icono estrella Nº de votos: 0

¿Me he equivocado de carrera?

Eduard Punset -

A mitad de curso surgen dudas de todo tipo. “Temo haberme equivocado a la hora de elegir” una determinada carrera; o bien nunca debí haber confiado” en tal persona; “no sé qué me falta” que no acabo de sentirme seguro. 

Es fascinante pensar que la mayoría de la gente no ha tenido la oportunidad de analizar el fundamento de sus dudas. Tomemos un ejemplo que afecta a millones de jóvenes y a sus padres. ¿Qué elemento debe ser el mío? –que es tanto como adivinar qué profesión elijo–. 

La pregunta no tiene ahora una respuesta fácil, porque el pensamiento científico está vaciando de contenido un arma que hasta ahora se había utilizado profusamente y con gran seguridad. Me refiero al llamado “coeficiente intelectual”.

Las generaciones anteriores estaban primordialmente interesadas en descifrar las capacidades de personas que buscaban un trabajo típico de lo que demandaba la sociedad industrial: ingenieros, economistas y científicos. Se prescindía erróneamente del vasto y fecundo campo creativo representado por las artes. Se creía que con un simple algoritmo se podía medir la inteligencia de cada cual y que esta se hallaba en los más preparados para los puestos más demandados.

Son muchos los que no se han percatado todavía de que todo ha cambiado. Hemos perdido confianza en los índices de inteligencia para medir la inteligencia y sobre todo la capacidad creativa de una persona. Hoy sabemos que difícilmente un solo universo puede prodigar lo que la sociedad necesita; son precisas interacciones entre fuentes académicas y creativas o artísticas.

Los jóvenes y sus padres deberían buscar menos lo que hay alrededor suyo e intentar penetrar en cuál es el elemento vocacional de su hijo. ¿En qué aprendizaje me siento bien? Esa pregunta es mucho más importante que descubrir cuál es la demanda o el empeño de un determinado sector fuera de uno mismo. 

Vale la pena enumerar los secretos de la creatividad pródiga, además, en puestos de trabajo.

Lo primero es estar seguro de aquello que uno disfruta haciendo. Los padres deberían –al aconsejar a sus hijos– intentar desentrañar el aprendizaje añorado por sus hijos. ¿En qué les gustaría trabajar o pasar su vida? Eso es lo importante.

El segundo secreto de la creatividad y el trabajo futuro es la pasión. Seguro que hay un aprendizaje al que nos gustaría dedicar la mayor parte de nuestro tiempo de forma apasionada; sin que nos demos cuenta de que pasa el tiempo.

El tercer secreto de la creatividad que tanto hemos descuidado es algo más duro, a veces, de sustentar de manera prolongada. Pero es perfectamente posible hacerlo si se dan los dos primeros requisitos: ser consciente de la vocación sentida apasionadamente.  Se trata, claro está, de intentar controlar la situación y sólo existe una manera para controlarla, y es profundizando con disciplina y rigor en el conocimiento de esa pasión.

Hay un cuarto secreto de la creatividad necesario para compensar la falta de interacción entre ciencia y arte. No es posible fijarse un objetivo ambicioso, aunque sea la consecución de lo que se considera el elemento o vocación propia, sin asumir algún riesgo.

           En el Renacimiento se había producido ya una verdadera revolución, en la que la creatividad –sobre todo a través del arte– acompañó a la ciencia. Vino después la Ilustración, en la que todo el aparato ideológico, mental y numérico estaba diseñado para garantizar el progreso de la revolución industrial. Desde entonces, la separación absurda entre contenidos académicos y emociones, entre ciencia y creatividad, marginó a esta causando un daño incalculable.

Eduard Punset 30 Enero 2011

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : Vocacion, carrera,
icono comentarios 8 comentarios

Comentarios

patty lopez patty lopez
el 4/3/11
yo lo habia pensado muy bien al elegir mi carrera(ARQUITECTURA)pero a la larga descubri que hay ciertas materias que no me gustan, que me cuestan bastante y es eso lo que me hace dudar, en la carrera siempre hay materias demas...
Me gusta 0
Ángel Ángel
el 10/3/11
Patty, *siempre* hay asignaturas que no nos van a gustar. Lo importante es que el trabajo que vayamos a realizar al final nos guste. Si las asignaturas que no nos gustan son sólo unas pocas... es normal :)
Me gusta 0
Lolin Lolin
el 3/8/11
¿Y que pasa cuando ya has acabado la carrera y te has dado cuenta de ello tarde?
Me gusta 0
Marita Marita
el 6/10/11
Lp importante es asumir con responsabilidad aun aquello que nos cuesta aunque quiza encuentres muchos tropiezos en la vida, aquello te sirve para continuar superandote y venciendo obstaculos, que finalmente te llevaran al exito....
Me gusta 0
carolina carolina
el 3/10/12
yo estoy justamente en ese problema, a mi siempre me a gustado el arte pero ya que no me gustaba el campo de trabajo elegi de rapido la carrera de pedagogia, pero ahora que llevo 3 semestres me siento insegura mis compañeras estan emocionadas por empezar las practicas y yo solo pienso en lo cansado que sera y que yo no queria terminar dando clases, ademas no me siento comoda con las materias parece que ni los maestros le dan la importancia necesaria puesto que las demas llegan tarde no llevan tareas y simplemente los profesores deciden no hacer examen o hacer algo extremadamente simple para pasar ademas de que dicen que planifico demaciado y me preocupo mucho de lo academico como si fuera un defecto. cada que decia que estudiaba me daba pena decirlo y veia la cara de los demas diciendo" n ... » ver comentario
Me gusta 0
Juan Carlos Juan Carlos
el 23/3/13
Yo a pesar de haber terminado mi carrera siento que debí estudiar otra carrera que veo que me gusta,en la cual inclusive sin haberla estudiado,puedo dar opiniones claras al respecto...Aunque nunca es tarde verdad?
Me gusta 0
lidiaferrra lidiaferrra
el 5/4/16
Hola, creí ser la única ya veo que me equivoque, me gustaría poder realizar un tes para descubrir que carrera poder seguir ya que quiero cambiar de carrera agradeceré una ayuda, gracias tengan buen día, adiós
Me gusta 0
María del Pilar María del Pilar
el 21/3/17
Hola, pues ya estoy casi para graduarme de una carrera la cuál no me gusta de mucho. Pero tampoco puedo hechar a la basura todos los esfuerzos puestos. Decidí graduarme y luego estudiar la carrera que sí me gusta y me la financiaré con el trabajo de la carrera graduada... Pero si están en los primeros semestres busquen concejo que aún están a tiempo, es importante apoyarnos en otro Cuando necesitemos.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.