Enviar artículo

9. No pondrás la luz debajo del celemín
¿Qué sucede cuando un evangelizador se atreve a responder, como Pedro: «No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy. En nombre de Jesucristo, el Nazareno, ponte a andar»?