Enviar artículo

Mª. Benedicta Daiber (1904 - 1987)
Mi padre repetía continuamente en mi presencia: 'No hay Dios’, a los ocho o diez años era yo una atea consumada.