Enviar artículo

Ven, Espíritu Santo, y derrama sobre nosotros el don de PIEDAD

Por el don de piedad nos hacemos conscientes de nuestra identidad de hijos adoptivos de Dios y de la fraternidad humana. Hijos en el Hijo, creados a imagen del Primogénito por el Hálito divino.