Enviar artículo

Comentario al Evangelio del Domingo 11 de Abril

El resucitado es el mismo que fue crucificado (no es un fantasma), como se indica al mostrar sus manos y el costado, lo que provoca alegría en quienes le reconocen.