal y como nos lo han contado. Aquí no contamos con experiencias propias sino con lo que nos enseñaron en el catecismo o lo que nuestros padres o abuelos nos enseñaron al oído cuando éramos muy pequeños. 

      Por un momento tendríamos que ser capaces de vaciar totalmente nuestra mente y abrirnos a la absoluta novedad que es Dios. Porque Dios es totalmente diferente de todo lo que podamos imaginar. ¿Habría podido imaginar alguien a un Dios hecho hombre, encarnado en un niño recién nacido en una cueva? 

 

Preparar el camino al Señor

      El problema de Juan Bautista es que ante la inminencia de la llegada del Mesías da por supuesto cómo va a ser ese Mesías, deja que los prejuicios y las ideas preconcebidas le dicten sus palabras. Y habla del Mesías que está por llegar más como una amenaza que como un consuelo. Su llegada es un peligro más que ocasión de salvación. El castigo es inminente para los que no se conviertan. Hay que reconocer que está bien la llamada a la conversión pero no es bueno utilizar a Dios como amenaza. Para Juan el Mesías viene dispuesto a quemar la paja, a talar los árboles que no den fruto. Juan amenaza con sus palabras para que nadie se haga ilusiones. Lo que viene es terrible y nadie está preparado. 

      Su intención era buena: preparar el camino al Señor. Pero en esta celebración del Adviento conviene que veamos la realidad con una cierta perspectiva. Tenemos que preparar el camino del Señor pero nosotros ya hemos recibido su visita. Ahora lo celebramos de nuevo, como ya lo hemos celebrado tantas veces en nuestra vida. Sabemos que nos tenemos que convertir pero no porque Dios nos amenace con el castigo sino porque es gracia, y amor, y salvación, y perdón, y misericordia para nosotros. 

 

La Palabra, fuente de esperanza

      Este Adviento es una buena oportunidad para releer las Escrituras, la Biblia. Como dice Pablo en la segunda lectura, se escribieron para nuestro consuelo y enseñanza, para que mantengamos la esperanza. Porque en ellas tenemos el testimonio vivo de lo que es Dios para nosotros. Ya no tenemos que imaginar. Podemos dejar de lado todos los prejuicios. En las Escrituras tenemos el testimonio vivo de la presencia de Dios entre nosotros. Jesús nos habla al corazón y él es el hijo de Dios encarnado. Su palabra es la misma Palabra de Dios. Leyendo la palabra sentiremos que el corazón se caldea, que la esperanza se anima. Sentiremos que Dios mismo obra en nosotros la conversión no como fruto de la amenaza sino como resultado de experimentar el amor de Dios que nos reconcilia por dentro. Porque el Dios que viene en Jesús es amor. Y nada más que amor. 

      Quizá fue esa experiencia de Dios la que hizo escribir al autor del libro de Isaías el texto que se lee este domingo en la liturgia. La esperanza de la venida del Mesías ilumina para el profeta un mundo nuevo, marcado por la justicia, por la lealtad y la superación de toda forma de violencia. Es casi un sueño, una utopía imposible: el león y el novillo pacerán juntos, habitará el lobo con el cordero. “¡Imposible!”, dirá alguno. Pero el que, llevado por la Palabra, ha experimentado el amor de Dios sabe que es posible y que desde ya vale la pena comenzar a trabajar para que ese mundo nuevo sea posible. Porque es el que Dios quiere para nosotros y el que Dios nos trae con su Hijo. 

Comentarios

Deja tu mensaje:

audiel tobar
audiel tobar

el 2/12/10
wowww me gusto mucho esta explicasion de el evangelio , gracias y por seguro que volvere , para mas informes adelante... DIOS les bendice chaito
Me gusta 0
rosita27
rosita27

el 2/12/10
(Al dèbil librarà del poderoso y ayudarà al que se encuentra sin amparo; se apiadarà del desvalido y pobre y salvarà la vida al desdichado.) del salmo 71) El consuelo y esperanza que nos da la palabra de Dios, nos anima a prepararnos cada dia al encuentro de Jesùcristo que viene a salvarnos, a darnos su amor y paz pues Èl es un rey de justicia y paz. Dios los bendiga .
Me gusta 0
Sebastián
Sebastián

el 2/12/10
Estupendo comentario. La observación de que Juan habla con criterios pre-cristianos, es muy acertada. Nunca la había aplicado así. Gracias por el texto general.
Me gusta 0
Miriam
Miriam

el 4/12/10
Preciosa la lectura.Nos llena de luz,esperanza y amor que hace tanta falta en la humanidad.Gracias
Me gusta 0
Blanca
Blanca

el 4/12/10
¡Caray con Juan! No se anda con carantoñas. Tenemos a Jesús que no vino a sentenciar; su mensaje era el del perdón y por perdonar dio su vida. Gracias Hijo del Padre, también por dejarnos Tu Espíritu hasta el final de los tiempos, hasta la Parusía.
Me gusta 0
Cecilia
Cecilia

el 5/12/10
El leon y el cordero descansaran juntos ! Todos nosotros tan diferentes, unos mansos, otros feroces, pero en Jesus, seremos raza nueva, capaces de compartir la experiencia del amor, la paz que nos trae,la esperanza de una tierra nueva .
Gracias, por su hermosa reflexion. Que el Senor lo bendiga y lo llene con su siabiduria.
Me gusta 0
saul f
saul f

el 5/12/10
PRIMERA VEZ Q ENTRO A ESTA PAGINA Y NO ERA SINO PARA SABER QUE ERA LO Q QUIZAS LEERIA SI ME PIDIESEN QUE LO HICIERA EN LA MISA Y PARA QUE NO ME TOPARA CON PALABRAS DIFICILES. QUIERO DECIRLES QUE ME ENCONTRE CON ALGO TAM HERMOSO COMO ES ESTA EXPLICACION TAN SENCILLA Y CLARA, DAN GANAS E INTERES DE SABER MAS PERO DE ESTA MANERA. MUCHAS GRACIAS
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.