Enviar artículo

GEORGES BERNANOS (1888-1948)
La mayor desgracia de este mundo no es que haya impíos, sino que nosotros seamos unos cristianos tan mediocres.