Enviar artículo

Corredentora y Madre de la IGLESIA

El pecado, el poder del mal en el mundo nos pone a prueba. No podemos ceder, como no cedió Jesús.