Enviar artículo

Comentario seglar al Evangelio del domingo 18 de julio de 2010

Este texto continúa el capítulo por donde se dejó el domingo anterior, donde Jesús invitó a practicar la misericordia para heredar la vida eterna, poniendo de ejemplo las acciones con la que un samaritano atendió a un asaltado.