Enviar artículo

Asesinaron al obispo, pero no pudieron matar la verdad

Monseñor Gerardi fue un testigo de la verdad, “mártir de la Paz y de la Reconciliación”. Por eso sigue siendo una fuerza creíble en el mundo de hoy.