Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez cmf

 

      Tengo la impresión de que son realmente pocos los que han descubierto el tesoro escondido en el campo o la perla por la que vale la pena vender todo lo que se tiene. No es asunto baladí. Cuando la fe cristiana se queda convertida en una serie de normas y reglas y obligaciones, que se ejecutan básicamente por miedo al castigo, se vacía de sentido y termina por convertirse en una pura apariencia, en una pura fachada de ritos y actos externos pero que no llevan nada por dentro. 

      La Iglesia no es un lugar donde se realizan ritos muy bonitos. Algunos pretenden hacer grandes misas casi convertidas en espectáculos de masas, de esos que muchos en nuestra sociedad dicen que no hay que perderse porque son acontecimientos “históricos”. Al final, todo queda muy bonito pero nada más que eso: “bonito”. La gente se ha sentido muy emocionada porque han gritado juntos, porque han cantado juntos y han sentido juntos. Pero todo eso tiene muy poco que ver con el Evangelio, muy poco que ver con Jesús. 

      Hay que encontrar el tesoro o la perla. Hay que encontrarse personalmente con Jesús en la intimidad del corazón y de la mente. Hay que escuchar su palabra y dejar que su mensaje empape nuestra vida. Hay que descubrir en persona que sólo su mensaje da sentido a cada uno de los minutos de nuestro tiempo.

      A partir de ahí, los ritos, las normas, las obligaciones comenzarán a cobrar sentido. Todo se verá desde otra perspectiva. La obligación de ir a misa los domingos desaparecerá envuelta en la necesidad personal de compartir mi fe con los hermanos y hermanas de comunidad en la celebración de la Eucaristía. 

      Para ello lo primero es tener ganas de buscar. Difícil va a ser que nos paremos a buscar si ya nos encontramos saciados, si tenemos de todo o si creemos que tenemos de todo. Quizá nos tendremos que dar algún batacazo, algún momento en que perdamos todo aquello en lo que habíamos puesto nuestra esperanza y nuestra vida, para darnos cuenta de que aquello no nos llenaba nada y que estábamos totalmente vacíos. Entonces, comenzaremos a buscar. Seguro que encontraremos a Jesús en nuestro camino.

Comentarios

Deja tu mensaje:

JENNYER
JENNYER

el 28/7/10
DIOS ES LO UNICO IMPORTANTE EN LA VIDA DE CADA PERSONA SIN DIOS NO SOMOS NADA CON EL LO SOMOS TODO
Me gusta 0
veronica
veronica

el 28/7/10
la madre Teresa de Calculta nos dio un ejemplo de como ella encontró el tesoro escondido, era la directora de un colegio que tenía sus propias comodidades y que no salía al mundo exterior, y cuando salió se encontró con las personas pobres que le pedían ayuda, en las cuales descubrió que ayudando a su projimo estaba cerca de Jesús, y fue contra toda regla en su religión para estar cerca de ellos, acogía a los que la misma gente del mismo nivel de pobreza rechazaba, y con su ejemplo tocó el corazón de muchos para que le ayudaran en su misión. Nosotros en cambio somos tan egoistas que a veces ni entre la misma familia nos llevamos bien, ni nos ayudamos. Pero hermanos hoy que estamos conociendo a Jesús no nos desanimemos, que todavía podemos cambiar, yo le he creído a El y mi » ver comentario
Me gusta 0
Edwin V.J
Edwin V.J

el 28/7/10
Al encontrar el tesoro escondido nos damos cuenta de que en realidad no teniamos nada, les damos importancia a tantas cosas, nos esmeramos y nos afanamos tanto en nuestras vidas, que al final no hemos hecho nada, asi me siento en estos momentos, pero gracias a Dios que sucedio algo para darme cuenta de esto, y no digo que es bueno que nos pacen cosas malas pero a veces es la unica forma en que podemos valorar realmente las cosas........
Me gusta 0
Sonia Eva
Sonia Eva

el 28/7/10
Un efecto tbn dl encuentro d ese tesoro, es q uno desea dar a conocer a todos esa maravilla y sentir la ncsidad d q elmundo entero experiment ese gozo dl encuentro; en la vida carnal d hecho no sería así, se guardaría en secreto, mezquinamente para sí...En verdad el encuentro personal con Cristo es la clave pa el éxito de/en todo/s. Y kiero añadir q ad+ d escuchar Su Palabra y Su mensaje, lo+ bonito y q me sucedió a mí es el sentir Su Amor penetrante, q cala los huesos, q enjuga toda lágrima, q cura toda herida, q borra todo pasado a través d Su perdón. A partir d ahí ya no paras, d necesidad d sabr+ acerca d Aquel q nos hac sentir tan pero tan amados, como novios recién enamorados. Pidamos Al Señor tener esa oportunidad q es lo mayor y mejor q nos pued sucedr en la vida...Co » ver comentario
Me gusta 0
Javier
Javier

el 29/7/10
El Tesoro es la Fé y la Perla es la Iglesia.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.