Enviar artículo

Tiempo para Dios

El lunes por la mañana, las hermanas Rosa y Joana y yo fuimos a Makpundu al campo de refugiados congoleses en el que hay muchísimas personas pobres desesperadas.