Enviar artículo

SIMONE WEIL (1909-1943)
El mundo tiene tanta necesidad de santos geniales como una ciudad invadida por la peste tiene necesidad de médicos