Enviar artículo

Crónica del Yermo XVII
¿Debo renunciar completamente al mundo para entrar en la comunidad?