Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Perdonar siempre, perdonarlo todo. Ya se ha dicho tantas veces que suena a estribillo de canción de verano. Pero nos sigue costando perdonar. Es como si tuviéramos que hacer un esfuerzo sobrehumano. Nos gusta y encanta hacernos los ofendidos, que los otros se den cuenta de que nos han hecho daño. Arrugamos el morro, nos quedamos en silencio, miramos para otro lado. Lo malo es cuando los otros no se han dado ni siquiera cuenta de que nos han ofendido y nosotros jugamos a ese juego de hacernos los heridos. Vista desde fuera la situación puede resultar hasta divertida. 

      Lo malo es que esas ofensas, aparentes o reales, siguen regando de sangre, conflictos, odios, revanchas y tantas otras cosas malas las relaciones humanas, las relaciones entre las personas, los pueblos, las naciones, los grupos étnicos, los aficionados a diferentes equipos de fútbol, los que hablan diferentes idiomas, los que piensan políticamente diferente, los que creen en diferentes dioses. Y ahí seguimos. Todavía hace pocos días, el día de Santiago, uno de los comentarios a pie de página venía a decir que en la legendaria batalla de Clavijo Santiago defendió a la cristiandad española del “ataque del anticristo que barrió la fe de la floreciente iglesia de África”. Y hace sólo unos pocos años podemos recordar las guerras étnico-religiosas que han destrozado los Balcanes o el enfrentamiento en Irlanda del Norte para no salir de la “civilizada” Europa. 

      Por un momento, sólo por un momento, podríamos detenernos y hacer un poco de historia-ficción. ¿Qué habría sucedido si la humanidad en este o aquel momento de la historia de nuestra nación o de nuestro pueblo o de nuestra familia hubiese escogido el camino del perdón y de la reconciliación en lugar del camino de la venganza, del ojo por ojo? Con nuestras soluciones tradicionales no hemos logrado más que sembrar de sangre la historia. 

      Jesús nos propone intentar el perdón, la acogida fraternal al hermanos, el abrazo de reconciliación. Se trata simplemente de reconocer que todos cometemos errores y que sólo dándonos una nueva oportunidad tendremos futuro. Porque está visto que si seguimos con lo del “ojo por ojo” lo único que lograremos será quedarnos todos ciegos.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Anónimo
Anónimo

el 12/8/10
Es una situación desde fuera que puede resultar realmente divertida? con qué sarcasmo se puede decir esto de una persona herida en lo más hondo del Alma gracias a personas como Vd.? Vergüenza ajena siento de personas cristianas como Vd.
Me gusta 0
JC Burgos
JC Burgos

el 12/8/10
"cuando los otros no se han dado ni siquiera cuenta de que nos han ofendido y nosotros jugamos a ese juego de hacernos los heridos. Vista desde fuera la situación puede resultar hasta divertida." No hay sarcasmo ni motivo alguno de vergüenza.
Creo que hay demasiada susceptibilidad en algunos. ¡MUY BUEN COMENTARIO!!!
Me gusta 0
Soniamoreno
Soniamoreno

el 12/8/10
Problemas de convivencia, perdon y reconciliación pertenece a la esencia misma del Evangelio. Perdonar es una condición imprescindible para ser discipulo de Jesús. cuando somos generosamente perdonados, no podemos menos de comunicar el perdon recibido a los demás
Me gusta 0
maria de jesus
maria de jesus

el 12/8/10
yo ofendi a mi hermano de sangre advirtiendole que dejara de hacer daño a mis padres que les pagara el dinero que les debia porque dios lo iba a castigar, hoy le e pedido perdon por haberlo ofenido el solo me dijo yo no tengo nada de que perdonarte que te perdone dios por ser mala conmigo muchos me an mentado hasta la madre y mirame aqui estoy ese es problema tuyo con dios me dijo, yo le dije espero que pronto vengas a casa el contesto yo ir a tu casa nunca, bueno yo busque una reconcicliación con el hoy e decidido no volver a insistir veo que el no quiere nada conmigo ni cobn mis padres yo pongo toda esta situación en manos de dios mi padre celestial todas las ofensas que mi hermano me a hecho yo ya se las perdone y se que el algun dia abrira su corazón y se dara cuenta de que el que » ver comentario
Me gusta 0
Sinperdon
Sinperdon

el 12/8/10
¡No pienso perdonar a los que no perdonan! ¡Es intolerable!!!
Me gusta 0
Britos...
Britos...

el 12/8/10
Realmente es un tema de gran interes actual, en los diferentes ambientes donde nos toca vivir. Creo que debemos aprender a escuchar, entender, para que despues lleguemos al perdon..
Me gusta 0
Carlos, omi
Carlos, omi

el 12/8/10
"perdonar 70 veces siete" es decir perdonar siempre tiene mayor énfasis que "siete veces" yo quiero pedir a Jesús, quien sabe más de maltratos y traiciones, me ayude, nos ayude a tener la misma actitud que tuvo frente a sus verdugos: "Padre perdónalos porque no saben lo que hacen".
El evangelio de hoy me ayuda a ver que el perdón de Dios hacia mí es por una deuda mayor que las deudas de otros hacia mí. Además me ayuda a aceptar y experimentar cada día su perdón su misericordia y escuchar su llamado a cooperar con él en su misión de reconciliación entre los seres humanos. La experiencia me dice que no es fácil perdonar...por eso necesito ayuda para aprender a perdonar y que mejor maestro que Jesús quien se puso en mi lugar “murió por nuestros pecados” para reconciliar » ver comentario
Me gusta 0
Macadenen
Macadenen

el 13/8/10
las cosas siempre suceden por algo. Nunca te vas a equivocar en algo que hagas o digas todo será parte de lo que Dios quiere para ti.
Me gusta 0
porfirio
porfirio

el 13/8/10
Perdonar implica amar a Dios, reconocer en El que es el Juez de nuestros actos, el que rige el destino de cada uno de nosotros, es un acto de humildad donde reconocemos que es mas grande el amor que la basura del pecado reflejado en una accion mala que nos hallan hecho. Cuando perdonas te sientes libre, tan libre como Dios concibio al hombre en el huerto. Gracias Dios por hacernos participes del perdon al poder asumir tan gran responsabilidad para mantener el equilibrio entre el bien y el mal.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.