Enviar artículo

El Hijo del Hombre es Señor también del sábado
El verdadero creyente es el pobre, el que reconociendo la propia limitación ha situado el centro de su existencia fuera de sí.