Enviar artículo

Martes de la tercera semana de Adviento

La auténtica alegría no se obtiene con fórmulas externas, sino con las actitudes del corazón.