Enviar artículo

Tiempo de saberse amado (12 de Diciembre de 2012)

Nada queda oculto a los ojos de Dios, mas no como si su mirada fuera la de un vigilante incómodo que impide actuar con libertad, sino como quien está atento a la necesidad de su criatura.