Enviar artículo

La primacía de la gracia

Nos acecha siempre la misma peligrosa tentación: creernos protagonistas y comportar­nos como si lo fuéramos.