Enviar artículo

No fuiste tú quien me escogió
Dios nos repite: “yo te elegí a ti”, para que seas testimonio vivo, sangre que vive y corre, vida que fluye y se da. Amor que mueve montañas, ríos y mares.