Enviar artículo

Día séptimo (24 de enero)
Sé con certeza que no he encendido, por mi parte, más que una pequeña antorcha, o una mísera candela de cera amarilla. Y, sin embargo, esta pequeña llama que tiembla entre mis manos inexpertas ha comenzado a irradiar con mil reflejos sobre el tesoro de la