Enviar artículo

Señor, mi... está enfermo/a

Ay momentos en que nuestras casas se pueblan de enfermedades y de dolor. Seres queridos, personas mayores, se hacen en nuestros hogares habitantes de los «lechos del dolor» o de los «sillones de enfermos». Otras veces no están en cama, ni en los sofás de