Enviar artículo

Sencillo pero fuerte

No había sacerdote disponible para presidir la eucaristía el domingo pasado, así que la liturgia fue dirigida por los catequistas de la parroquia. Gabriel, el más veterano, pronunció la homilía.