Enviar artículo

La fidelidad y su enemigo, el “mal oscuro” (acedia y pereza)

Soy testigo del quebrantamiento de muchas uniones que se prometían eternas y de la disolución de muchos compromisos que se juraron para siempre.