Enviar artículo

Segundo Martes de Cuaresma

La Palabra de Dios, por una parte denuncia, exige, no deja lugar al pacto con el pecado ni con la mediocridad, llama a la conversión sincera, a la opción radical, al cambio de vida, a tomar la decisión firme de seguir al Señor.